BALANCE VIAJERO 2017: UN AÑO RARO

Este año pasado ha sido bastante raro y atípico en nuestras vidas debido a circunstancias relacionadas con mi salud; comenzó como un año que prometía desde el punto de vista viajero (viajes en enero, febrero, abril, julio…), pero quiso el destino que unos días antes de nuestro gran viaje del año en julio acabara en urgencias, donde me desaconsejaron viajar a África porque tenía que operarme lo antes posible. 
Después los hados del destino decidieron jugarme una mala pasada y lo que en principio iba a ser una intervención rápida y simple, se convirtió en una pesadilla de la que aún me estoy recuperando. Me he pasado meses pensando en la mala suerte que había tenido, enfadada y triste, porque me parecía que no me merecía lo que me estaba pasando (mucho tiempo en el hospital, incertidumbres, miedos…), deseando que terminara todo y que 2017 acabase lo antes posible; no sé por qué los humanos somos muy dados a querer que los años terminen pronto cuando el destino no nos está siendo propicio, como si la llegada de uno nuevo nos garantizara que nada malo va a ocurrirnos, en fin….
Una vez casi solucionado todo lo referente a mi salud, he seguido reflexionando en todo lo acontecido y en la gravedad del asunto y no me queda más remedio que cambiar el chip y llegar a la conclusión de que 2017 ha sido MI AÑO, porque a pesar de que los hados me lo han puesto difícil, he superado varios episodios graves y he esquivado las diferentes trabas que el destino me ha puesto en el camino y aquí estoy dispuesta a seguir viajando y a comerme el mundo en cuanto pueda.
Entretanto, toca hacer balance de lo viajado en el año pasado mientras mi salud me lo permitió y de camino recordar que, a pesar de todo, he sido privilegiada por poder disfrutar de esos destinos.
En enero nos escapamos a DUBLÍN; mola empezar el año viajando. Estuvimos con los amigos en la capital irlandesa, que a pesar de no ser una de las capitales más bonitas de Europa es una ciudad vibrante y llena de vida, con un ambiente que la hace única. Los pubs, la cerveza y la música en directo forman parte de la vida de los dublineses y de todos los guiris que visitamos la ciudad. Visitamos en Dublín, entre otros sitios,
La cárcel de Kilmainham, en la que estuvieron presos que lucharon por la independencia de Irlanda; su patio es famoso porque allí se rodó la película “En el nombre del padre”;


el Trinity College, la institución educativa más famosa de la ciudad; es un campus amplio, con edificios notables que merece mucho la pena visitar. Es imprescindible entrar a la antigua biblioteca, en la que destaca la Long Room, una sala con estanterías de roble con más de 200.000 volúmenes;

el Castillo de Dublín, mandado construir por el rey Juan en el siglo XIII, ha evolucionado de fortaleza medieval a centro administrativo;


el Temple Bar, un conjunto de calles repleta de cafés, bares, pubs y teatros, el barrio cultural de la ciudad;

la Catedral Christ Church, la más antigua catedral protestante de Dublín;

la Guinness Storehouse, lugar donde se fabrica la famosa cerveza negra, que, junto al whisky, es la bebida nacional irlandesa. La entrada es cara y hay que reservarla con antelación, pero merece muchísimo la pena. Con la entrada puedes consumir una Guinness en el bar panorámico de la última planta, no te lo pierdas.


la escultura de Molly Mallone, personaje legendario de la ciudad; según una canción del siglo XIX era una vendedora de pescado que pregonaba la mercancía por las calles de la ciudad y que por la noche era dama de compañía. Parece que nunca existió, pero la canción es hoy en día el himno oficioso de Dublín;
las calles comerciales Grafton y San Stephen llenas de tiendas y restaurantes y la calle O`Connnell, corazón de la ciudad en cuyo extremo hay un moderno obelisco metálico llamado Spire.

el Puente del Medio Penique, que cruza el río Liffey, tiene 200 años y es uno de los más fotografiados de Dublín;

Aprovechando las vacaciones de carnaval fuimos a NÁPOLES, un destino que siempre habíamos tenido en mente, pero al que siempre renunciábamos por no encontrar vuelos apañados de precio. Descubrimos una ciudad que nada tiene que ver con las que conocemos del norte de Italia; Nápoles es caótica, decadente, llena de tenderetes callejeros de pescado, fruta fresca, flores, tiendas tradicionales, altares con santos y fotos de difuntos rodeadas de neones en las esquinas y un tráfico infernal; en las estrechas calles es posible ver cómo el pescadero manda al vecino del tercero una merluza en una cesta con una cuerda y también es posible ver un altar en el que Maradona está elevado a la categoría de Dios… son sin duda estampas surrealistas que no te dejan indiferente. Su gente vive en la calle y en los balcones, unos balcones llenos de tiestos y de tendederos en los que no falta la ropa tendida, que ya forma parte de la estampa típica napolitana. Es evidente que la ciudad conoció tiempos mejores; está llena de casas palacios, auténticas joyas que necesitan una restauración como agua de mayo; y la limpieza de sus calles tampoco es uno de sus puntos fuertes. Aun así, el carácter de la gente, el ambiente callejero y la estructura urbanística de una ciudad ubicada a la sombra del gran Vesubio hacen de ella un lugar único. Ah, no olvidemos su gastronomía, todo exquisito y a buen precio!!
Paseamos por la Vía Tribunali, la Plaza Plebiscito, el Barrio Vomero, la Vía Toledo, el Barrio Español, la Galería Umberto I, etc. Visitamos multitud de iglesias preciosas, entre ellas, la Catedral o Duomo que alberga los restos de San Genaro, y subimos a la Cartuja desde donde se observan unas vistas privilegiadas de la Bahía de Nápoles. También estuvimos en el subsuelo napolitano, la Nápoles Subterránea, una visita muy interesante para entender el urbanismo de la ciudad.
Galería Umberto I

Vistas desde la Cartuja


Vistas desde el Barrio de Vomero


Castillo Nuevo

Castillo del Huevo

Ambiente napolitano


  17389050_10212163129343202_220671037340821791_o
17390428_10212162790814739_5633605343146068961_o


Nápoles Subterránea

Por supuesto es imprescindible la visita al Museo Arqueológico de Nápoles, uno de los más importantes de Europa en el que puedes admirar entre otras muchas piezas, la colección Farnesio, los frescos pompeyanos etc.


Si vas a Nápoles no puedes dejar de dedicar algún día a la arqueología, no en vano se encuentran cerca de la ciudad las míticas Pompeya y Herculano. A la primera hay que dedicarle una jornada completa sin lugar a dudas, es enorme y requiere tiempo para visitarla bien. Herculano se puede compaginar con la subida al Vesubio para ver la bahía desde allí y comprobar in situ que sigue activo. Ya conocíamos Pompeya, pero nos ha vuelto a sorprender; además ha mejorado notablemente su infraestructura desde que fuimos hace ya muchos años. Herculano ha sido todo un descubrimiento, más asequible en tiempo y menos cansado que visitar a su hermana mayor, además de estar mejor conservada.
Pompeya


Herculano


Cráter del Vesubio

A la Costa Amalfitana y sus maravillosos pueblos no fuimos por falta de tiempo, así que volveremos porque realmente Nápoles nos ha encantado.
En Semana Santa de nuevo nos fuimos de viaje, esta vez a TURQUÍA; estaba deseando volver a una de mis ciudades favoritas, Estambul, y también llevaba tiempo con la Capadocia en mente. Hicimos una ruta bastante completa: Capadocia norte (Goreme, Zelve, Monk Valley, Pigeon y Usichar Castle), Capadocia Sur (Kizil Cukur, Cavusin Village, Derinkuyu Underground City, Ortahisar y Catalkaya), Pamukale, Hierápolis, Kusadasi y Éfeso. No sabría decir qué me gustó más, todo me pareció alucinante; sin dudas Turquía es un país fascinante. El personal que atendía en los hoteles nos contaba que hacia tiempo que no veían a españoles por allí y nos decía que por favor animáramos a la gente a ir por allí. Nos hemos encontrado a gente amabilísima, paisajes de ensueño, ciudades romanas espectaculares y una gastronomía de lo más variada y rica. Estambul también está muy cambiada desde que la visitamos hace años y por supuesto a mejor, repito que es una de las ciudades más fascinantes de Europa-Asia.
Estambul






Capadoccia

Hierápolis

Éfeso


Pamukkale

En julio, como ya sabéis, teníamos planeado ir a Kenia y Tanzania (con Zanzibar); una aventura en la que recorreríamos los míticos parques naturales de ambos países.  Para tal fin elegimos a la empresa UDARE, por ser una de las más respetuosas con el medioambiente y por apostar por el turismo responsable y sostenible, además de que nuestra amiga María Grau, del blog Tu hobbie tu viaje, nos habló de su estupenda experiencia con ellos. Contactamos con Aitor, la parte española de UDARE, y nos atendió amablemente, resolviendo todas nuestras dudas y diseñándonos un recorrido ajustado a nuestro presupuesto y gustos.

Como siempre que preparamos un viaje grande en el que los gastos son importantes contratamos un seguro y de nuevo lo hicimos con IATI.

Contratamos la póliza Estrella Premium con cancelación por si las moscas; nunca esperas tener que hacer uso del seguro, de hecho hasta ahora nunca lo habíamos hecho, pero de repente pasa algo inesperado y realmente agradeces haber gastado un poco más y estar cubierto ante posibles contratiempos. En este caso, como he comentado al principio, días antes de la partida empecé a encontrarme mal y tras el diagnóstico, el médico desaconsejó hacer el tipo de viaje que era, debido a que en cualquier momento el cuadro médico podía agravarse y podría necesitar un hospital cercano (algo improbable en medio del Masai Mara o cualquiera de los parques que íbamos a visitar) para una posible intervención.

La noticia nos dejó chafados, principalmente porque cuando estás a tan pocos días de irte a tu gran viaje del año, las ilusiones puestas son muchas y no piensas más que en ello, pero las circunstancias fueron las que fueron y tocó cancelar y echar mano del seguro.
Desde aquí queremos dar las gracias a Aitor y a Gregory de UDARE por ser tan comprensivos con la causa que impidió que pudiésemos viajar y hacer nuestro sueño realidad. Asimismo la compañía de seguros IATI ha respondido a todos los gastos que habíamos hecho previos al viaje y aunque nunca hemos dejado de hacer seguro en los grandes viajes, hemos aprendido que mejor no arriesgar porque hubiésemos perdido una buena cantidad de dinero.
Una cosa que no sabíamos es que si tienes billetes para volar y finalmente no lo haces, tienes que cancelar el vuelo con la compañía aérea y te devuelven las tasas, que en algunos casos es más cantidad que el billete en sí, así que no dejéis de hacerlo si tenéis que dejar de viajar con el billete ya comprado.
La extensión del viaje a Zanzíbar la hacíamos por nuestra cuenta y habíamos reservado ya un par de hoteles; uno de ellos ya estaba fuera de plazo para poder cancelar la estadía sin cargo, así que les escribimos y nos respondieron amablemente que no nos cobrarían nada debido al motivo por el que anulábamos la reserva, así que nuestro agradecimiento a la propietaria del  hotel Beach Baby Lodge.
En agosto, mientras esperaba a que me llamasen para ser intervenida, hicimos una escapada al norte huyendo del calor y en busca de esos de paisajes tan verdes que a los sureños nos parecen tan impresionantes; visitamos Bilbao, Donostia, San Juan de Gaztelugatxe, Burgos y a la vuelta paramos en Mérida para ir al Festival de Teatro Clásico, todo un lujo asistir a una representación en el maravilloso teatro romano de la antigua Emerita Augusta.








También voy a mencionar una excursión a la curiosa GIBRALTAR, ese pedacito británico que tenemos tan cerca de nuestra casa, pero que no deja de ser un viaje a otro país, jeje. El motivo era visitar las cuevas Vanguard y Gorham declaradas Patrimonio de la Humanidad en 2016, en las que han aparecido restos de neandertales; están ubicadas en la zona militar y no es posible visitarlas sin permiso; la visita no decepciona, por su ubicación, paisaje, historia geológica e interés arqueológico.

Vanguard Cave


Gorham Cave


Este año también ha habido encuentros viajeros y hemos desvirtualizado a María Grau y a Rafa del blog Tu hobbie tu viaje que vinieron por Arcos de la Frontera y pasamos una tarde genial. Días más tarde volvimos a vernos, esta vez para cenar en Cádiz con Paco y Paquita del blog El Lobo bobo; pasamos de nuevo una estupenda velada.


2017 ya no ha dado más de sí en cuanto a viajes; nunca imaginé lo que me ha tocado pasar este año desde septiembre a día de hoy; afortunadamente parece que todo ha salido bien y espero en breve estar fuerte para volar y saltar por el mundo.
Os deseo a todos y todas un año en el que tengáis salud ante todo, trabajo, ilusiones y sobre todo que seáis felices.
FELIZ 2018
20767786_10213622513306889_3544510732784035663_n

Comentarios

  1. A pesar del parón por temas de salud, el año ha estado bastante bien en cuanto a viajes! Tengo unas ganas enormes de ir a Nápoles y Pompeya, pero nunca encuentro billetes a buen precio!
    Espero que este 2018 te puedas resarcir de los viajes que no pudiste hacer en 2017!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco encontraba nada barato al sur de Italia hasta que este año dimos con un vuelo asequible. No me quejo de viajes teniendo en cuenta que el segundo semestre me lo he pasado fuera de órbita. Gracias por pasar por aquí y feliz año!! :-)

      Eliminar
  2. Gracias por compartir tus vivencias un abrazo grande y ya llegará ese viaje a Africa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí! gracias a ti por visitarme y leerme. Un besazo y feliz año viajero :-)

      Eliminar
  3. Pepa al final has conseguido hacer algunos viajes en 2017. A veces uno no puede controlar el destino pero esto segura que pronto, sin prisas y con pausas, cumplirás tus sueños viajeros.
    Para nosotros ha sido un inmenso placer conoceros en persona, tanto a ti, tu esposo y la familia de Paco. Sois estupendos. Como diría un famoso anuncio "mejoráis en las distancias cortas".
    Un gran abrazo y gracias por tu mención.
    Fue un placer ayudaros y transmitir mi pasión por ese viaje africano. María & Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por ayudarnos en nuestro proyecto de ir a África y por regalarnos tu compañía este verano. Aunque el destino es bastante impredecible, este año esperamos poder viajar lo que no viajamos el pasado, a ver si es posible, ganas no faltan. Un beso para Rafa y para ti!

      Eliminar
  4. Desde luego, nunca sabes por donde te va a salir la vida de manera que mejor aprovechar cada minuto que por aquí pasamos. Saliste de una buena. Como dices tu, mejor mirarlo como que el destino te ha puesto una prueba de las gordas y la has superado.
    Fíjate que llevabas un años buenísimo en lo viajero, aunque luego se torciera. Pero nada, África seguirá allí y algún día regreaas seguro. A mi también me debe una, África.
    Un abrazo y feliz 2018.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo claro desde hace tiempo que hay que aprovechar cada minuto de la vida y las oportunidades de disfrute, sean del tipo que sea. Este año las circunstancias han sido poco propicias, pero ya te digo que mejor pensar en que he plantado cara a las adversidades. Espero que 2018 sea propicio para viajar y disfrutar, no desaprovecharé ni un minuto!! Feliz y viajero año Jordi! Un abrazo!

      Eliminar
  5. Seguro que a pillar el 2018 con ganas no te gana nadie,en viajes y en todo lo demás!! Te deseo todo lo mejor para este nuevo año y en cuanto a viajes ya quisieran muchos esos destinos de 2017. Los elefantes y leones se quedaron plantados esperando, así que pronto a gratificarlos con visita larga!!
    Ahhh y a escribirlo todo por aquí que aprendamos los demás. Gracias por toda tu ayuda viajera (Nápoles y Marruecos)!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Nieves, por el apoyo y por estar a mi lado en los dos meses chungos. La sabana nos espera este verano y todos sus animales. Espero que este 2018 sea también para vosotros un año muy viajero y feliz. Un besote.

      Eliminar
  6. Pepa, en el aspecto viajero, no ha estado nada mal ;-) Como sé que no te conformas, este año a petarte de viajes con el bético.

    Un fuerte abrazo y feliz 2018!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para haber sido solo un semestre viajero no me quejo! A ver que depara este año. Espero que a ti te traiga mucha felicidad y muchos viajes! tengo pendiente pasar por tu blog. Un besote y feliz año!!

      Eliminar
  7. No está nada mal vuestro año viajero eh. Antes del parón forzoso ya habíais aprovechado bien el tiempo ;-)

    Lástima la cancelación del gran viaje, pero la salud es lo primero y seguro que os desquitáis este año con un montón de viajes molones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las circunstancias mandan, pero los seis primeros meses no ha estado mal. Espero que tengamos un año muy viajero y a ver si puede ser y nos vemos de nuevo. Un besote y muchos viajes en 2018 :)

      Eliminar
  8. Tampoco ha estado tan mal y lo mejor es que tenemos más años para viajar y para más quedadas de blogueros. Feliz año Pepa y Manolo.
    LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Paco, haciendo el balance me he dado cuenta que no ha estado mal, lo que pasa es que cuando pasa tiempo sin coger un avión entra el mono, jeje. A ver si quedamos por la tacita y hablamos de los futuros viajes que tenemos en mente. Un abrazo para toda la family :)

      Eliminar
  9. Lo importante es que te estás recuperando. El mundo seguirá ahí y tu estarás en breve a tope para poder disfrutar de nuevo de él.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo deseo para 2018 salud y recuperar el tiempo perdido :-). Muchas millas para vosotros también. Un abrazo!!

      Eliminar
  10. Me ha gustado mucho tu año viajero. Me has recordado viajes que me encantaron como Éfeso o Pompeya. Seguro que el 2018 será aún mejor y una vez recuperada el mundo te estará esperando para que lo descubras y nos lo cuentes.
    Un abrazo grande Pepa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pompeya y Éfeso son impresionantes, ya con eso puedo estar contenta en cuanto al balance viajero! Gracias por pasar por aquí y también te deseo un año muy viajero!! Un abrazo!!

      Eliminar
  11. Me alegro mucho que ya te hayas recuperado, las cosas de la salud son asi, y muchas veces vienen cuanto menos te las esperas.

    A persar de no haber podido hacer vuestro viaje soñado a Kenia y Tanzania, el año viajero no ha estado mal.

    A por mas viajes en el 2018!!!!.

    Saludos, Cati.

    ResponderEliminar
  12. Este año más y mejor!

    Gracias por compartir tus viajes.

    Saludos

    ResponderEliminar

  13. Hola guapa... pero vaya que gran tour nos has dado en esta publicación, todos los lugares encantadores, la verdad es que seria un sueño hecho realidad para mi estar por allá! Gracias por compartir, un abrazo!!!

    Fuente:cruise to galapagos islands

    ResponderEliminar
  14. Good blog post....very informative....thanks for sharing with us..
    Book online bus ticket from Redbus

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario. Gracias

Entradas populares de este blog

Planning de un viaje a Cantabria y Asturias

ALEMANIA IV: Selva Negra y Baviera

FRANCIA: ALSACIA (Estrasburgo, Riquewihr y Colmar)