05 octubre 2014

Sueños viajeros cumplidos

Tener un viaje en mente o estar preparándolo proporciona a los que nos gusta movernos un estado de felicidad y nerviosismo que no se llega a perder por mucho que hayas viajado. Es inevitable entrar en estado de euforia cuando te haces con unos billetes de avión o acostarse con una sonrisa en la cara la noche antes de la partida, cómo me gustan esos momentos previos! La cosa se pone más intensa cuando el destino al que vas es un sitio al que llevas queriendo ir desde siempre…  hacer posible un sueño viajero es de lo mejor que te puede pasar. Las expectativas suelen ser enormes y por lo general se cumplen con creces, aunque no estamos exentos de decepciones cuando lo que vemos no es lo que esperábamos; en todo caso la entrada que nos ocupa es de sitios a los que he viajado que me han emocionado, sitios a los que mi mente vuelve cada dos por tres recordando esas imágenes almacenadas en la retina o donde quiera que sea. Suelo acordarme de los sitios que me han dejado sin habla muchas veces y en muchas circunstancias, porque esas vivencias y esos sentimientos que has tenido en el momento de estar en el sitio tantas veces soñado me acompañarán toda mi vida y me pregunto si volveré… y me respondo que no sé si es mejor quedarse con ese maravilloso y único recuerdo o volver a disfrutar de la magia, sonidos, colores y olores de cada lugar.
Estos son 10 sitios que me han emocionado, sitios a los que había soñado ir desde que tengo uso de razón y que he tenido la inmensa suerte de poder conocer. Por supuesto que he disfrutado de mis otros destinos, hacer la lista es difícil, de hecho no sé por qué no está mi adorado Marruecos, quizá porque el país vecino ha sido un descubrimiento posterior… Mi lista de sueños es larga, muy larga y espero poder seguir sumando kilómetros hacia donde el destino me lleve.
1) GLACIAR PERITO MORENO
Todo el que vaya a Argentina no puede dejar de ir al Calafate y visitar el Perito Moreno, un glaciar absolutamente espectacular, una mole kilométrica de hielo azul que está viva, que cada año avanza, todo un regalo de la naturaleza. Estar delante del frente del glaciar te deja sin respiración y hubiese podido estar allí embobada horas y horas. Andar por encima del Perito Moreno te muestra un paisaje que ni te imaginabas que existía, un mundo azul de grietas, cuevas y cientos de formaciones más que parecen irreales.
Imagen 05-10-14 a las 19.38