05 septiembre 2014

Teleférico de Fuente Dé y Valle de Liébana

Hoy teníamos prevista una jornada de lo más apetecible; empezaríamos por subir al teleférico de Fuente Dé y posteriormente visitaríamos la tríada monumental y religiosa más destacada de la comarca lebaniega: Monasterio de Santo Toribio, Santa María de la Piasca y Santa María de Lebeña, haciendo parada en Potes para degustar la gastronomía típica.

Nos levantamos muy tempranito para llegar al teleférico de Fuente Dé a buena hora. Nos habían dicho que si llegábamos tarde lo mismo nos encontrábamos con que ya no había entradas. Para ir a Fuente Dé desde Muñorrodero hay que pasar por el Desfiladero de la Hermida, el más largo de España, con 21 kilómetros; según wikipedia este desfiladero es el paso natural entre la ría de Tina Mayor (en la entrada anterior estuvimos en el cercano Mirador de Tina Menor), frontera entre la costa occidental de Cantabria y la oriental de Asturias, con la preciosa comarca cántabra de Liébana; como dato curioso la primera vía transitable por el desfiladero se creó en 1863.
Los 21 kilómetros que tiene el desfiladero estuvimos la mar de entretenidos con un autobús que iba delante nuestra y que invadía el carril contrario a cada curva… milagrosamente no vimos ningún accidente.
1
Llegamos a buena hora y aunque había cola no era exagerada.
El teleférico de Fuente Dé salva un desnivel de 753 metros: la estación base está a 1.090 metros y llega a 1.823 metros de altitud en algo menos de 4 minutos; tiene una capacidad de 20 pasajeros y sube a una velocidad de 10 m/s. Todos estos datos los tenemos en su web
El teléfono de contacto es 942 73 66 10 y el mail: fuentede@cantur.com
El punto negativo es el precio: 16 € por persona, pero he de decir que merece la pena, las vistas desde arriba son preciosas. Se construyó entre 1962 y 1966 y es un acceso rápido y fácil al macizo central de los Picos de Europa.
65
Llegamos y compramos las entradas, que van numeradas y nos pusimos a la cola, con la mala suerte de que había llegado un bus, habían dejado en la cola a un grupito de unas cuatro personas y los demás fueron a comprar las entradas. Las compraron y se nos coló tooooodo el bus, vaya jeta! La sorpresa vino cuando empezaron a llamar por megafonía a las entradas según número y, como la habíamos comprado antes, se tuvieron que ir al final de la cola hasta que les tocara su turno, por listos!
Las vistas desde el teleférico son chulísimas y una vez arriba se disfruta de unas vistas impresionantes.
2
6
8çP1050193
Nosotros fuimos en agosto y aún quedaban restos de nieve. Lo primero que ves es un balcón colgante que cuando llegamos estaba llenito de gente, da cosa ver tanta aglomeración en aquella plataforma suspendida en el vacío, así que esperamos a que se aligerara un poco la cosa para hacernos la foto de rigor.
24
Nos fuimos a dar una vuelta por allí y vimos cabritas por todas partes; hay carteles explicativos de la fauna ornitológica del lugar y se veían algunos pájaros que ni idea que eran porque mi desconocimiento del mundo alado es total (distingo gorriones, águilas y buitres, jeje).
21
9
19
20
11
16
63
Se acerca el invierno
15
22
Hacía un poquito de fresco, algo que en agosto, los que somos del sur, agradecemos sobremanera. La niebla iba y venía, así que había momentos en los que no se veía nada y otros en los que sí.
60
4
Una vez dado por acabado nuestro paseo pillamos el teleférico de vuelta y nos fuimos en dirección Mogrovejo, una aldea lebaniega ubicada en un entorno espectacular. Fue declarada Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico en 1985 y tiene edificios de los siglos XVI al XVIII, destacando una casa señorial con una torre anexa que le da un perfil característico a este precioso pueblo.
25
29
28
35
31
32
De ahí seguimos el itinerario trazado para este día y tocaba el Monasterio de Santo Toribio a 15 kms. de Mogrovejo y a 5 kms. de Potes, donde teníamos previsto comer.
El Monasterio de Santo Toribio es famoso por contener el mayor trozo de la cruz de Cristo, Lignum Crucis, reliquia de la Veracruz, custodiada en una cruz de plata dorada del siglo XVI, que fue traída de Jerusalén por Santo Toribio, obispo de Astorga hacia el siglo V. El monasterio fue fundado un siglo más tarde por otro monje del mismo nombre: Santo Toribio de Palencia, encargado de cristianizar la región lebaniega. En este monasterio debió de escribir el famoso Beato de Liébana sus Comentarios al Apocalisis, por lo que se cree debió de tener una de las mejores bibliotecas del momento. En el siglo XIII se construyó el actual templo y un hospital al que acudían gran número de enfermos mentales o “endemoniados”, que al contacto simultáneo de la reliquia de la cruz y una cadena que entonces se conservaba y que según la leyenda se usó para sujetar a Cristo, experimentaban milagrosas curaciones, lástima que la cadena ya no se conserve, seguiría sanando a gente sin lugar a dudas.
Desde 1961 es administrado por monjes franciscanos.
El edificio actual consta de un cuerpo principal gótico, que aún conserva restos románicos en sus puertas meridionales. Llegamos casi a la hora de comer y estaba cerrado, y abría bastante tarde, así que sintiéndolo mucho decidimos irnos en dirección a Potes.
40
39
38
37
36
Potes es la capital histórica y geográfica de la comarca de Liébana y allí confluyen los ríos Deva y Quiviesa y cuatro valles. Su casco urbano es Monumento Histórico Artístico.
Una vez aparcados fuimos a buscar un sitio donde comer y escogimos muy acertadamente Casa Cayo.
46
Nos dieron mesa para un rato más tarde, así que estuvimos callejeando un ratillo, pero como ya estábamos cansados y hambrientos volvimos a tomarnos una cervecita mientras nos tocaba turno. Pedimos las especialidades de la casa: cocido lebaniego y lechazo asado, buenísimo y a un precio bastante asequible, 32 € los dos, eso sí, sin postre porque os aseguro que las raciones son abundantes tela y bebiendo cerveza y agua.
Una vez repuestos dimos un paseo por el pueblo y vimos varios puentes que sortean el río y se observan muchos edificios nobles  entre los que destaca al Torre del Infantado del siglo XV, representante del poder señorial de los marqueses de Santillana, duques del Infantado. Destaca su escalinata de acceso, el balcón corrido, las ventanas ajimezadas y los modillones que sustentan la cornisa. El conjunto de calles de la parte antigua y sus casonas te sumergen en un escenario histórico que pareciera el decorado de una película de época.
42
41
45
44
68
A 12 kms. de Potes, tomando la carretera que pasa por Framas y Cabezón de Liébana, se encuentra la preciosa iglesia de Santa María la Real de Piasca, que constituye uno de los más notables testimonios del románico cántabro y declarada Monumento Nacional en 1930.
70
La actual iglesia es lo que queda de un monasterio que ya funcionaba en el 930, aunque sus inicios probablemente sean anteriores. Hay constancia de que en el 941 era un monasterio dúplice (de monjas y monjes) y a partir de ese momento su poder se va ampliando hasta convertirse en uno de los monasterios más poderosos de la región. En 1172 se construye la actual iglesia románica de tres naves y tres ábsides poligonales cubiertos de bóvedas nervadas ya de estilo gótico.
47
50
51
Las portadas y elementos escultóricos son los elementos más valiosos de todo el conjunto; estamos ante uno de los maestros talladores más importantes del románico montañés. La fachada principal está formada por cinco arquivoltas que descansan dos de ellas en columnas circulares y las otras tres sobre ángulos del muro. A un lado y otro de la puerta hay cinco capiteles y sobre ellos una línea de imposta decorada que avanza por las jambas de la puerta. Los capiteles muestran un labrado y calado excepcional con temas como lucha de centauros, grifos, dragones, leones alados y decoración vegetal, etc. La arquivolta más notable es la segunda inferior con gran profusión escultórica: leones, un guerrero, músicos, hojas de acanto etc.
54
48
Imagen 03-09-14 a las
00.10
Imagen 03-09-14 a las
20.13
Sobre la puerta de entrada se conserva una arquería ciega de tres vanos que alberga dos tallas románicas de San Pedro y San Pablo y una Virgen con el niño en brazos del siglo XVI. Uno de los fustes de la parte izquierda de la portada tiene un relieve que representa a San Miguel luchando contra el demonio.
69
En imaginería destacan dos grupos escultóricos en madera dorada y policromada: el Descendimiento y la Coronación de la Virgen, ambos del siglo XV. Nos hizo la visita guiada una chica recién licenciada en arte que estaba estudiando allí mismo unas oposiciones y que cuando forma un grupito hace la visita al módico precio, creo recordar, de 1 € por persona.
49
Imagen 03-09-14 a las
21.26
De ahí pusimos rumbo a nuestra última parada del día, Santa María de Lebeña, un magnífico ejemplo de arquitectura mozárabe declarada Monumento Nacional en 1893. Rodeada de un entorno privilegiado, fue edificada en el siglo X, aunque la torre y el pórtico son añadidos del siglo XIX. Fue construida para albergar las reliquias de Santo Toribio, en ruinas en aquel momento, aunque nunca llegaron a estar allí. La importancia de esta pequeña iglesia radica en que se usa por primera vez en la península el pilar compuesto que luego sería común en el románico. El interior tiene cuatro pilares centrales alrededor de los cuales se articulan nueve compartimentos cuadrados que conforman tres naves con sus respectivos ábsides, cubiertas por una bóveda de cañón a distintas alturas, siendo la más alta la nave central. Los arcos de acceso a los tres ábsides son de medio punto con el central enmarcado en un alfiz; el resto de espacios están comunicados por arcos de herradura. Los arcos se apoyan sobre columnas adosadas a los muros en las naves laterales y sobre las cuatro pilastras centrales.
57
71
72
66
La visita es guiada y hay que esperar que se forme un grupo. La señora que lo enseña, María Luisa, lo hace con gran pasión y entrega desde hace muchos años. No se pueden hacer fotos del interior; aparte de ilustrarnos con todos los detalles arquitectónicos e históricos de la iglesia nos contó un par de anécdotas curiosas.
La primera es que en el exterior de la iglesia hay dos árboles milenarios, un tejo y un olivo; según la leyenda presencia de estos dos árboles constituye la manifestación simbólica de sus fundadores, Don Alfonso y Doña Justa, Condes de Lebeña; él era cántabro donde el tejo tiene un peso notable relacionado con la muerte, porque según fuentes latinas los cántabros usaban su savia, que es tóxica, para suicidarse cuando se veían acorralados por el enemigo. Doña Justa era del sur donde el olivo tiene gran importancia y su esposo mandó plantar uno en su honor. En 2007 tras un temporal el tejo pasó a mejor vida, mientras que el olivo aun goza de buena salud.
La otra curiosidad que nos contó la señora fue las aventuras y desventuras sufridas por la Virgen de Lebeña o de la Buena Leche, una preciosa talla gótica del siglo XV que representa a la Virgen María dando de mamar al niño y que ocupaba el lugar preferente de la iglesia hasta 1993, fecha en la que la robaron; ocho años más tarde fue recuperada por la Guardia Civil y devuelta a su sitio.
María Luisa acaba su explicación con la siguiente frase sobre Santa María de Lebeña: “quisieron hacer un joyero para guardar las reliquias de los santos y lo que hicieron fue una joya”.
Aquí acabó nuestra magnífica jornada turística por los Picos de Europa y la maravillosa comarca lebaniega. Al día siguiente la ruta sería por la costa asturiana hasta llegar a Lastres, pero eso será otra entrada.

IMG_2070

Otros relatos #postamigos

Image and video hosting by TinyPic
Callejeando por el mundo: Teleférico de Fuente Dé

22 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias!! bienvenid@ al blog. Un saludito :)

      Eliminar
  2. Acabo de leerme el post de Callejeando por el mundo sobre Fuente Dé, jeje. Yo recuerdo a una niña un poco repelente que le decía a su madre "mamá, si vamos a morir que sepas que te quiero". No es que me den miedo las alturas, pero cuando vas en un teleférico sienta un poco mal escuchar esas cosas. Las vistas impresionantes. Y vuestras fotos de las aves, chulísimas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya agorera la niña ¿no? ya me imagino las caras del resto del pasaje…a mí las alturas me dan yuyu, pero las vistas merecen la pena. Gracias por pasar por aquí Verónica, un besote ;´)

      Eliminar
  3. Me ha encantado esta entrada, es una zona que tenemos pendiente y con niños me parece una opción buenísima. Me alegro de que te hayas animado otra vez a seguir con el blog. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cantabria es buena zona para viajar con niños, el teleférico es una atracción y después tienes Cabárceno que ven nidales y es una preciosidad, para todos los públicos. Alojamientos rurales hay a mogollón, casitas de alquiler…y el paisaje espectacular, el Valle de Liébana me ha dejado impresionada, seguro que os encanta si vais por allí. Gracias por tu visita reina :-)

      Eliminar
  4. Muy buen blog! la verdad que me sirvio mucho! un saludo de tu blog amigo Wanderlust

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, bienvenido y me alegro de que te haya sido de ayuda :-)

      Eliminar
  5. tuve que cambiar el nombre.. ahora soy Dalequeviajas
    Un saludo y a seguir con el blog que me pareció fabuloso. abrazo

    ResponderEliminar
  6. Es una zona genial, tiene de todo, arte, paisaje por supuesto, se come estupendamente…, yo creo que la gente lo disfruta y a menudo se sorprende, lo único que no está asegurado es el sol, pero como decimos aquí a los que se quejan. Os gusta que todo esté verde ¿verdad? :)
    Nosotros hemos hecho a pie el recorrido del teleférico, de subida y de bajada, tonterías de juventud… La bajada aun, pero la subida…
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía Guisantes subir y bajar el desnivel del teleférico? felicidades!! estáis en excelente forma, je je, yo soy más de pillar el teleférico. En cuanto a la lluvia norteña contamos con ella cuando vamos por allí y mientras no llueva a cántaros no nos importa; el verde es embriagador! que os voy a contar si llego desde el sur. Nos gustó mucho la zona y sobre todo el Valle de Liébana, una preciosidad para perderse una semanita descubriendo aldeas y paisajes de ensueño. Gracias por comentar, un abrazo :)

      Eliminar
  7. Impresionantes imágenes, Caliope, como siempre, y la info, en tu línea, soberbia!!!

    Yo he estado pro la zona en un par de ocasiones, pero nunca me animé a subir. Probaré la próxima.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si vuelves sube, hay un montón de pájaros, así que disfrutarás doblemente y seguro que a tus babys le mola eso de subir en el teleférico. Muchas gracias por tus palabras, suben el ánimo, jeme. Un abrazo.

      Eliminar
  8. ¡Qué hermosos paisajes los de Cantabria! y qué bonitas las dos "Santa Marías" románica y mozárabe, que pudisteis visitar, ambas tan bien integradas en su entorno. Haces unas fotografías tan impresionantes que casi se siente el fresquito de la zona, que no solo agradecéis los del sur. Muy bonita tu entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cantabria nos ha encantado, conocíamos Asturias pero nunca habíamos llegado allí y la verdad es que no desmerece, es preciosa con unos rincones maravillosos. Las dos iglesias son preciosas, de las que a mí me gustan. Gracias por tu visita y por tus palabras, un abrazo :)

      Eliminar
  9. Yo estuve con…. mis padres!!!
    Ya ha pasado tiempo, jajajajajaja
    El LoBo BoBo es que ya está muuuu viejo jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viajo ni viejo, más experimentado que se dice ahora, jajajaja. Un buen sitio para llevar a la familia. Un saludito.

      Eliminar
  10. Holaaaa, acabo de descubrir vuestro blog y es genial, me encanta como escribís.
    El teleférico no lo conozco, pero Potes es precioso.
    Tenéis unos nuevos fans!

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola MArcos, bienvenido al blog y gracias por tu comentario (tu blog también pinta muy bien). Potes nos encantó y encima comimos estupendamente, no se puede pedir más. Un saludo y aquí tenéis vuestra casa, je je.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este blog no admite comentarios con publicidad. Un saludo.

      Eliminar
  12. Aunque he estado en Asturias un par de veces, jamás he visitado Santo Toribio. La verdad es que estas zonas rurales tienen mucho encanto. El detallismo de las arquivoltas me ha dejado estupefacto. Espero poder visitarlo más pronto que tarde!

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario. Gracias