30 enero 2014

Varanasi, la ciudad más sagrada de la India


La guía Trotamundos que compré para el viaje a la India, cuando llega al capítulo dedicado a esta ciudad, comienza así: “¡Bienvenidos al mayor cuarto de baño del mundo!”… Se refiere a que el río Ganges es el lugar al que acuden a bañarse decenas de miles de peregrinos al día; allí se afeitan, se lavan los dientes y realizan tareas que normalmente hacemos en nuestros baños privados. ¡Todo un espectáculo!
La ciudad más sagrada de la India es conocida por dos nombres: Varanasi, por ser este el lugar donde confluyen los ríos Varuna y Assi, y Benarés, deformación inglesa de Varanasi.
El primer nombre de la ciudad fue Kashi, procedente del Veda, primer libro sagrado de los hindúes, cuyo significado es el lugar que atrae a todo el mundo”.
Como os adelanté en la última entrada, llegamos a Varanasi en avión desde Khajuraho; la persona que nos esperaba para llevarnos al hotel nos dijo que debido al monzón el río se había desbordado, sus aguas habían inundado todas las calles aledañas al río y los ghats estaban todos sumergidos, por lo que nos iban a ofrecer otras alternativas. Mi santo y yo dijimos que nos quedábamos allí; Varanasi es una ciudad a la que le teníamos muchas ganas y, aunque no pudiésemos ver los ghats, al menos veríamos el ambiente.
Durante el trayecto en furgoneta no daba crédito, no hacíamos más que pasar por calles llenas de escombros; todo tenía con diferencia mucha peor pinta que lo que habíamos visto hasta ahora, parecía que acababan de bombardear aquello. El señor que nos acompañaba nos explicó que en ese barrio todos los vecinos habían ampliado sus casas “robándole a la acera un metroy que el gobierno los había obligado a derrumbar lo construido ilegalmente, así que esa era la causa del aspecto horrible que tenía todo; cobraba sentido que en cada casa hubiese gente con cincel y martillo derribando muros.
image
image
Llegamos al hotel, soltamos los bártulo y al momento nos estaban ya buscando. Nuestro guía era un señor con muy buena planta, muy elegante, vestido de blanco impoluto y que hablaba muy bien español. Nos contó que era de Bombay y que su padre fue actor de las películas de Bollywood; vivía en el centro de Varanasi, muy cerca de los ghats y se levantaba cada día a las cuatro de la mañana a hacer yoga. De todos los guías este fue el que más me gustó con diferencia.  En teoría teníamos la tarde libre, pero nos dijeron que estaba incluido un paseo en rickshaw por el centro y un espectáculo que cada día al atardecer se celebra en los ghats de Dasashwamedh y Man Mandir, la Aarti Ceremony o Ceremonia del Fuego; es una ceremonia de culto al Ganges que atrae a partes iguales a devotos hindúes y a turistas; sacerdotes y músicos entonan cánticos y mantras mientras queman incienso y agitan lámparas de aceite. Optamos por apuntarnos a ese plan sobre todo porque no sabíamos hasta qué punto estaría la ciudad anegada.
Nos montamos en el rickshaw en dirección al centro y a medida que avanzábamos el tráfico se iba volviendo más denso; junto con El Cairo es el sitio que he visto con más coches, motos, tuktuks, bicicletas, vacas, gente, perros circulando a la vez sin respetar carriles (dudo mucho que los haya). Toda una experiencia el paseo en rickshaw, aunque a mí me da cosa el esfuerzo que tiene que hacer el señor que nos llevaba, qué apuro!
Diptic
image
Diptic
Cuando nos bajamos, anduvimos un rato y ya empezamos a ver las calles cada vez más anegadas.
image
Para llegar a la ceremonia tuvimos que dar algunos rodeos, y los últimos callejones los sorteamos de piedra en piedra, puestas para no meter los pies en agua. Nos descalzamos y nos sentamos en el suelo a esperar que empezase la ceremonia; a pesar de que había muchos asistentes indios me daba la impresión de estar presenciando un espectáculo para turistas, aunque no dejaba de estar curioso. El incienso, los cantos y el fuego le empezaban a dar un punto místico que desapareció en el momento en que uno de los que participaban en el espectáculo salió al público para vender los cedeses de lo que allí estábamos oyendo… en fin.
image
image
Había unos mosquitos e insectos de un tamaño considerable, jajaja, yo tengo suerte y no me pican, pero a mi santo uno le chupó la sangre, ays madre! y nosotros sin vacunar, tocaba encomendarnos a las deidades hindúes.
image

Para salir de allí, de nuevo tuvimos que deambular por callejones inundados y dar rodeos. Llama la atención que, a pesar de que había calles con el agua bastante alta, todo sigue como si no pasase nada, ponen unas mesas, elevan el puesto de venta y listo.
image
image
Pasamos por zonas de mercado que, aunque ya era tarde, seguían con bastante ambiente.
image
image
image
Nos asomamos a calles totalmente anegadas donde había alguno dándose un baño; este hombre de la foto nos hizo una especie de bendición o yo que sé y nos roció con agua santa del Ganges, y, aunque reculamos para que no nos cayese mucha, alguna llegó a su destino; es entonces vienen a tu mente esos datos que has leído antes de venir a India sobre la contaminación del río Ganges.
image
Que sí, que es el más sagrado de los ríos de toda la India, pero su contaminación alcanza niveles alarmantes. Cuenta la leyenda que nació del dedo gordo de Visnú y que la ceja de Siva lo frenó en su impetuoso curso, atrapándolo en su cabellera antes de permitirle descender a la tierra para purificar las cenizas de los 60.000 hijos del rey Sagara, quemados por un rayo de cólera del sabio Kapila. El Ganges está llenito de bacterias; a él llegan los desechos químicos de los abonos usados en los campos, vertidos industriales, cadáveres de vacas y de humanos y aguas residuales ¿se puede pedir más? Ha habido varios intentos por parte del gobierno para intentar solucionar el tema, pero lejos de funcionar, han empeorado el panorama, con lo que se da la paradoja que el río más sagrado es a su vez el más contaminado, aunque ellos dicen que está limpio y puro; de hecho cuando le preguntaba a los guías sobre el tema, todos decían lo mismo, que estaba muy limpio, en fin…
Diptic
Estuvimos callejeando por las ruidosas calles, porque el ruido es una constante; a veces se produce un silencio y eres consciente del ruido de los motores, de los pitos, de la música que sale de las tiendas…
Las familias al completo en una moto son una estampa de lo más habitual.
image
Las calles son un no parar de gente que va y viene, y Vanarasi es la ciudad en la que veo a más gente durmiendo en la calle; pasamos por zonas en las que había muchísima en la acera durmiendo, todos en fila… impresiona, y mucho, sobre todo porque todo el mundo pasa por allí y nadie se asombra, la vida sigue.
Volvemos al rickshaw y al hotel, estamos cansados y, aunque ya nos han dicho que han prohibido la navegación por el Ganges, hemos quedado al amanecer para ir a las calles aledañas a los ghats a ver qué se cuece allí.
Diptic
Por la mañana muy tempranito saltamos de la cama, estamos en Varanasi y hay que aprovechar el tiempo. El guía nos dice que el agua sigue muy alta y que vamos a ir a uno de los ghats más concurridos, bueno, donde el agua nos deje.
Hemos hablado ya varias veces de los GHATS, pero ¿qué son? Según Wikipedia es el nombre que reciben las escaleras de piedra que descienden hasta el Ganges, por las cuales los miles de peregrinos que llegan cada día a la ciudad bajan para realizar baños purificadores. Fueron construidas en el siglo XVIII y cada uno tiene un nombre y una función; los hay donde se realizan las cremaciones (los principales son Manikarnika y Harischandra), y los hay destinados a las abluciones y baños. Hay cerca de 100 ghats en Varanasi.
Nosotros nos fuimos acercando al Ghat Dasashwamedh, uno de los más céntricos, situado al final de la calle del mismo nombre, que a su vez en el eje principal del Barrio del Chowk, un barrio en el que es imposible orientarse sin ayuda. Cuando llegamos, estaba lleno de los peregrinos que cada día llegan a Varanasi con el objetivo de bañarse en el Ganges. El ritual consiste en pronunciar el mantra sagrado, sumergirse tres veces por completo en el río y beber un sorbo de agua (doy fe de que todos lo hacen, lo que desconozco son las posteriores consecuencias de tal atrevimiento, igual están inmunizados) y ya después cada uno hace lo que quiere, se lavan los dientes, se enjabonan, se afeitan, lavan la ropa… el gigantesco cuarto de baño del que hablábamos al principio… y por supuesto los turistas, allí estábamos boquiabiertos contemplando todo lo que pasaba a nuestro alrededor, porque a pesar de que llevas varios días en la India, llegas a Varanasi y todo es más llamativo aún. El agua seguía muy alta y las escaleras ni siquiera las intuíamos, pero fuimos testigos de que en India pase lo que pase, la vida sigue, y los miles de peregrinos de ese día no van a dejar de darse su baño purificador, así que si el río está en la calle, se bañan en la calle y nadie se sorprende, la vida sigue…
Los preciosos puestos de flores para las ofrendas
image
image
Baño purificador en las calles inundadas de Varanasi
image
image
image
image
El nivel del agua estaba muy alto, mirad las tiendas de la izquierda
image
image
image
image
Los turistas somos personajes ajenos a toda la movida que allí acontece y a priori deberíamos ser seres molestos, pero no, nadie nos mira, al contrario de lo que nos ha sucedido en todo el viaje. Algunas de las mujeres se cambiaban de ropa para entrar al agua y lo hacían sin ningún tipo de pudor, todo ocurre con una naturalidad que asombra en un país como India; los únicos alucinados con todo éramos nosotros,  los guiris, realmente era increíble tolo lo que estaba pasando allí.
image
image
image
Grupo de peregrinos llegando al Ganges
Al salir del agua se dirigen a una especie de sacerdotes que les pone las manos encima y recitan algo; unos tienen líneas blancas pintadas en la frente, son los adeptos de Siva, y otros tienen una U amarilla entre las cejas con una línea roja en el centro, son los adeptos de Visnú. Uno de estos sacerdotes se acercó a mí y mientras hacía una foto me plantó en la frente ceniza y me recitó un mantra o algo parecido, cuando aparté el ojo del objetivo allí tenía la mano tendida pidiendo dinero; le dije que no tenía (y era verdad ehhh); en fin, el señor a cada rato venía a recordarme que la bendición o lo que sea que me hubiese hecho tenía un precio; el guía me prestó dinero para que le diese.
La gente se limpia los dientes con unos palitos que se venden en la calle, es curioso ver a todo el mundo dale que te pego a la dentadura con el palo.
image
image
Vendedora de “cepillos de dientes”
image
Entre tanta tradición hay lugar para las nuevas tecnologías
image
image
image
image
Diptic
image
image
Nuestro guía era este señor tan elegante de la foto de la derecha
image
Después de un buen rato allí nos fuimos a ver si algún vecino de nuestro guía nos dejaba subir a su azotea para ver una cremación desde allí; evidentemente también me atrae mucho ver eso, pero si hubiese podido, me hubiera quedado allí tan ricamente sentada a pasar el día simplemente observando lo que allí se cocía.
Los callejones del centro de Varanasi se caracterizan por su estrechez y la abundancia de vacas, más que en cualquier otra ciudad; a veces tienes que meter tripa para pasar entre una vaca y la pared, y poder seguir.
image
image
Los edificios son altos y, aunque ruinosillos, hay muchos que son preciosos, antiguos palacios recordatorios de un pasado de más esplendor.
image
image
Pasamos por una escuela brahmánica,
image
por fuentes públicas
image
por coloridos templos,
image
mi santo cogió confianza con las vacas, ya eran amigas nuestras :)
image
Llegamos a una casa y el guía nos dice que esperemos; nos dice que podemos subir y que le diésemos al dueño un dinerillo, al preguntarle cuánto, nos dijo una cantidad bastante insignificante, vamos que no es que el hombre quisiese aprovecharse. Subimos por unas escaleras de ladrillos que habían perdido el enfoscado y que me parecieron muy bonitos.
image
image
image
Esos mogollones de cables son muy habituales en las calles indias, todos enganchados ahí y lo mejor es que seguro que todos los “abonados” tendrán su servicio asegurado.
image
Ya en la azotea pudimos ser testigos de una cremación. Había una pira ardiendo y una persona con una caña larga avivando el fuego; realmente es impactante; guardamos las cámaras y nos dedicamos a mirar embobados lo que veíamos desde allí.
Varanasi es la ciudad donde todos los hinduistas quieren ir a morir porque creen que así acabarán con el ciclo de las reencarnaciones y se accederá directamente al estadio supremo, el nirvana. Hay ancianos que cuando sienten que van a morir o cuando están enfermos sin posibilidad de curación se van a Varanasi para morirse allí, es algo increíble. Para que un cuerpo se incinere íntegramente hace falta que la pira esté ardiendo durante tres horas, por lo que hacen falta 350 kilos de madera. Cuando te acercas a los ghats en los que se realizan las incineraciones empiezas a ver pilas gigantescas de madera.
image
La madera más apreciada es la de sándalo, que puede llegar a costar 100 rupias el kilo, una fortuna. Nuestro guía nos dijo que normalmente toda la familia colaboraba cuando alguno los suyos fallecía para poder darle un entierro digno. La madera más barata puede costar desde 5 rupias el kilo, pero claro, arde peor. Se da la paradoja de que el hombre más rico de Varanasi es de la casta de los intocables y es la persona que vende la madera para las cremaciones, el mejor negocio que se puede tener en la ciudad sagrada. Las únicas personas que no necesitan cremarse son las mujeres embarazadas, los niños, los sadhus, los enfermos de viruela y los que mueren por picadura de serpiente; son arrojados al Ganges sin incinerar, al igual que las vacas.
Al sur del río se ha instalado un crematorio eléctrico donde van a incinerarse las personas pobres cuyas familias no pueden afrontar ese gasto.
Tras un rato observando la cremación volvimos al callejeo; vimos a más gente bañándose en las inundadas calles.
image
Había pasado el “carro de la basura” y la verdad es que se notaba, había menos basurilla en las calles; las vacas seguían a sus anchas.
Se veían ya a niños y niñas caminando al colegio.
image
En Varanasi el templo más sagrado es el Golden Temple o Templo de Vishvanath, que data del siglo XVIII, porque el anterior fue arrasado. Se supone que en este templo está el "lingam" de Siva  o representacíon fálica del dios, que fue traído aquí para evitar que fuese destruido por los musulmanes. Ubicado en el corazón del barrio de Chowk, apenas se ve desde ninguna parte y la entrada a los no creyentes está totalmente prohibida. Para poder acceder a una calle desde donde se ven desde lejos sus cúpulas doradas tuvimos que dejar todo (mochilas, cámaras, móviles…) en una tienda, pasar por un arco de seguridad y un pasillo lleno de militares armados; una vez pasado todo esto anduvimos unos metros y nos subimos a un pretil alto para ver las cúpulas, eso es lo más cerca que pudimos estar del templo, eso sí, era curioso ver a los indios que se dirigían allí para rezar con sus ofrendas. Hubiese pagado lo que fuese por poder ver el ambiente del templo.
Foto de internet
Diptic
Volvimos a las calles comerciales, hicimos alguna compra.
image
image
Por último visitamos el Bharakmata Mandir, una especie de museo inaugurado por Mahatma Gandhi dedicado a la madre patria y a la lucha por la independencia. Llama la atención un gigantesco mapa de la India en 3D realizado en mármol y que según nos contó el guía está hecho totalmente a escala y el él están representado cada uno de los accidentes geográficos de India, los pasos naturales del Himalaya, etc. un currelo considerable.
image
Nos fuimos al hotel para desayunar y tirar para el aeropuerto rumbo a Nueva Delhi.
Me he quedado con ganas de más, no hemos podido navegar por el Ganges, pero hemos comprobado in situ que en la India nadie se altera por una simple inundación monzónica, que todo fluye y que las aguas del Ganges son sagradas tanto en su cauce como en las calles que inunda, así que nada se para.
Varanasi es la ciudad de los contrastes extremos: no es monumental pero es sagrada; su río es el más contaminado y el más sagrado; es una ciudad llena de vida y a su vez de muerte, sin duda alguna una de las ciudades más singulares del planeta a la que aconsejo que visitéis alguna vez en la vida. Espero volver para poder navegar por el Ganges y ver desde otra perspectiva el espectáculo que es todo lo que allí pasa. Lo que en un principio me pareció la más mala de la suerte, no poder pasear en barco, finalmente nos dio la oportunidad de estar en primera fila en la improvisada orilla del río con todas las personas que iban a darse su baño, si nos descuidábamos nos arrastraban con ellos al agua, una experiencia bastante intensa que nunca se me olvidará.
Namasté amigos

58 comentarios:

  1. Hay fotos increíbles como tiene que ser india.
    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estar allí es más increíble que lo que vemos en las fotos. Un viaje muy recomendable. Un saludito y gracias por tu visita :-)

      Eliminar
  2. Espectaculares fotos!! que transmiten perfectamente lo que uno vive en Varanasi.
    Nosotros no pudimos disfrutarla al 100% pues la tarde que queríamos pasear por sus calles y ghats, Deborah se encontraba fatal del estomago.
    Nuevamente, una entrada de 10.
    Un abrazo desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier qué pena! nosotros nos libramos del mal de estómago, pero casi todo el mundo cae, una pena que os pasase en Varanasi, de todos modos habéis hecho un recorrido completísimo por la India que no os lo quita nadie. Espero que Deborah mejorase pronto. Un abrazo y gracias por comentar :-)

      Eliminar
  3. Uff con el estómago encogido estoy! Impresionante como dices tanta vida y tanta muerte...debe ser una lección para toda la vida. Gracias por mostrárnoslo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iciar es algo que no se puede explicar, he puesto muchas fotos para intentar transmitir lo que allí pasa, estar allí es toda una experiencia. Gracias a ti por pasar por el blog. Un saludito :-)

      Eliminar
  4. Varasini puede ser un auténtico paraiso paa fotografiar la verdadera India. Nosotros no fuimos pues ya sabes que hicimos un viaje totalmente diferente. Tiene que ser impresionante, Caliope, encontrarse inmerso ahí.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo es Antonio, no sabes dónde apuntar con el objetivo, toooodo es fotografiable y todo llama la atención, aunque a veces hay que contenerse porque da como apuro, aunque en ningún momento te miran mal ni raro, ya sabes que son una gente amabilísima. Gracias por leerme, un abrazo para ti también :)

      Eliminar
  5. Una fotos preciosas!!! y una etapa que sin duda no nos deja indiferentes. Me ha encantado!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Verónica; las fotos en Varanasi son muy agradecidas. Gracias por pasase por aquí y dejármelo saber. Un abrazo niña!

      Eliminar
  6. Menos mal que al final la etapa de Varanasi se arregló mas o menos, la verdad es que es todo muy impactante, por lo menos para mi.
    Saludos. Cati.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cati para ti y para todo el que va, es alucinante ver incineraciones y los baños purificadores. Aunque no pudimos navegar por el Ganges al menos estuvimos viendo el ambiente, que no es poco, ya ves todo lo que hay por ver. Un saludito guapa!

      Eliminar
  7. Los días que pasamos en Varanasi fueron absolutamente fascinantes. Es como trasladarse a otro mundo, ver esas costumbres tan alejadas de nosotros. Ver el amanecer, las ofrendas al río... maravillosamente diferente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, totalmente diferente, nada que ver con nuestro mundo, por eso es tan sumamente interesante. Volvería mañana mismo, me quedé con ganas de más. Gracias por tu visita ;)

      Eliminar
  8. Vaya maravilla de post, de fotos y de sensaciones. India es otro mundo, ya solo leerte sobrecoge a uno. No sé aún si quiero ir algún allí..... Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero Fran, un viajero tan experimentado como tú ¿cómo que no sabes si quieres ir? estoy segura que te encantará el día que te decidas, es increíble y una experiencia fascinante, anímate! Un abrazo!

      Eliminar
  9. Esta ciudad te tiene que impactar seguro, es imposible que te deje indiferente! Por como nos lo has descrito me he trasladado unos instantes allí, te ha quedado un bonito post y bonitas fotos. Seguro que fue una experiencia inolvidable aunque no pudierais navegar por el río ni ver los ghats pero os empapasteis del ambiente que es lo importante. Por cierto qué majo el guía que te prestara dinero para la propina de la bendición hecha a traición! jejeje. Pero no todo el mundo puede decir que ha sido bendecido por un sacerdote indio a orillas del Ganges! ;-)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ya ves, bendecida por dinero, me parece que eso no es muy místico, pero bueno, tienes razón ;-)
      Llegas a la India y todo impacta mucho, pero Varanasi supera lo que has visto anteriormente. Gracias por pasar por aquí reina!

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Sí Eva, creo que mi viaje más impactante. Un besote :)

      Eliminar
  11. Me ha gustado y, a la vez, impresionado esta entrada. Todo lo que tiene que ver con la India me apasiona, pero es tan impactante que hay que estar preparado. Sin duda, hemos de volver a la India, para mostrarle a nuestra hija mayor su país de origen, pero creo que es un viaje que tendrá que esperar un poco. Tal vez algún día hable de nuestra experiencia por el sur, mucho más llevadero que este caos de imágenes y sensaciones que es Varanasi.
    Maravillosa tu entrada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si me equivoco al decir que es la ciudad más impactante de la India, tanto movimiento alrededor del río, baños purificadores, incineraciones, peregrinos, santones…ciertamente cuando estás allí cuesta asimilar lo que ves, tu mente no da abasto, pero en ningún momento me sentí mal, sino afortunada de estar asistiendo a ese momento, que para mí era extraordinario y para ellos es lo habitual. Me encantaría leer tu experiencia por el sur, debe ser muy interesante, ánimo. Muchas gracias por leerme guapa. Un besote ;)

      Eliminar
  12. Espectacular Varanasi. Vaya "fotozas" te marcas.Sobrecogedoras todas. A ver cual más:)
    Muy gratificante por lo que nos cuentas de esa visita. Espiritualmente por descontado, pero sobre todo, un mar de sensaciones para despertar todos los sentidos. Felicidades :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estar en Varanasi hace que los sentidos trabajen al 100%, te da la sensación a veces de que estás en un sueño, todo es tan diferente, fascinante e impactante que cuesta asimilar, pero en todo caso es una experiencia totalmente recomendable. Gracias por pasar por aquí Carlos :)

      Eliminar
  13. Varanasi fue el lugar que me quedó por conocer del norte de India, por falta de tiempo ... tiene que ser una experiencia única ... tus fotos impresionantes por cierto.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si vuelves por la India que no se te escape, fue lo más intenso de todo el viaje, para mí imprescindible. Yo procuraré volver a ver si no me pillan los ghats inundados. Un saludito y gracias por comentar.

      Eliminar
  14. Mira que la India no me atrae demasiado, pero es cierto que hay dos sitios de este país que siento que tendré que visitar alguna vez en la vida: uno es el Taj Mahal y otro Varanasi. Tiene que ser increíble poder presenciar todo lo que se cuece en Varanasi. Bueno, más que increíble, impactante ver cómo ellos se bañan con total naturalidad en un sitio tan asquerosillo (para nuestro parecer occidental). Entonces nadie se inmuta porque los turistas se queden embobados mirándoles???
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va! la gente va a su bola, pasan de los guiris, como si fuesen invisibles, increíble (no me imagino aquí a los turistas haciendo fotos a la gente por ejemplo en misa o algo así, hasta en eso India es diferente). Si te atraen Varanasi y el Tal Mahal te toca ir a India, pero estoy segura que una vez allí te encantará. Gracias por pasar por aquí :)

      Eliminar
  15. Muy interesante todo y las fotos preciosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Encarni, me alegra mucho que te hayan gustado, Un beso.

      Eliminar
  16. Cuanto más os leo más ganas me entran de ir, sobre todo por las fotos tan espectaculares que sacáis. No obstante tendré que ir mentalizandome aunque tambien es cierto que tengo tiempo porque no está dentro de mis destinos inminentes, pero ... como nunca se sabe donde está la oferta, jeje.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso María, que a mí tres semanas antes de ir a la India me hubiesen dicho que sería mi destino del verano y no me lo hubiese creído, nunca se sabe. Estoy segura de que cuando vayas te va a encantar, el resto no sé, el norte es espectacular. Me alegra que te gusten las fotos. Un saludito y gracias por tu visita.

      Eliminar
  17. Increíble la vida que hay en esa ciudad... una vida que se solapa con la muerte. Espectacular!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto M. Teresa, vida y muerte conviven en Varanasi en un porcentaje bastante elevado, todo bastante impactante, me he quedado con ganas de más. Un saludito y gracias por comentar.

      Eliminar
  18. Desde la distancia azul colombiana un saludo para ti. Gracias por mostrarme el mundo; tu mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Colombia, qué lejos! me alegra que mi humilde blog llegue allí. Gracias a ti por leerme y dejar tu comentario. Un saludo.

      Eliminar
  19. Guauuu¡¡ Pepa que cantidad de contrastes en esta entrada... me encanta esa verdura que cultivan allí, se ve que es totalmente natural, y no, como la de aquí que es de diseño insipida...este país ha sido el único que le ha plantado cara al cpitalismo y ha dicho NO a las semillas transgénicas...y ese palodú lo que me ha recodado cuando yo era pequeña, ¡¡qué rico está¡¡ Preciosa entrada. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isabel Varanasi es un buen broche final en los viajes a la India, todo es más intenso y diferente a lo que estamos acostumbrados por aquí. Las verduras y frutas buenísimas, una pinta estupenda, daban ganas de traerse alguna :)
      Muchas gracias por tu visita guapa. Un besote.

      Eliminar
  20. Veo tu relato y me transporta a la experiencia que tuvimos nosotros en Varanasi al detalle, el maldito Ganges nos dejó sin ver los Ghats como es debido ni montar en barca, una pena, aún así la ciudad rebosa vida por todas partes y merece la pena conocerla.

    ¡Saludotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nos desquitareis José Carlos, quién quita que no volvamos por allí y tengamos más suerte…nunca se sabe. Tienes razón con que a pesar de todo merece la pena conocer la ciudad, es única. Un saludito desde la vecina Cádiz :-)

      Eliminar
  21. El año pasado se nos volvió a escapar, jejeje. Buena parte de nuestros compañeros habituales volvieron o fueron por primera vez a la India, pero... está claro que no tenemos feeling, pero tampoco nos vamos a obsesionar. Realmente tiene que ser una experiencia impactante encontrarse entre tantísima gente, y seguro que por muchas veces que lo hayamos visto, estar allí no puede ser comparable. Un lujo de imagenes.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya caerá! es cuestión de tiempo…y sí, es toda una experiencia estar en Varanasi, desde que llegas hasta que te vas no dejas de sorprenderte, toda la India es así, pero Varanasi más. Muchas gracias por tus palabras :-)

      Eliminar
  22. Guauuu... Me he quedado súper impactada con lo de la cremación, no tenía ni idea! Por un momento he pensado que sería otra cosa, no sé... Qué cantidad de tradiciones desconozco!
    Por otro lado, a mí tampoco me inspira mucha confianza el agua del Ganges, ni sagrada ni nada jejeje. Y vaya mosquitos! Poco más y son del tamaño de las vacas jajaja.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Aran, mira que no me pican, pero ves esos mosquitos tan enormes y acojinan, jaja. Eso de ver una cremación en directo deja huella, India es así. Muchas gracias por tu comentario guapa!

      Eliminar
  23. Magnifico reportaje, con él hemos recordado lo impresionante que es este país.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo es. antes de ir me leí de nuevo vuestras entradas y me moría de ganas de estar ya allí, un país fascinante sin duda, Gracias por vuestra visita ;-)

      Eliminar
  24. El reportaje es maravilloso. ¿Lo ves? Tu deseas ir a China y a la Gran Muralla y yo, lamentablemente, todavía no he estado en India; y en parte la culpa la tienes tu por este gran artículo, que parece que me has llevado hasta allí.... La foto de ese hombre (no me atrevo a llamarle anciano) con un cubo en la mano y vestido con un simple "taparabos" es alucinante...
    Salud, ciudadanos viajeros...
    PD.- Me disculpo, y ya lo he arreglado, porque me dado cuenta que no os tenía en el blogroll de mi blog. Imperdonable....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es inevitable querer ir a los destinos pendientes, esto es un vicio! Ese hombre se tiró un buen rato con su ritual de abluciones, rezos…me hubiese quedado allí observándole hasta que se fuese, pero aunque ellos ignoren al turista da pudor mirar un acto tan íntimo como puede ser ese. En cuanto al tema del blogroll gracias por incluirme, yo de vez en cuando lo renuevo, pero siempre tengo faltas, así que no te preocupes que es normal. Un saludo y muchísimas gracias por pasar por aquí :-)

      Eliminar
  25. Me ha encantado esta entrada. Suelen gustarme mucho todas tus entradas pero se puede ver que en Varanasi habéis disfrutado y os ha impresionado muchísimo. Las fotos son maravillosas. Ya sabes que me gustan mucho las fotos de la gente de los lugares, y estas fotos son absolutamente maravillosas y un documento gráfico de gran valor. Trasmiten la fuerza, la vida, la muerte, el contraste y parece que hasta huelen... son realmente impresionantes. Me has dado una envidia (sana)! me entran ganas de irme para allá a hacer fotos ahora mismo. Poder participar de los rituales, presenciar como queman a una persona, la llegada de los peregrinos y sus baños sagrados.... no sé, todo es único!!
    Ah, y con lo que me gustan a mí los mapas, ese mapa gigante de mármol tiene que ser inolvidable.
    Sin duda, una entrada muy interesante que refleja muy bien vuestro entusiasmo y lo emocionante de este viaje a La India!!!

    Siempre es un placer pasarse por tu espacio. Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Trini. La India es el paraíso para los que nos gusta fotografiar lo cotidiano, no te ponen mala cara y además les encanta posar, una pasada. Varanasi realmente es único e impactante, estoy segura que pronto estarás por allí haciendo fotos. Un abrazo!!

      Eliminar
  26. Me ha encantado la definición del "mayor baño del mundo". por cierto, sabes mas o menos a que hora son las ceremonias en los ghats que comentas? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Overseas no recuerdo bien, pero juraría que eran las ocho de la tarde o cosa así, las hacen a diario. Eso de llegar y ver a tanta gente bañándose,lavándose los dientes, cambiándose de ropa…es algo realmente increíble. Gracias por pasar por aquí y dejarme tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  27. Bonito blog! Tienes una nueva seguidora! Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias "Se trata de viajar", yo también te sigo :-)

      Eliminar
  28. Impresionante relato, Pepa.
    Impresionantes fotos
    Impresionantes vivencias.
    Nos ha encantado muchísimo y esperamos tomar buena nota para nuestro viaje.
    Un beso de Esperanza y José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de ver vuestro mensaje!! a buenas horas, desde ese viaje habéis recorrido muchas millas. Un besote!!

      Eliminar
  29. Pepa, poco a poco, estoy leyendo tus post sobre la India. Como siempre, me gusta mucho tu forma de contarlo y, por supuesto, las fotos, impresionantes. Es que, casi a no tener vacaciones, nos hemos liado la manta a la cabeza y nos vamos a la Indiaaaa. A dos meses escasos de irnos, me entran los nerviosillos ya que vamos por libre y encima alquilamos un coche para ir a nuestro aire. Tenemos a la family en pie de guerra ya que dicen que vamos a tener problemas pero...ya está todo cerrado. Por esto voy mirando todos tus post, siempre muy interesantes. Si tienes alguna recomendación, para bién o para mal, dímelo, soy todo oídos.
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! pues no sabes la envidia que me das al ir por libre; nosotros nos decidimos unos días antes y o era organizado o nada, aparte que ya por libre nos salía carísimo. No nos tuvimos que preocupar de nada, pero viajar así no es lo nuestro, cuando lo hagamos, será por libre, lo que no sé si me atrevería es a conducir, jeje, las carreteras indias son muy heavys con las vacas y lo que no son vacas, pero con cuidado seguro que disfrutáis de la experiencia, no conozco a nadie que haya ido así, así que estaré deseando leerte. Estoy segura de que India te va a gustar porque es un país fascinante, me pareció precioso a nivel monumental, totalmente diferente, con mucho color...sí, verás cosas que no te van a gustar, la pobreza está ahí, gente que os va a intentar timar...pero a pesar de eso, a mi al menos, India me ha enamorado. Tengo que volver a recorrer el Rajastán, solo fuimos a Jaipur, y me gustaría volver a Varanasi, la ciudad más peculiar del mundo, me atrevería a decir. Al sur también le tengo ganas, pero el norte desde ya te digo que es espectacular. Cualquier cosa que me quieras preguntar aquí estoy. Te queda ya poco, me mola mucho la fase de preparativos, esa etapa de nervios e ilusión. Un abrazo y gracias por leerme!!

      Eliminar

Deja aquí tu comentario. Gracias