01 enero 2014

Khajuraho y sus templos

Cuando llegamos al hotel de Khajuraho nos esperaba un guía mientras nos acompañaba al hotel,  nos ofreció una excursión para el día siguiente muy temprano para ver las Cataratas de Raneh. El precio era 25 € cada uno e íbamos en un todoterreno abierto. A los cuatro nos pareció bien y aceptamos. Después volveríamos a desayunar al hotel y a ducharnos (lo del calor húmedo hace que cada vez que pases por el hotel te duches) y ya a visitar los Templos de Khajuraho.

Madrugamos y a eso de las seis de la mañana pusimos rumbo a Raneh Falls, que están a 19 kms. de Khajuraho. El camino muy entretenido, mucha gente en la carretera y vimos algo que aunque había leído no deja de sorprenderme, bastante gente haciendo sus necesidades mayores al borde de los carriles y veredas; lo sorprendente es que se ve que lo ven con la naturalidad que se debería ver, para nada buscan la privacidad, porque los mismo les daría meterse un poquito en el sembrado, pero no…fuimos testigos de varias estampas bastante extrañas para los occidentales. Aparte de esto ya había mucha gente en las carreteras, vacas, búfalas…lo habitual desde que llegamos a la India. La carretera era sin asfaltar pero relativamente buena. En los márgenes se veían casitas humildes con una bomba de agua en la puerta, algún animal amarrado y ropa tendida.
Llegamos al destino y hay que hacer un pequeño trecho a pie hasta llegar a las cataratas que se encuentran en el río Ken (afluente del Yamuna que discurre por los estados de Madhya Pradesh y Uttar Pradesh). Hay un cañón excavado en el  granito con colores muy llamativos rosa, rojo y gris. Durante el monzón, la época en que fuimos están en pleno apogeo con unas caídas de agua impresionantes. 
El guía nos enseñó un árbol muy curioso porque tiene la savia roja.
Como podéis ver en las fotos y vídeos la excursión mereció la pena a pesar de sudar como pollos (lo que peor llevaba era el calor al amanecer y por la noche).
A la vuelta fuimos parando para hacer algunas fotos. Entramos a la casa de una familia que tenían dos hijos pequeños; la señora estaba haciendo mantequilla en un caldero metálico para venderla después; dos horas nos dijo que tardaba en batir la leche hasta obtener la consistencia de la mantequilla. El marido andaba por allí arreglando una especie de cama pequeña y los niños mirándonos con curiosidad. Tenían una casa pequeña y un campo cultivado con un espantapájaros bastante bien conseguido. Al principio me daba apuro entrar, sentía que podía estar invadiendo su intimidad, pero son gente tan extremadamente amable que hacen que te sientas como en tu casa. Estuvimos un buen rato con ellos hasta que hubo que seguir.
La señora salió a despedirnos, sigo pensando que lo mejor de la India es su gente.
Vimos búfalas y vacas metidas en grandes charcas.
Esto es lo que nos encontrábamos en la carretera


Al volver a la ciudad ya era la hora en que los niños y niñas se dirigían al colegio. Van todos uniformados.
Llegamos al hotel desayuno ducha rápida y a la van que nos llevaran a los templos, no sin antes despedirnos de su atento portero.

Khajuraho es la antigua capital de la dinastía rajputa de los Chandela, que crearon este reino hacia el siglo VII. A pesar de su escaso poder este linaje vivió su época de gloria entre los siglos X y XIII. Durante este período florecieron los famosos templos que representan un magnífico ejemplo de arte indoario y fueron declarados por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en 1986. Llegó a haber unos 80 templos de los que quedan 22 en buen estado de conservación repartidos en tres grupos.
Al encontrarse en una zona poco habitual para la construcción de templos por estar bastante lejos del Ganges, consiguieron sobrevivir a la destrucción de elementos hinduistas llevada a cabo por el imperio mogol-musulman. Fueron quedando ocultos entre la vegetación hasta que fueron descubiertos por el capitáj I. S. Burt, ingeniero del ejército británico, a mediados del siglo XIX; pertenecen a dos religiones: hinduismo y jainismo.
Más que la arquitectura lo que destaca es el trabajo de la escultura. Se tratan todos los temas: vida de los reyes, reinas, divinidades, guerreros, la lujuria, el aseo siempre con un toque de ironía y de burla.
Están situados sobre plataformas elevadas muy anchas pensadas para los fieles pasearan a su alrededor antes de entrar a rezar. Están orientados según los puntos cardinales estando la entrada en dirección Este para facilitar la entrada de la primera luz solar. Están construido en granito y sus paredes son onduladas, formadas por numerosos salientes. Todos tienen un porche de entrada, una sala hipóstila, un vestíbulo y una cella. En el exterior destacan las torres con caballetes o “shikharas” de diferentes alturas y que representan a la montaña cósmica, al centro del universo.
Hay cinco temas principales en los impresionantes relieves:
  • escenas de caza y de guerra con animales fabulosos
  • escenas de los dioses: reencarnación de Visnú, manifestaciones de Siva, representaciones de Ganesh, Parvati…
  • escenas eróticas: con zoofilia, escenas del culto tántrico y de sexo
  • vida cotidiana en la corte: escenas de baile y música…
  • dibujos geométricos y florales.
No se sabe muy bien cual es el motivo de la decoración erótica de estos templos y hay teorías diversas: para enseñar las artes amatorias a los jóvenes, porque los templos estaban dedicados al matrimonio entre Shiva y Parvati y hasta que las escenas amatorias protegía a los malos espíritus y a los rayos. Sea lo que sea realmente estos templos son para ver con mucho detenimiento, el nivel de detalle es impresionante.
Nosotros visitamos los Templos del grupo Oeste, que son los más importantes y los del grupo Este, que tiene siete templos y cuatro de ellos son jainistas.
El primero que visitamos en el Templo Varaha, de pequeño tamaño: Tiene una estatua del dios Varaha, tercera reencarnación de Visnú, en forma de jabalí. Fue construido entro los años 900 y 925. Según la leyenda el demonio enterró a la diosa de la Tierra bajo tierra y Visnú se transformó en jabalí para rastrear en qué lugar había sido enterrada.
Justo enfrente está el Templo de Laskmana, el mejor conservado y construido en el 954; está dedicado a Visnú y defendido por un grifo, emblema de la dinastía chandela. Está construido sobre una plataforma de tres metros y se accede por una escalera. Hay que descalzarse para acceder a cada templo. Las esculturas representan escenas de la vida cotidiana, de guerra y eróticas.
Estos relieves son los más representados en los imanes que venden de recuerdo y están en el Templo Kandariya Mahadeva. Digo yo que para estas posturas el personal practicaría como mínimo yoga a un nivel avanzado, jeje.
Los templos con banderas están activos
Así pasamos toda la mañana de templo en templo. Son impresionantes, una pena que tuviésemos hora para llegar al aeropuerto porque los templos si los ves con detalle se llevan mucho tiempo. Están muy bien cuidados y afortunadamente no había mucha gente. Nos encontramos a un grupo de personas que estaban visitando los templos y estuvieron un rato mirándonos como si nunca hubiesen visto occidentales, y por supuesto querían hacerse fotos y que se las hiciéramos.
La comida la hicimos en el camino. Nuestras compañeras la llevaban incluidas y nosotros no, pero como no teníamos mucha hambre con una cervecita fresca y un picoteo ligero nos apañamos. Llegamos al aeropuerto para ir destino Benarés con Air Asia. El aeropuerto es pequeño, pero hay que saber que primero tienes que pasar por un sitio en el que te precintan la maleta y a partir de ahí aunque la maleta sigue contigo un rato ya no puedes abrirla. Después a la cola de facturación, te la pesan y le ponen la pegatina localizadora y a esperar el embarque. El vuelo muy bien, nos dieron una bebida y unos frutos secos y aterrizamos sin el menor problema. Ya estábamos en Benarés o Vanarasi, otro de los sitios que más interés tenía en visitar. Íbamos a estar solamente esa tarde y el día siguiente hasta la tarde que cogeríamos de nuevo un vuelo a Nueva Delhi. Al llegar nos esperaba un guía para llevarnos hasta el hotel de Benarés y nos dio una mala noticia: el Ganges estaba desbordado por el monzón, habían prohibido las navegaciones de los barcos por el río y la zona de la ciudad próxima a las orillas estaba inundada. El hombre nos ofreció alternativas, pero mi santo y yo que no, que queríamos ver lo que se cocía en Benarés, con inundación o sin ella, nos parecía un sitio demasiado interesante para ya que estábamos allí no verlo. Pero bueno, eso ya es parte de otra entrada, la verdad es que nos quedamos un poco chafados, aunque comprobamos al día siguiente que la actividad santa de Varanasi no cesa en ninguna circunstancia. Hasta la próxima entrada india, que será la última porque estamos llegando al final del viaje.
Namasté amigos!



  

35 comentarios:

  1. Cuando nosotros estuvimos en las cataratas Raneh no habíani una gota de agua y así y todo me gustó ver el impresionante cañón. Debe ser espectacular verlas en todo su esplendor. Es una excursión que se complementa muy bien con la visita de los templos, muy recomendable.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. M. Teresa el guía nos dijo que si no era época de monzón estaban totalmente vacía y me costaba trabajo creerle. Como bien dices es una visita que se puede hacer muy bien antes de ir a los templos. Gracias por tu visita y Feliz año guapa!

      Eliminar
  2. Sorprende como en aquella época mientras en Europa causaban escándalo los desnudos y era impensable hablar abiertamente de sexo, en la India se construyeran estos templos con unas imágenes tan explícitas. Y es que si algo caracteriza a esta cultura es la naturalidad con la que viven cada uno de los aspectos de la vida. Si lugar a dudas, unos templos y un entorno que son visita obligada para cualquiera persona que decida visitar India. Un abrazo, viajeros !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí sorprende mucho la temática de estos templos, hay más tipos de relieves, pero obviamente los guías insisten en los eróticos, que parecen ser los más llamativos, A mí me parece una parada imprescindible en la India, son realmente impresionantes. Muchas gracias por tu visita y Feliz año!! :-)

      Eliminar
  3. ¡Qué chulas las cataratas! No es la típica imagen que te viene a la mente cuando piensas en India, con lo que imagino que es todavía más sorprendente. Al igual que ver a las personas haciendo sus necesidades en las carreteras sin ningún tipo de pudor. Será cosa de los occidentales que hemos convertido algo natural en algo obsceno, como pasa en China con los eructos o los escupitajos... Tengo ganas de ver vuestra experiencia en Vanarasi aunque no estuviera en las mejores condiciones :(

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anna las cataratas me sorprendieron mucho, el resto del año que no hay monzón están secas, así que tuvimos la suerte de verlas en pleno apogeo. Las costumbres en esos países con culturas diferentes son bastante curiosas para nosotros. Lo de los escupitajos de China creo que que llevaría bastante mal (y juro que no soy escrupulosa, pero eso me supera, ja ja ja). Varanasi fue algo increíble, a ver si me pongo con la entrada. Un besote guapa y gracias por visitarme :-)

      Eliminar
  4. Sorprendentes imágenes ... unos retratos buenísimos y unos templo un tanto sexuales no ? jejejeje ... las cataratas una pasada, en directo deben de ser un rugir increíble.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bastante explícitos sí, no se cortan a la hora de representar detalles. Las cataratas son un espectáculo visual y acústico, impresionante oír la fuerza del agua. Muchísimas gracias por tu comentario. Un saludito ;-)

      Eliminar
  5. Como dice Anna, lo de las cataratas no es lo típico que piensas cuando piensas en India, pero por eso es aún más bonito.
    Me he quedado fascinada con los templos, ahora que estoy estudiando historia del arte estos no sabría por dónde cogerlos jajaja. Y los relieves... Sí, coincido contigo, ahí se les da bien el yoga :P
    Los uniformes de clase parecen cómodos, nada que ver con los de aquí!

    Un abrazo!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No eé en la carrera especifica de arte, pero en la mía que dos años estudié arte para nada tocábamos el arte hindú, japonés, chino…antes de ir a la India tuve que leer un poco de su arte porque lo desconocía prácticamente todo. Algún día intentaré convalidar algunas de mis asignaturas y licenciarme en arte, me encanta! Un abrazo y gracias por pasar por aquí!

      Eliminar
  6. Te faltó poner los dos rombos.
    Sensacional el post, más ganas de ir a la India.
    Pendiente cervecita,
    El LoBo BoBo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me ha dicho un pajarito que te vas a China, enhorabuena, otro de mis destinos pendientes y deseados. Khajuraho es increíble, hay que ir, así que anótalo para cuando vayas por aquellos lares. Un saludito desde la presierra. Y sí pendiente, avisad y me apunto!

      Eliminar
  7. Los templos indios no dejan de sorprenderme, son realmente impresionantes. No me imagino lo que tiene ser verlos en persona!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues alucinante, estos en concreto merecen bastante tiempo, tienen tanto que ver! Eso sí, hacía muuuucha calor, pero bueno, ante tanta maravilla se lleva mejor. Muchas gracias por pasar por aquí. Un besote Vero :-)

      Eliminar
  8. Impresionante tanto el templo como las cataratas!!! El templo super recargado de detalles, no te creas que no tiene que ser laborioso..jeje. Con la temática de las figuritas ya no me meto..jeje Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pensaba yo! que vaya trabajazo se pegaron en cae templo, impresionante de verdad. Gracias por comentar Xipo, un abrazo!

      Eliminar
  9. Otro espectacular día con la visita a los templos y también con las cataratas; muy bonitas todas las fotos. Esperando la continuación del viaje.
    Saludos. Cati.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cati en la India cada día es increíble, siempre te sorprende. Ya queda poco del viaje, me quedé con ganas de más, ya volveré. Gracias por pasar por aquí! Un saludito.

      Eliminar
  10. Hola Caliope.

    La verdad es que necesito regresar a India para hacer tu viaje. Todo lo que nos cuentas en cada uno de tus artículos es verdaderamente sorprendente. Menudo templos nos has presentado en este y llama especialmente la atención esas esculturas con tanto sexo. Te imaginas eso aquí hace 50 años?

    Esperamos ansiosamente tu visita a Benarés, esperemos que sin inundación, chiquilla. Espero leer que salísteis vivos de allí tras el paso del monzón.

    Un abrazote grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo volvería a hacer tu viaje, a ver los parques y ver tigres de bengala, je je je. Pero sí, la verdad es que mi viaje ha sido corto pero muy acertado en cuanto a los sitios que hemos visitados, aunque hay muuuucho más que ver y bueno, pero bueno, no se puede abarcar todo en una única visita, habrá que volver.
      Los templos de temática kamasutra hace 50 años los habrían quemado aquí, jejeje. Benarés fue la última parada, así que ya queda poco. Un abrazo y gracias por pasar por este rinconcito.

      Eliminar
  11. Fantástico trabajo amiga, me ha encantado, tantos las fotos como el relato. Entran ganas de visitar esos mágicos lugares!!:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venga Fran a poner India en tu lista de destinos, merece mucho la pena. Gracias por leerme, un saludito desde aquí al lado ;-)

      Eliminar
  12. Pues para sólo tener una mañana la aprovechasteis la mar de bien.
    Las cataratas parecen muy chulas. Imagino que con tanta agua debe ser impresionante y no es un lugar muy conocido, ¿no? O al menos yo no había leído de ellas.
    Los templos se ven chulos también, aunque de éstos si que había visto fotos... ¿Y eso de poneros a hacer yoga justo después de decir que, en base a las esculturas, el personal de la época practicaría yoga a nivel avanzado? jajaja...
    Muy buena la entrada. Me ha gustado mucho.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Helena practicando yoga a ver si se alcanza ese grado de elasticidad :-)
      Las cataratas muy chulas, yo tampoco había oído hablar de ellas por eso cuando nos lo propusieron no lo pensamos, merecen la pena. Gracias por tu visita ;.)

      Eliminar
  13. A nosotros también nos encantó Khajuraho y le dedicamos una entrada en nuestro blog. Nos seguimos por twitter y face si quieres!
    http://milviatges.com/es/2013/khajuraho-els-temples-hinduistes-del-kamasutra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jordi, ya te sigo :-) Realmente son unos templos impresionantes, me gustaron mucho. Gracias por pasar por aquí. Un saludito.

      Eliminar
  14. Aurelio Sánchez Mariscal11 de enero de 2014, 10:56

    Magnificas fotografías y comentarios, no me podía imaginar que existiesen tantos templos y tan bonitos en la India, merece la pena ver todas tus entradas para acercarse a sitios que no puede uno visitar. Gracias Pepa.

    ResponderEliminar
  15. No había leído tu entrada hasta hoy y me quedo impresionada con tu relato y con las fotografías tan evocadoras, tanto de los templos (¡vaya con las posturitas! :-)) como con los rostros de la gente, las sonrisas, las miradas. La India es fascinante. Un viaje que nunca termina. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todas las entradas repito que de los sitios que vamos visitando me gusta tanto los monumentos como la gente que nos encontramos, todos nos regalan sonrisas y amabilidad y eso no tiene precio. Me alegra que te haya gustado la entrada, todo un honor que me leas. Un abrazo :)

      Eliminar
  16. Nosotros no fuimos porque en esas fechas no había agua y nos dijeron que no merecía la pena la visita, pero desde luego las Raneh Falls son una maravilla. Los templos de Khajuraho sorprenden, aunque yo me esperaba unas figuras algo más grandes, la mayoría son pequeñas, aunque desde luego muy explícitas xD

    Saludotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensaba que habías ido en época de monzón; sin agua deben perder bastante, pero con agua son preciosas. Los templos me gustaron, diferentes a lo que había visto, pero es curioso, también pensaba que las figuras eran más grandes, aunque como dices a explícitas no le gana ningún manual ilustrado de sexo, je je. Un abrazo :-)

      Eliminar
  17. Para nuestra mentalidad occidental debe ser un gran choque ver que ellos no se ocultan para cosas que aquí las llevamos en la más absoluta intimidad.
    Y más que eróticas, las figuras de los templos parecen sacadas de una película porno!! :-O
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te quedas un poco en shock cuando ves eso por el camino, pero bueno, ellos tan naturales. Las escenas de los templos son de un explícito alucinante, je je, hay para todos los gustos. Un abrazo :-)

      Eliminar
  18. Me ha gustado mucho el recorrido previo, (no porque los templos no estén bien, sino porque hemos visto muchas imágenes de una amiga), que no conocía para nada. Y, claro, las de gente. No cansan, me parecen fascinantes.
    Los templos, mas allá del cachondeo, son auténticos libros en piedra. Un proeza arquitectónica y decorativa, ante las que, espero, nos encontraremos algún día.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cataratas también eran desconocidas para mí, me alegré mucho de haber ido. En India me he aprovechado haciéndole fotos a la gente, todos querían posar y sonreían, y si no le hacías foto a alguno iban a buscarte, una maravilla! Los templos son como documentales, muy educativos, je je. Un saludo y gracias por comentar. Un abrazo ;)

      Eliminar

Deja aquí tu comentario. Gracias