12 mayo 2013

Egipto III: Templos de Horus en Edfú y Templo de Sobek y Haroeris en Kom Ombo


Lunes, 25 de Abril
Ese día tuvimos el privilegio de que nos levantaran a las siete de la mañana; teniendo en cuenta que el día antes el despertador sonó a las 4:30 de la madrugada, y al día siguiente nos tocaba abandonar la cama a las 3:00 de la mañana, las 7:00 equivalía a media mañana!
Me levanté tempranito y antes del desayuno me fui a la cubierta de la motonave a hacer fotos. Estábamos en Edfú y el plan era ir en calesa hasta el Templo de Horus. En Edfú hay mucha gente que se gana la vida con este peculiar medio de transporte; la mayoría están viejas y desvencijadas, pero las hay también muy bien cuidadas. Al estar todas las motonaves en el mismo sitio las calesas acuden en masa a la zona y es un espectáculo ver concentrados tantos coches de caballos con sus respectivos cocheros.
Diptic
Diptic
Diptic
Diptic
Diptic
Conforme vas saliendo de la motonave te asignan una calesa en la que vas y vienes del templo. A nosotros nos tocó la de un chaval joven simpático con un caballo con algún tipo de problema que hizo que llegáramos los últimos, pero bien. Evidentemente te piden la cámara, te hacen fotos, te preguntan tu nombre, tu equipo de futbol…y aunque es un servicio que ya tienes pagado e incluso teníamos dada la propina, después te piden más; el nuestro además pedía para llevar al veterinario al caballo, ya puestos…
Diptic
Llegamos al templo y para variar por cada turista hay unos cuantos vendedores que te rodean y te dicen que a la vuelta tienes que ir a su tienda. No se les puede decir que sí, porque eso equivale a “sí, iré y te compraré media tienda al precio que quieras”. A nosotros nos persiguió un chaval al que yo no le daba bola, pero mi santo por quitárselo de encima le dijo que vale, que a la salida (no creas que no se van a acordar de ti, a la salida te están esperando). En fin, una vez que apalabras la visita con alguien, el resto ya te deja en paz. De todos modos insisto que por muy pesados que sean con un “no gracias” repetido algunas veces y una sonrisa te dejan en paz, pero su trabajo es insistir hasta que le dices que sí.
Llegamos al recinto, nos dan las entradas y pasamos por un arco de seguridad. Hemos pasado por unos cuantos ya, en cada templo hay uno; puede ocurrir que pite sin parar y nadie haga caso de porqué pita o que simplemente esté de adorno y me temo que ni siquiera funcionan, pero bueno, hay que pasar por ellos para entrar a los templos, ya si son o no efectivos, es otro tema.
Edfú está a 105 kilómetros al norte de Asuan y 90 kilómetros al sur de Luxor y allí está el templo ptolemaico de Horus, uno de los que se erigieron en época helenística (junto a Dendera, Esna, Kom Ombo y Filae); se comenzó a construir en el 237 a.C. durante el reinado de Ptolomeo III y es el que mejor se conserva de todo Egipto, es realmente impresionante; fue diseñado por Imhotep en estilo faraónico clásico y se terminó en el 57 a.C. bajo el reinado de Ptolomeo VII. Los de Karnak y Luxor me dejaron sin habla porque son los que más estudié en mi momento y fueron los primeros que vi en directo, pero éste me pareció maravilloso, muy bien conservado, es increíble que esté así de bien. Su buen estado se debe a que estuvo enterrado durante siglos por las arenas del desierto hasta que en 1860 el egiptólogo Auguste Mariette empezó a desenterrarlo. Eso sí, las estancias interiores están bastante ennegrecidas porque en su momento los cristianos hicieron hogueras en el templo.
Plantas del templo
Imagen 12-05-13 a las
10.47 (1)
Fuente: Wikipedia
Imagen 12-05-13 a las
10.54
Fuente Artehistoria
El primer pilono tiene delante las esculturas de dos halcones, Horus, preciosas.
Diptic
Sus relieves representan a Ptolomeo VII entregando prisioneros de guerra a Horus y a Hathor. Tras pasar el primer pilono hay un patio rodeado de columnas por tres de sus cuatro lados. Desde ahí se accede a la primera sala hipóstila; una escultura de Horus con la doble corona en granito custodia la entrada.
Imagen 12-05-13 a las
21.32
Foto de Mariquina Sánchez Ortiz de Landaluce
Diptic
Diptic
Diptic
Diptic
Las paredes del pilono en su parte trasera tienen relieves que representan la celebración anual de la Fiesta del Bello Encuentro, donde la estatua de Horus se unía con la de Hathor que venía desde el Templo de Dendera.
La primera sala hipóstila tiene 12 columnas; a cada lado hay dos salas: la de la derecha estaba destinada a la purificación de los sacerdotes y la de la izquierda era una biblioteca donde estaban los textos para las celebraciones de las ceremonias.
La segunda sala hipóstila es la parte más antigua del templo y también tiene 12 columnas con decoración vegetal en su parte inferior y la disposición es igual a la sala anterior, cuatro grupo de tres columnas. Tiene alrededor cuatro salas; una era el laboratorio donde preparaban los perfumes y las recetas pueden verse en los relieves de las paredes; las otras tres eran la cámara del Nilo, la del tesoro y la de las ofrendas.
Diptic
Diptic
Diptic
Diptic
Diptic

Casi al final está la Capilla de la Barca Sagrada; la barca (es una réplica, la original está en el Museo del Louvre), apoyada sobre un pedestal pétreo, presenta un mascarón de proa y popa con la imagen de la mujer de Horus, la diosa Hathor, impresionante, volví una y otra vez a contemplarla, cada vez que se quedaba sin gente allí estaba yo, me pareció un sitio mágico. Alrededor de esta sala hay otras más pequeñas repletas de interesantes relieves donde puedes estar horas mirando, pero el tiempo manda y hay que ir más deprisa de lo deseado.
Diptic
Cuando llegamos al templo estábamos solos, pero cuando nos fuimos ya había bastante gente, aunque se podía ver sin problemas de masificación. Llegó una excursión de niños egipcios y cuando salí las maestras estaban intentando poner orden, jeje.
Diptic
Exterior del templo
Diptic
Diptic
Mi santo fotografió este pajarito que parece que está emulando a los antiguos egipcios :)
Diptic
Fuera del templo está la llamada Casa del Nacimiento, cerrada al menos el día que nosotros lo visitamos y en la que hay unos relieves de Horus amamantado por su madre Isis, no los pudimos ver.
Diptic
Allí nos estaba esperando nuestro pesado vendedor, que ya no nos dejó ni por un momento, ¿os hago una foto?, venga, os hago una foto a los dos juntos…de verdad que tengo infinita paciencia porque entiendo que se están buscando la vida, pero aun no había terminado de ver la Casa del Nacimiento y quería estar tranquila disfrutando de lo que veía, pero no, ya no era posible (¡¡menos mal que no entran a los templos!! Hice las fotos ya cabreadilla con la insistencia del tipo, joer que sí, que voy a ir a tu tienda, pero déjame en paz hasta entonces. Por fin llegamos a la tienda y todo era feo con avaricia, hasta algo tan simple como los escarabeos, que quería comprar unos cuantos para regalar, estaban tan mal hechos que ni gratis me los hubiese llevado; bueno vale, decido comprar unos cuantos imanes a pesar de que eran horrorositos…le pregunto cuanto valen y me dice que poco más o menos que 10 € cada uno ¿¿??, ahí ya mi cabreo pasó a estar cuasi en el máximo nivel ¿nos ves cara de gilipollas? No hijo, no, 1 € y andando que encima de feos estaban mal hechos…entonces sucede que ellos se hacen los ofendidísimos, mucho más que tú y el tipo que no bajaba ni un duro y yo que vale, que ya no le compro, porque una cosa es que intenten medio engañarte y otra cosa era lo que este hombre pretendía sacarnos, así que salimos de la tienda perseguidos por el mosca cojonera todo el rato diciéndonos que no habíamos cumplido con nuestra palabra de comprarle…que lo habíamos engañado, que bla bla, bla…nos montamos en la calesa y mientras salimos y no, allí estuvo dándonos la tabarra, le expliqué por última vez que ya no le iba a comprar nada porque había intentado estafarme y entonces me dijo “tú muy mal ehhh” a grito pelao; nosotros ya optamos por pasar y a nuestra bola, aunque el muchacho siguió gritando aun cuando la calesa salió por fin de allí. Tengo que decir que es el único episodio medio desagradable con los vendedores egipcios, el resto te intenta vender y si les dices tres veces no, dejan de insistir.
El paseo en calesa hasta el barco muy entretenido, ver cómo viven los egipcios es siempre curioso y no te cansas de mirar, pues todo es diferente. Había unos cuantos negocios de fotocopiadoras todos juntos con unas máquinas del año catapún, las terrazas con las alfombras tendidas, un mercado ambulante por el que me hubiese encantado pasear, las mujeres con los niños, los más imaginativos híbridos motos-bicis-carros, los escaparates con las últimas tendencias en moda de vestidos de boda…faltan ojos para poder captar cada estampa que te ofrece la vida cotidiana de los egipcios.
Diptic
Diptic
Diptic
Diptic
Llegamos al barco para navegar hasta nuestra siguiente parada; hoy la comida es en la cubierta, una pasada comer navegando el Nilo, un lujo. Desde que llegamos nos fuimos a cervecear a la cubierta del barco, me llevo las guías pero es difícil leer, me atrapa la estampa que nos ofrecen las verdes riberas del Nilo con su ganado y sus gentes cultivando la tierra con rudimentarios arados y pescando en sus barquitas; pasamos por bastantes zonas con restos arqueológicos de cierta entidad, una pena no poder parar y visitarlas.
Diptic
Diptic
Diptic
Diptic
Diptic
Diptic
Diptic
La comida en cubierta con Fermín, Ramona (saludos si nos estáis leyendo) y otros compañeros de viaje, muy agradable.
Seguimos navegando hasta llegar al templo de Sobek y Haoeris (Kom Ombo); son alucinantes las vistas de este templo grecorromano desde el barco, muy emocionante.
Diptic
El templo tiene dos mitades simétricas, una dedicada al dios cocodrilo Sobek y otra dedicada a Haoeris o Horus el Viejo, el dios doctor que atraía a multitud de peregrinos con la esperanza de ser curados de sus dolencias y hay relieves que muestran el material quirúrgico del que disponían, incluso para hacer trepanaciones y según nuestro guía hay representados regímenes para conservar la línea y no engordar. El que esté tan cerca del río ha propiciado que perdiera un pilono y un patio delantero, así que no ofrece la estampa clásica de los templos.
Diptic
Diptic
Diptic
Diptic
Diptic
Imagen 12-05-13 a las
21.36
Foto de Mariquina Sánchez Ortiz de Landaluce

También tiene el templo un “Nilómetro”, una especie de pozo que usaban para medir el agua y predecir las crecidas del río.
Diptic
Cerca del templo hay un museo de cocodrilos momificados en el que no nos dio tiempo entrar.
De vuelta al barco pudimos seguir disfrutando un ratito de las vistas del templo. Pasamos por la zona de tiendas, pero esta vez no insistieron nada en que les compráramos, igual era la hora, pero sorprendentemente no nos ofrecieron nada; sacamos unos bolis para dar a los niños y vinieron unos cuantos, todos muy simpáticos y agradecidos, incluso uno me regaló una pulsera. La cosa es que llegó un poli de esos turísticos a preguntar si nos estaban molestando, le dijimos que no, de todos modos los niños se fueron y fue entonces cuando el poli también nos pidió bolis, increíble!
Imagen 12-05-13 a las
21.40
Foto de Mariquina Sánchez Ortiz de Landaluce

Diptic
Vimos atardecer y anochecer en la cubierta del barco, sin palabras, una maravilla.
Diptic
Diptic
Esa noche era la fiesta de la chilaba, que no tuvo mucho eco porque entre otras cosas al día siguiente nos levantaban a las tres de la madrugada para ir a Abu Simbel y el personal después de cenar y tras una copa en el bar del barco se fue a dormir aunque fuese un par de horas.

Otros relatos #postamigos
Image and video hosting by TinyPic
Viajar Code: Edfú y Kom Ombo

46 comentarios:

  1. Jo, que suerte fotografiar la estatua de Horus sin gente U.U yo no pude...y encima no estaba mi novio (que enfermó), así queme busqué la vida para hacerle la foto xD

    Veo que vuestro paseo en calesa fue mas bonito que el que realizaron mis compis de viaje en Luxor (por lo que me contaron).

    Ais, flaqueaste con ese vendedor xD bueno, tiene que haber de todo en todos los lados...os tocó el que se rebota :S

    Te enlazó en el blog ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que es una pasada llegar a los templos y que no haya nadie. Ya he leído en tu blob que a varios de tu grupo les dio el mal de Tutankamon, nosotros nos libramos, menos mal, debe ser chungo estando de viaje, y encima tu novio se quedó sin ver estos templos tan estupendos. El paseo en calesa la verdad que fue curioso, ver la vida cotidiana egipcia desde ahí tiene su puntito.
      Un besote y gracias por enlazarme y por pasar por aqui :)

      Eliminar
  2. Como siempre, una gran entrada, amena al tiempo que didáctica. Y unas fotos preciosas.
    A por la siguiente entrada

    ResponderEliminar
  3. ÚLTIMAS NOTICIAS: Fallece por "envidia cochina" treintañera buenorra mientras intentaba escribir un comentario en este blog..............

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Revive revive que en breve la muerta por sobredosis de envidia chunga seré yo, jejeje. Un besote reina mora!

      Eliminar
  4. Aurelio Sánchez Mariscal13 de mayo de 2013, 3:26

    Como siempre una magnifica descripción. Esas fotos tan bonitas, esas de vosotros dos tan guapos y esos tres maravillosos atardeceres. Es que no se puede pedir más. Enhorabuena Pepa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aurelio, nos miras con muy buenos ojos, je je je. Los atardeceres en el Nilo son una maravilla.

      Eliminar
  5. Me encanta,me encanta!!como disfruto con estos relatos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Encarni por leerme y dejármelo saber. Un beso!

      Eliminar
  6. Impresionantes tus fotografías, no sé cómo lo haces. Me gustan tanto las de los niños y la gente, como las de los templos y sobre todo esa que hay un gorrioncito sobre un jeroglífico, ¡qué original!. Bueno, que estoy repasando Egipto con mi hija pequeña y me parece que le voy a enseñar esta entrada tuya tan didáctica. Ah! lo de la pesadez de los comerciantes es un hándicap en estos países. A mi me corta mucho. Un besote y enhorabuena por tu relato y por tu estupendo viaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que a tu hija le sirva la entrada para repasar, qué diferencia con los tiempos en los que estudiábamos nosotras. En cuanto a las fotos me gusta fotografiarlo todo, la vida y los monumentos, todo me parece interesante; en cuanto a si las fotos son o no bonitas, el mérito no es mío, es de Egipto, que es sumamente fotogénico. Los vendedores..hay que ir mentalizado y echarle paciencia, no queda otra.
      Muchas gracias por tu visita familiar, je je, me gusta! Un besote.

      Eliminar
  7. Vaya curre de entrada, estupenda y las fotos preciosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco, Egipto es de esos países que se deja fotografiar con resultados medio decentes.

      Eliminar
  8. Menos mal!! pensé que no ibas a seguir con tu relato, me tenías en un sin vivir, todos los días mirando a ver si habías escrito algo.. Estoy deseando que llegues a Abu Simbel, un sitio mágico. Un beso reina mora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Beatriz! Abú Simbel es la próxima entrada, estoy en ello, je je. y sí, sigo, lo que pasa es no voy tan rápida como quisiera, ya sabes, el tiempo que escasea ;-)
      Un besote y a ver si me cuentas qué planes tienes para el verano, yo por ahora nada, y eso me tiene mala, espero encontrar algo si finalmente puedo irme, que aun no lo sé. Un besazo guapa!

      Eliminar
  9. Estos templos fueron de los que más me gustaron, con permiso de Abu Simbel... Qué desagradable el momento en la tienda, imagino que nos ven euros con patas y más desde la bajada de turistas. Un día lleno de experiencias que debió rozar el surrealismo cuando el poli te pidió bolis...

    Un abrazo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anna, lo del poli me dejo alucinada, pero es que ven un boli y alucinan, ja ja ja, puedo entenderlo en los niños, pero un adulto hecho y derecho...en fin, si vuelves lleva bolis, te lo agradecerán :-)
      A mí el Templo de Horus también me dejo sin habla, es precioso y muy bien conservado. Abu Simbel es impresionante, y la joya de la corona, pero está claro que de los templos clásicos este fue el que más me gustó.
      Un besote y gracias por tu visita :-)

      Eliminar
  10. Me ha encantado leer este relato, muy completo y con unas magnificas fotos.
    Creo recordar que en Kom Ombo habían unas imágenes grabadas sobre la medicina en aquellos tiempos.

    Un abrazo desde Las Palmas.
    http://siemprejuntosporelmundo.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier y Deborah! efectivamente en Kom Ombo hay grabados de medicina, en una de mis fotos de esta entrada aparece el material quirúrgico, muy interesante. Muchas gracias por vuestro comentario. He añadido vuestro blog a mi blogroll. Un saludito viajero :-)

      Eliminar
  11. Hola Caliope!

    Bueno, tranqui que este conmentario no será tan largo como los otros dos anteriores, jeje... Lo importante es todo aquello que has vivido en estos lugares tan hermosos de Horus en Edfú y Templo de Sobek y Haroeris en Kom Ombo. A veces el buen rollo del viaje se ve interrumpido por personajes como el que os intentó vender los imanes a 10 €... Una cosa es entender el "acoso" por eso de buscarse la vida sí o sí y ya otra cosa es que os tomen el pelo con esos precios. En Marruecos me pasó algo parecido en uno de lso viajes, pero no llegó a esos niveles que comentas.
    Enhorabuena por todo aquello que viste en los templos, el de Horus tiene que ser impresionante estar ahí. Ah! y esa cámara parece fantástica. Me gustan mucho las excelentes luces que que captan.
    Un abrazote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio!! lo de ese vendedor fue el colmo, al principio pensábamos que habíamos oído mal lo que nos pedía, que no podía ser, pero no, nos lo repitió mil veces y era eso, en fin..
      El Templo de Horus de mis favoritos, impresionante de verdad y en cuanto a la cámara la he usado poco, pero por ahora contenta con los resultados, teniendo en cuenta que mis conocimientos son bastante limitados, a ver si me apunto a algún curso para aprovecharla mejor.
      Un abrazo y gracias por tu visita, ahhh y no te cortes con la extensión de los comentarios, je je je.

      Eliminar
  12. Cuentas todo con tanto detalle que ya me estoy imaginando yo entre templos y vendedores pesados, jaja. Me encantan las fotos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vero. Las fotos siempre salen chulas en esos sitios tan bonitos. Un besote y ahora mismo me voy a tu blog a darme una vuelta por NY ;.)

      Eliminar
  13. Gran reportaje y magnificas fotos de Egipto. Nos parece muy hermoso todo lo que cuentas y desearíamos visitar este país pero nos da un poco de reparo ir ahora con lo revueltos que están.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cicuentones! esperemos que las cosas se calmen en Egipto y recuperen el turismo, hoy mismo leía una noticia al respecto y va poquísima gente y la economía basada en el turismo está muy resentida, a ver si mejora la cosa. Muchas gracias por el comentario, un saludito :D

      Eliminar
  14. A nosotros al templo de Edfú no nos llevaron en calesa, sino en bús... seguro que la experiencia es agradable. Qué rabia me dan esos vendedores tan insistentes!!!!
    Es una lástima que casi no pudiérais disfrutar de la fiesta de la chilaba, yo recuerdo la mía como algo muy gracioso dentro del viaje. Nosotros tuvimos suerte y no la hicieron la noche antes de ir Abú Simbel.
    Saludos
    www.locosxlosviajes.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola M.C., el viajito en calesa es una experiencia, te lo pasas bien. La fiesta de la chillaba de verdad que no sé para qué la pusieron ese día, pero bueno, al menos nos la pusimos para cenar y para tomar algo en el bar y nos reímos y rato. Gracias por pasar por aqui :-). Saludos.

      Eliminar
  15. Por fiiiiiiiiiin puedo pasarme a leer un poco tu viaje a Egipto. Pobre, vaya lata dio el vendedor, qué cansino!!! Si alguna vez puedo ir tendré cuidado de no decir que sí para que no me esperen a la salida jejeje.

    Por lo demás... Impresionante, Egipto siempre me ha fascinado y me encantaría poder conocerlo. Y ya si puedo comer mientras navego por el Nilo como tú mejor que mejor :)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aran todavía me acuerdo del careto del vendedor, jaja, que pesadito. Egipto es increible de verdad, sabçia que me iba a gustar, pero ha superado mis expectativas, grandioso todo, una maravilla.
      Muchas gracias por tu visita. Un besote.

      Eliminar
  16. Desde luego, la mala sensación que trajimos de Egipto fue precisamente por todo lo que cuentas (hasta me he puesto de mala leche ahora leyéndote...). Nosotros no teníamos piedad con ninguno y no aceptábamos nada de ellos cosa que si hemos hecho en otros paises como en India (Que para el caso es lo mismo...). Por eso nosotros, cuando vimos la tienda del famoso Jordi en El Cairo los primeros días, compramos los encargos a un precio razonable y nos olvidamos para todo el viaje.

    Ahora si, hablando de lo que visteis, tanto el templo de Horus como el de Kom Ombo me encantaron. No sabría decirte cual mas. Quizás por estado el de Horus, pero los relieves del de Kom Ombo me fascinaron.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Victor, apenas compré nada, El Cairo fue nuestra última escala y allí en el Jordi compré los recuerdos y regalillos y nada que ver, que alegría encontrar un sitio con precios fijos sin regateos! ¿De verdad no se dan cuenta que con tanta insistencia espantan al comprador? en fin...
      Ese día disfruté mucho con los templos, como a ti, de el de Kom Ombo me quedo con los relieves, pero el de Horus está tan bien conservado que me dejó enamoradiza. Gracias por tu visita y un abrazo!

      Eliminar
  17. Recuerdo bastante bien Edfú (de los templos que más recuerdo de todo mi viaje). Me encantó. Que ganas de volver me están dando tus relatos!! Eso sí, menudo palizón de días, madrugando tanto.
    Lo del tema de los vendedores, en estos países es lo de siempre, lo malo es que te vas de allí con mala sangre cuando no tienes por qué... pero bueno, paciencia y calma. Y lo del poli, sin palabras, vaya tela!!
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Helena es un viaje de madrugones, pero merece tanto la pena que te da igual y te consuelas pensando que te ahorras el calor del mediodía (en verano no quiero ni pensar). Los vendedores...pues eso, paciencia y concienciarte antes de ir, solamente este día fueron tan pesados.
      Yo estoy segura que volveré a Egipto, y si los planes de una asociación a la que pertenezco salen quizá no tarde mucho, ya veremos. Un besote y gracias por tu visita!

      Eliminar
  18. Caliope, los templos son impresionantes !!

    Me han encantado las fotos de las escenas cotidianas, del día a día de la población local.
    Lástima que el vendedor os estropease un poco la visita, aunque pienso que Egipto no es el país en que sean muy pesados, el que más y con diferencia el norte de la India.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Victor, no he estado en la India, pero me imagino también un montón de vendedores detrás de cada uno, je je; de todos modos ya digo que salvo este día que sí se pudo insistente el hombre, con repetir tres veces el "No sukram" ya lo dejaban. En estos países tan diferentes al nuestro llama tanto la atención lo monumental como la vida de ellos, siempre digo que me faltan ojos para mirar.
      Gracias por pasar por aqui, un abrazo :D

      Eliminar
  19. Genial entrada
    es un lugar al que debe ir todo amante de los viajes
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bleid, Egipto es de esos sitios al que casi todo el mundo quiere ir. Un saludito y gracias por tu comentario ;-)

      Eliminar
  20. Madre mía qué pesado el vendedor!! A mí estas cosas me ponen muy nerviosa.
    tengo muchas ganas de conocer algo más de Egipto pues solo he estado en El Cairo y su caotismo me pareció fascinante!!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me pareció El Cairo muy interesante, quizá no para vivir, pero como bien dices ese caos es muy curioso, además es una ciudad llena de vida, otra cosa es la contaminación...pero realmente me llamaba la atención todo lo que veía. Un saludo y gracias por pasar por aquí :D

      Eliminar
  21. Fascinante ... me recuerda lo pesaditos que son allí con las Calesas ... puffff ... y para vender al salir del templo.

    Despues luego recuerdo que el templo de Horus fue uno de los que más me impresionó de lejos ... (y de cerca claro), pero esos muros ... esa calidad en el diseño y la construcción no tienen comparación alguna.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso eso los relieves de los muros de los pilonos son increíbles (y los del interior también), pero esa perfección en la construcción te deja sin palabras. Te agradezco mucho tu visita y tu comentario. Un saludito ;-)

      Eliminar
  22. Genial Caliope, y cuanta información.

    El atardecer en el Nilo tiene que ser genial, ahí en la terracita, y si le añadimos una cervecita bien fresquita, tiene que ser el paraíso.

    Un besote, guapa. Saludos, Cati.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Cati, esas puestas de sol con una cerveza bien fría son impagables, momentos que permanecen en la memoria mucho tiempo. Un beso y gracias por leerme ;-)

      Eliminar

  23. Muerta, que fotos mas bonitas. Que templos o hipogeos. Me muero por ir.
    Marisa

    ResponderEliminar
  24. Muy buen post.
    Es maravilloso Egipto y como le llaman, turismo de piedras...
    Un saludo ...

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario. Gracias