29 febrero 2012

VALENCIA. Febrero 2012.


Del 17 al 20 de febrero hemos hecho una escapada a Valencia, una ciudad a la que teníamos ganas de ir. Aprovechando las fiestas de los Carnavales de Cádiz pudimos irnos un viernes para volver un lunes, con lo cual el billete de avión Sevilla-Valencia con Ryanair nos costó 21 € a cada uno todos los gastos incluidos, como para no ir!
La excusa era un evento relacionado con la profesión de mi santo, que era el domingo. Aparte nos dedicamos a visitar a la parte de mi familia que vive allí, así que nos quedó poco tiempo para patear la ciudad, pero bueno, nos ha servido para un primer acercamiento a Valencia.
El alojamiento, como siempre, lo buscamos por Internet y dimos con una cadena de hoteles-apartamentos Valencia Flats, que están muy bien, modernitos y bien de precio, 57 € la noche. Hay varios por toda la ciudad, nosotros escogimos el 50Flats, situado en la calle Espinosa, cerca de la parada  de metro Ángel Guimerá.
DSC00735_bis

12 febrero 2012

VERONA, Diciembre, 2010.

Entradas anteriores de este viaje
Bolonia, Florencia, Verona. Diciembre 2010
Florencia
8 de Diciembre de 2010
Ya hace más de un año que visitamos Verona; fuimos en tren desde Bolonia (hay 143 kms. entre una ciudad y otra), una opción cómoda y barata, si no recuerdo mal. Verona es la capital de una de las siete provincias del Véneto y la mayor ciudad de la región después de Venecia. (Al salir de la estación de tren de Porta Nuova enfrente está la parada del bus que te lleva al centro; los números 11, 12, 13 y 14 (bus 91 o 92 los festivos) conectan la estación con la Piazza Brá. Los billetes se compran en quioscos o estancos, en todo caso al lado de la parada había uno. Si se opta por ir andando en unos 20 minutos llegas a la Piazza Brá por el Corso Porta Nuova. El bus iba abarrotado y en una de las últimas paradas un indeseable que estaba bastante pegado a mí, aprovechó para abrir un bolsillo delantero del bolso que yo llevaba y birlarme el móvil, vaya mal rato, me di cuenta en el momento de bajarme y en fin, tuve que llamar a España para que desde aquí me bloquearan el número y así evitar que el señor ladrón no hiciese llamadas internacionales y que me encontrase una sorpresita en la factura del mes siguiente. Una vez solucionado el problema nos pusimos a patear la ciudad. Dimos un montón de vueltas en busca de la Oficina de Turismo y tardamos un montón en dar con ella. Allí nos dieron un mapita y nos informaron de la Verona Card, que no recuerdo si compramos, juraría que sí, porque ya con la entrada de la Arena y del Museo Arqueológico y el Teatro romano ya merecía la pena y creo recordar que había una Verona Card para un día que sería la que compramos.
Cuando salimos nos dimos un paseo por  la Piazza Brá, que a pesar del día gris y medio lluvioso estaba muy animada porque había una carrera popular y una especie de concentración de aficionados a las bicicletas y motos antiguas y la peña disfrazada de la época de su vehículo, muy chulo. La Piazza Brà es enorme e irregular y casi todo el mundo empieza su visita a Verona aquí. En el lado norte se encuentra una arcada conocida como Portoni della Brà, el lado este está ocupado por la Arena y los otros dos lados están ocupados por edificios del XIX.  
P1040153_BIS