13 mayo 2012

Escapada a Chefchaouen (Marruecos)

P1010501_1
Tras un intento de escapada en Semana Santa frustrado por motivos laborales, nos habíamos quedado con muchas ganas de salir del pueblo; se acercaba el puente de mayo, mi situación laboral seguía siendo la misma; de nuevo no nos atrevemos a reservar nada. Unos días antes y viendo que mi entrevista no va a tener lugar, nos ponemos manos a la obra y entre varias opciones decidimos irnos a Chefchaouen a desconectar (estuvimos en 2004, pero solamente de pasada una mañana y nos quedamos con ganas de más); sin embargo nos tememos que todo esté lleno.

Miramos el precio de los ferrys Tarifa-Tánger-Tarifa con FRS126 € dos personas.
Miramos en la web el horario de los buses Tánger-Chefchaouen  y comprobamos que no nos venía bien; la otra opción era el taxi; investigando vemos que un taxi para los 2 (sin más acompañantes) son unos 50 € por trayecto, o sea, 100 € ida y vuelta. Pregunto a mi amiga Ana Soria, del blog De la Ceca a la Meca dónde se había alojado, pues ella había estado allí en Semana santa, y muy amablemente recomendó Casa la Palma.
Escribimos y nos dicen que queda una habitación, bingo!!  El problema es que no tenemos ganas de regatear a nuestra llegada a Tánger con los taxistas, nos resulta agotadora esa costumbre.
Encontramos una agencia de viajes que se llama Viajes Calín, que organiza salidas a Asilah y Chefchaouen.
Contactamos con ellos para ver si nos ofertan el ferry y el taxi, pues no queríamos alojarnos en los hoteles que ellos ofertaban; nos respondieron que sí, además ya ellos nos reservaron en Casa La Palma, así que todo arreglado! Al llegar a Tarifa tendríamos los billetes y al llegar a Tánger el desplazamiento sin necesidad de regateos, que nos ponen de los nervios; en cuatro días estaremos en Marruecos, qué bien!
UN POQUITO DE HISTORIA Y ALGO DE LEYENDA
Cuenta la leyenda que cuando los musulmanes vivían en España, Mulay Alí ben Rachid se enamoró de Zhora (Catalina Fernández), una muchacha de Vejer de la Frontera. Tras su expulsión de la península, emigraron a Marruecos y para paliar la añoranza que su amada tenía de su pueblo, el emir construyó un pueblo igual a Vejer: Chefchaouen. En el año 2000 se produjo el hermanamiento entre ambos pueblos.
La historia... Chefchaouen es una ciudad de 40.000 habitantes ubicada en la falda de los montes Tisouka (2050 metros) y Megou (1616 metros), de la Cordillera del Rif, que se elevan por encima del pueblo como dos cuernos, dando así nombre a la ciudad, pues Chefchaouen en bereber significa “mira los cuernos”.
Fue fundada por Mulay Alí Ben Rachid en 1471 en este enclave montañoso de difícil acceso que dominaba la ruta Tetuán-Fez, con el objetivo de frenar la entrada e influencia de los europeos que dominaban la costa; en aquellos momentos el poder meriní había desaparecido y la dinastía wattasi de Tremecén era incapaz de proteger la zona. Construyeron una muralla fortificada que se conserva en parte y la kasba, donde se establecen sus seguidores, que lograron extender su influencia por el norte de Marruecos. Construyeron una muralla fortificada, que se conserva en parte, y la kasba, donde se establecen sus seguidores, quienes lograron extender su influencia por el norte de Marruecos. Un hecho fundamental para su historia fue la expulsión de los musulmanes y judíos de Granada, que llegaron a Chefchaouen para establecerse.  Los refugiados se inspiraron en el modelo andalusí y construyeron en el flanco de la colina casas encaladas con tejas, ventanas y patios, que dan a la ciudad un sabor andaluz. El color azul predominante hoy en día en la medina fue introducido en la década de 1930 por los judíos, pues antes, puertas y ventanas se pintaban de verde, el color tradicional musulmán.  La ciudad permaneció cerrada y aislada hasta su ocupación por tropas españolas en 1920, de hecho la entrada a los cristianos estuvo prohibida hasta esa fecha bajo pena de muerte.  Sólo se tiene constancia de que el explorador francés Charles de Focault y el periodista inglés Walter Harris consiguieron entrar disfrazados en 1883 y 1889 y salir vivos.
La Conferencia de Algeciras, celebrada entre el 16 de enero y el 7 de abril de 1906 para solucionar la primera crisis marroquí, fue decisiva en la historia del Rif y de Chefchaouen; España junto con Francia adquirieron obligaciones para ejercer un protectorado en Marruecos, correspondiéndole a Francia el sur y a España el norte.
Protectorado de Marruecos
800px-Morocco-spanish-protectorate-1955-a.svg
Los españoles necesitaron seis años y ayuda francesa,para acabar con la resistencia rifeña y las tropas de Mohammed ben Abd el-Krim y de este modo hacer efectivo su dominio.  Abd el-Krim fue un cadí rifeño educado en España que consiguió unir la resistencia de las tribus del Rif y destrozó las líneas defensivas españolas. Abd el-Krim creó una república independiente, la República del Rif. Tras el desastre de Annual en julio del 31, en España se abría paso la dictadura de Primo de Rivera, quien en 1925 con ayuda francesa desembarcó en Alhucemas iniciando el fin de la guerra con Marruecos. Chaouen siguió bajo dominio español hasta la independencia de Marruecos en 1956.

En este diario no voy a contar qué hicimos día a día, pues hemos repetido todos los días lo mismo, pasear y perdernos por las calles y los caminos chauníes, pero sí os voy a contar los sitios donde hemos comido y un poquito de la escapada.
Llega el día de bajarse al moro. Vivimos a una hora y media de Tarifa y tenemos que estar una hora antes de que salga el barco, o sea, a las ocho, lo que supone salir a las seis de la mañana de casa porque hay que buscar aparcamiento (vaya hora indecente!!).
Nos ponemos en marcha, llueve y hay más tráfico del que esperábamos a esas horas de un sábado; en dos horas menos cuarto hemos alcanzado nuestro objetivo y estamos en el puerto de Tarifa. Allí nos encontramos con Jesús, la persona encargada de darnos la documentación. Hay unas cuantas personas más, unas se vienen a Chefchaouen y otras van a Asilah.
Cuando te montas en el ferry tienes que rellenar un papel blanco en el que pones dónde te vas  alojar y tus datos; con ese papel y el pasaporte hay que pasar por un sitio en el barco donde te sellan el pasaporte, sin eso no entras, así que si vais en ferry ya sabéis, no olvidéis hacer ese trámite en el barco.
La cola para sellar fue un poco larga y coñazo, pues había unas cuantas excursiones delante. Llegamos en unos 40 minutos al puerto de Tánger.
Tánger desde el puerto
DSC01044_1
Allí Jesús nos repartió en taxis; en el nuestro íbamos el taxista, Jesús y mi santo y yo detrás. Al ir a ponerme el cinturón, la zona de enganche de mi lado no existía. El taxista diciendo que daba igual, que la policía no multaba y yo pensando que a mí que la policía lo multe me la suda, lo que quiero es no matarme en los 110 kms. que separan Tánger de Chefchaouen; en fin, me encomiendo a Alá y nos vamos. El viaje lloviendo, sin incidencias, vemos varios accidentes por el camino, no me extraña, los adelantamientos con línea continua y en plena curva son habituales para esta gente, afortunadamente nuestro taxista es prudente. A medio camino paramos y Jesús nos invita a un té, que por ser el primero me parece buenísimo. Todo un detalle.
Hasta Tetuán es autovía, y desde Tetuán hasta Chefchaouen es carretera de montaña, pero pensaba que estaría peor; está muy bien y tiene menos curvas que, por ejemplo, la que he sufrido durante dos años aquí en la Sierra de Cádiz entre El Bosque y Grazalema. Llegamos a Chefchaouen y llamamos a Casa la Palma, que quedaron con nosotros en bajar a recogernos. Al momento llega Carlos, nos localiza, nos presentamos y nos vamos con él. Casa La Palma está situada en la parte alta del pueblo, en la medina, concretamente en el Barrio Andaluz, a unos cinco minutos subiendo cuestas desde la Plaza donde está el Parador. Es fácil llegar, hay un par de bifurcaciones de calles pero te fijas en un par de referencias y  ya no te pierdes. Llegamos y conocemos a Ana, encantadora. Nos enseñan nuestra habitación, la 3, preciosa, nos parece muy chula.
Os dejo el enlace de Tripadvisor de Casa la Palma, es el nº 1 de los hostales de Chefchaouen. Hay que destacar sus desayunos: zumo de naranja recién exprimido, café recién hecho, pan fresco, creps, todo buenísimo, un lujo. Puedes desayunar en la zona habilitada para ello, en tu habitación o en la estupenda terraza, que no pudimos disfrutar por el mal tiempo.
Importación 1
Importación 1
Importación 1
Nuestras vistas
PalmaVentana

VentanaPalma2


































Otra  interesante opción de alojamiento en la medina de Chefchaouen es  Casa PerletaEl último día de nuestra estancia, Ana se vino con nosotros a hacer las compras de última hora, y al pasar por allí entramos, pues es amiga de su dueña, Begoña,  que amablemente nos enseñó una habitación y el patio.
Importación 1
Importación 1
Importación 1
Dejamos nuestros bártulos en la habitación y nos fuimos a callejear. Llegamos a la Plaza Makhzen, en la que se encuentra el Parador y de ahí a la contigua Plaza Uta el-Hammam, corazón del casco antiguo y lugar donde desembocan todas las calles de la medina. Destacan los muros rojos de la Kasba y la Gran Mezquita, construida en el siglo XV por el hijo del fundador de la ciudad. La kasba es un recinto amurallado con 10 bastiones y constituye el centro de la ciudad. La empezó a construir Mulay Ali ben Rachid en el siglo XV y se terminó en el siglo XVII. En su interior hay un jardín con fuentes y el Museo Etnográfico, que tiene colecciones de cerámica, armas, trajes, instrumentos musicales, etc.
La medina, es la parte antigua y amurallada de Chefchaouen, es muy tranquila y pequeña y tiene 5 puertas. Lo ideal es perderse por ella, pues todas las calles tienen un atractivo. La mayoría de las casas están encaladas y coloreadas en toda la gama cromática que ofrece el azul, desde el celeste más claro hasta el azul más intenso, incluso los bordes de las calles, y en ocasiones, el suelo entero, están pintados del mismo color, como una prolongación de la pared; juraría que ni la guía pantone tiene tantos tonos de azul. Estos colores le dan a la medina chauní un aspecto limpio y de frescor; vivo en un pueblo blanco de la Sierra de Cádiz, donde las casas del casco antiguo combaten el calor con la cal de sus fachadas, al igual que en la medina chauní. Hemos estado tres días recorriendo cada rincón de la medina; como siempre en Marruecos, callejear es un placer para los sentidos: el olor de los hornos de leña o del cous cous recién hecho invade las calles, el sonido del almuecín te compaña todo el día, los colores se disfrutan en cada calle y en cada tienda, el sabor del té moruno con hierbabuena… cuando paseas por Chefchaouen los sentidos se desbordan con todos estos estímulos, dando rienda suelta a sus posibilidades, muy mermadas en nuestro mundo.
Las fuentes se reparten por toda la medina
P1010496_1
DSC01093_1
El jarro comunitario es todo un detalle
DSC01152_1

Fuente de la Plaza Uta el-Hammam
P1010600_1
Foto 3 - 2012-05-13
Importación 1
Calles de la medina
Importación 1
Importación 1
Importación 1
Importación 1
Importación 1
Importación 1
Importación 1
Importación 1
Foto 5 - 2012-05-13
Foto 1 - 2012-05-13
Importación 1
Importación 1
Importación 1
Ventanas chauníes
Importación 1
Importación 1
Puertas chauníes
Importación 1
Importación 1
Exterior dela Kasba
Importación 1
DSC01075_1
Venta de objetos de segunda o tercera mano en la muralla de la kasba
Importación 1
Importación 1
Gran Mezquita en la Plaza Uta el-Hammam
Importación 1
Plaza  Uta el-Hammam, con su gran araucaria
Importación 1
Tiendas en la medina
Importación 2
Importación 1
Importación 1
Foto 6 - 2012-05-13
Foto 2 - 2012-05-13
Importación 1
Repartidor de bombonas, para la medina no hay mejor medio que el sufrido burrito
Importación 1
Otro paseo muy agradable es el que se hace saliendo por la Puerta de Bab el Ansar con Ras el Maa, que significa “cabeza del río” y efectivamente, aquí el río brota de una roca; es el sitio donde están ubicados los lavaderos, a los que acuden las mujeres chauníes a lavar la ropa; a este río se deben los frondosos jardines de la ciudad, el agua es de mucha calidad (el único sitio de Marruecos donde hemos bebido agua del grifo sin problemas). A partir de la zona de los lavaderos hay dos paseos interesantes, uno de dos kilómetros que lleva hasta una mezquita en ruinas que construyeron los españoles antes de la Guerra del Rif y que la población nunca usó; este camino ofrece unas muy buenas vistas de la ciudad; el otro paseo es  seguir las escaleras que te lleva a la zona de antiguos molinos y al puente de Wadi Laou, construido en forma de arco de medio punto con manchones biselados. Por todas partes oyes el relajante sonido del agua y brotan cascadas de las paredes de roca y de los jardines, una zona muy agradable para pasear.
Ras el Maa
Importación 1
Lavaderos
Importación 1
Importación 1
Importación 1
Importación 1
Zona de molinos y acequias
Importación 1
Importación 1
Importación 1
Importación 1
Mi santo, que es muy apañao, desobstruyendo una canalización
Importación 1
Importación 1
Vistas de Chefchaouen desde el camino que va a la Mezquita española
Importación 1
Importación 1
Importación 1
Importación 1
Paseo por la muralla 
Importación 1
Vista de la Kasba desde la parte alta de la medina
Importación 1
Visitar la zona extramuros también es muy recomendable, sobre todo los lunes, día de mercado, cuando bajan la gente del monte a vender sus productos, todo un espectáculo de color, esos sí que son productos ecológicos y auténticos. En Marruecos, la verdura tiene un sabor perdido hace muchos años en nuestro “primer mundo”. Nosotros no tuvimos suerte con el tiempo y debido a la lluvia no se celebró el mercado al cien por cien, pero sí había muchos puestos de pan, pollos, verduras, etc.
Puerta de la medina
P1010630_1
Mercado extramuros
Importación 1
Importación 1
Chauníes
Importación 1
Curioso, cuando estuvimos en agosto de 2004 fotografiamos a este señor (foto de abajo), y ocho años después volvemos a su horno. El panadero debe ponerse aceite de argán, porque lo veo más joven!
Importación 1
Mi santo de cháchara
Foto 1 - 2012-05-13
Otra curiosidad, nos pilló en Chefchaouen el Día Internacional del Trabajo, y me quedé flipada de ver un mitin y una posterior manifestación por la plaza principal, eso sí, todo se veía un poco teatrillo.
DSC_0166_1

DSC_0167
COMER EN CHEFCHAOUEN
Hay muchos sitios donde comer; nosotros nos hemos dejado aconsejar por Ana y Carlos, que para eso llevan allí unos años viviendo y por supuesto todo ha sido un acierto.
El primer día comimos en Casa Hassan, (22 Rue Targui, Medina) del que ya habíamos oído hablar, así que no nos lo pensamos y a comer allí. No hay carta, solo existe la posibilidad del menú, entrante, plato principal y postre 80 dirhams, la bebida aparte, muy barato. El sitio muy bonito y acogedor. Comimos harira (buenísima), cous cous dulce (lleva cebolla caramelizada, pasas, ciruelas y almendras), tajine de carme y verduras , y de postre tarta de limón y flan. Podéis encontrar referencias en la web Tripadvisor.
Calle de la Casa Hassan, el cartel no se lee bien, pero lo anuncia
P1010626_1
Importación 1
Por la noche cenamos en una pizzería que se llama Mandala, en la cuesta de bajada que hay desde la Plaza Makhzen, en la Avenida Hassan II, pizza y ensalada muy ricas y a buen precio. La decoración es modernita. No confundir con un restaurante del mismo nombre que hay en la Medina, y que, según nos dijeron, no es muy aconsejable.
P1010867_1

Otro sitio para comer es el Restaurante Dar Com, (Rue Swika), en pleno corazón de la medina (en la plaza de la kasba y con ella a nuestra izquierda, se toma la calle del fondo a la izquierda; a unos pocos pasos se encuentra a la derecha). Es un sitio muy bonito, moruno y agradable. Puedes comer a la carta o menú; yo pedí menú: sopa de verduras, tajine de kefta con guisantes y huevo y mousse de chocolate, mi santo pastela (exquisita) y tarta de limón, el precio similar al de Hassan, muy bien.
Importación 1
Importación 1
Otra cena la hicimos en un bar de la Plaza Uta el-Hammam, Dar Munir (en el lado de la plaza opuesto a Aladdin, un conocido restaurante), aunque yo me tomé solamente un té porque aún estaba llena de la comida del Dar Com, mi santo se tomó unos pinchitos de pollo con muy buena pinta.
DSC01073
Otro día cenamos en nuestro alojamiento Casa la Palma; te ofrecen cena, sólo tienes que avisar con antelación; es una maravilla, Ana nos preguntó qué nos gustaba, si queríamos carne, verdura, pescado… le decimos que lo que ella nos aconseje. Ana coge su cesta, se va al mercado y compra lo que ese día es mejor y más fresco. Cuando llegamos al mediodía a descansar nos los encontramos sacando guisantes de las vainas, unos guisantes grandes y brillantes, y nos adelanta que serán parte del menú; nos lo da a probar crudos y ya están exquisitos (conste que mí los guisantes ni fú ni fá). Cenamos un primero consistente en una pastela y un briouat; el segundo plato, arroz con pollo y cúrcuma y guarnición de guisantes, los mejores guisantes del mundo mundial, no puedo entender cómo algo tan anodino aquí está tan buenísimo (aclaro que son unos guisantes que hay pocas veces en el mercado; al día siguiente bajamos con Ana a comprar para traernos y no había). A lo que iba, la cena, abundantísima, y nosotros que somos de cenar bastante poco, no dejamos ni las migas, porque estaba todo tan bueno que era sacrilegio dejar algo en el plato. De postre té moruno y pasteles de almendra, que yo ni probé, no me entraban. Después tuvieron un detalle, invitándonos a una copa de J&B, todo genial.
El último día salimos a las 14:30 de Chefchaouen. Como llegamos con antelación al Parador, que era el punto de encuentro, nos tomamos una cervecita, la echábamos de menos. Salimos puntuales, nos toca el mismo taxista. Mi santo, en un gesto de solidaridad, se sienta en el sitio que ocupé a la ida en el taxi, así que le toca ir sin cinturón. El viaje de vuelta sin contratiempos, el taxista paró a comprar aceite, aceitunas, a llenar garrafas de aguas... lo normal en estos sitios, donde el dicho de "la prisa mata" se lleva a su máximo exponente. Llegamos al puerto de Tánger y embarcamos y en 40 minutos estábamos en Tarifa. Hacía una tarde muy despejada, así que nos paramos en el llamado Mirador del Estrecho a hacer fotos de la costa marroquí, estamos increíblemente cerca y a la vez tan lejos.
Importación 1
Importación 1
Aquí acaba mi crónica chauní, espero que os guste y os animo a que vayáis a Chefchaouen, Chauen, o Xaouen, que de todas estas formas podemos escribir su nombre; es un buen sitio para dormir bien, desconectar del todo de nuestro mundo, comer, pasear y agudizar los sentidos, y además a buen precio, no se puede pedir más. Hasta la próxima.
¡¡Salud y viajes!!
Otros relatos #postamigos
Image and video hosting by TinyPic
Las nuevas andanzas de Robin Jú: Chefchaouen, la ciudad azul


45 comentarios:

  1. Ainsss, qué recuerdos. Y pensar que hace un mes estábamos nosotros allí tan a gustito. También comimos en Dar Com y cenamos en Mandalá. Qué bueno todo. Es el pueblo más bonito de Marruecos sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué morriña al ver las fotos! estoy segura que algún día coincidiremos en la morería ;)
      Un besazo guapa y de nuevo gracias por tu recomendación.

      Eliminar
  2. Pepa que ganas de leerlo, lo he hecho de un tiron y desde el movil, je je no podia esperar. me ha encantado!!!!!!viste niños de turistas por alli?eso es lo unico que me frena sino me iba de cabeza un finde largo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje ya te imagino leyendo el el móvil. Por supuesto que vi niños con sus padres turistas, en el hotel había un familia con dos niños, imagino que de 7 y 9 años (soy muy mala para acertar edades), pero por la calle alguno en sus carros de esos de bastón. Es un sitio con posibilidades para andar por el campo, con agua buena y turístico, yo si tuviese niños los llevaría.
      Un besazo guapa y anímate en cuanto el baby sea más grandecillo. seguro que se lo pasa pipa.

      Eliminar
    2. Gracias Pepa!! pues a ver si cuando pasen las calores nos animamos ;)

      Eliminar
  3. Tengo muchas ganas de conocer Chefchaouen. Mi compañera de trabajo ha estado 5 veces y siempre me habla de Casa Hassan. El azul de este pueblo es espectacular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grace vente al sur que es lo tuyo, y en nada estás en la morería. En Hassan comimos estupendamente, disfrutarías un montón.
      Un beso guapetona

      Eliminar
  4. Me ha encantado!!!! Me parece un sitio precioso que tengo que visitar. Las fotos increíbles!!!! Y la comida me pierde, que rico tiene que estar todooo. Un besote artista!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mafalda tienes que ir, si te gustó Asilah, creo que Chefchouen te gustar´aun más. Allí la cámara de vid echará humo.
      Un beso reina

      Eliminar
  5. ¡¡Por Dios...qué bonito todo!!! Además me harto de reír leyéndote, parece que te tengo al lado y en directo durante el desayuno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina, ya sabes lo que tienes que hacer, venirte a Espera a desayunar un día y te lo cuento en directo con un buen café y un mollete con jamón, que seguro que los echas de menos. Un beso guapa!

      Eliminar
  6. Pepa, me ha encantado tu diario sobre Marreucos. Ya te he dicho que es un pais que me gusto mucho y a donde me gustaria volver en alguna ocasion. La verdad es que en la forma en que describes todo le entran a uno muchos deseos de salir para alla enseguida. Gracias por mantenernos informados acerca de un destino tan exotico. Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Pepa, el anonimo soy yo, jp... NO se porque no me deja poner mi nombre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje Jorge, sabía que eras tú por la forma de expresarte. Estoy segur de que Chefchaouen te gustaría, y creo que a Carmen también, es un pueblo casi andaluz. Me alegro que te haya gustado, y cuando te animes no tienes más que decírmelo, igual te acompañamos :)
      Un beso

      Eliminar
  8. La verdad es que un pueblo precioso que tengo muchas ganas de conocer, me encantó su leyenda, jejejeje. La comida tiene muy buena pinta, me apunto los dos alojamientos que pusistes por si algún día de estos suena la campana y puedo escaparme para allí. Un abrazo. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Babyboom, Chefchaouen es un pueblo que le gusta a todo el mundo, todo el que va, vuelve encantado, así que te animo a que bajes algún día. Un besote guapa!

      Eliminar
  9. Una entrada muy completa y las fotos son una maravilla.
    El alojamiento en el que estuvisteis es una preciosidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El alojamiento ha estado genial, estuvimos encantados, por cierto, los dueños salieron en Andaluces por el mundo. Muchas gracias por tu visita, un abrazo :)

      Eliminar
  10. Parece un sitio muy auténtico y tranquilo. Todo en azul es precioso. Y la comida... Con decirte que me ha entrado hambre y todavía son las 12h!! Lo he decidido: hoy como cuscus!! jejeje.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, la verdad es que la comida marroquí está buenísima, me encanta. Nada más volver ya estaba cocinando también cous cous, qué rico! Ya son las dos y hablando de comida a mí también me ha dado el hambre. Espero que te salga bueno :) Un abrazo y gracias por pasar por aquí.

      Eliminar
  11. Qué arte tienes haciendo fotos y contando tus viajes!!!!! Y lo que te cunde el tiempo... Me ha encantado tu entrada. De la comida prefiero ni hablar que viene la operación verano...
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beatriz!! qué tal? ¿has vuelto ya de Estambul? cuenta!!
      Eso, mejor no hablar de comida, que ha llegado el verano de repente y toca aligerarse, jajaja.Me alegro que te haya gustado el destino, a ver si te bajas por aquí y cruzas el estrecho. Un beso guapetona!

      Eliminar
  12. A Estambul me voy el 24 de agosto, no me queda nada....Antes, el 8 de julio me iré a rular un poco por la Selva Negra. Así que en Semana Santa y demás puentes de guardar (en Madrid es fiesta el 2 y el 15, que no nos falte la fiesta, así vamos...) en casita.
    Al moro ya bajé hace un porrón de años en un R-4, imagínate!! nos robaron del coche el líquido de las lentillas, no sé que pensarían que era...jajaja lo mismo se lo bebieron..
    Pero efectivamente hay que repetir aunque sea para comer cuscus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahh que recuerdos, yo también tenía un R-4 amarillo muy molón, jeje. Igual pensaron que con eso se hacían gin tonics, vete a saber. Pensaba que te habías ido en semana santa. Veo que tienes y todo planeado, qué bien! yo este verano me veo en tierra, estoy a la espera de una mejora de trabajo que no llega...

      Eliminar
  13. Pepa, me ha encantado, no me lo imaginaba tan, tan bonito. Las fotos maravillosas. Cuando se anime Mafi nos vamos con ella, jaja. Por cierto ¿no veias Pitufos?
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Myriam guapa, y sabía yo que te iba a gustar :)
      Ya solo es cuestión de que nos organicemos y crucemos el estrecho en mor y compaña todos los que nos animemos, sería guay! y sí, de manejar tanta foto azul, casi veía pitufos, jajaja. Un beso reina!

      Eliminar
  14. Que buenos recuerdos me traen esos azulinos, rejas, puertas, fuentes lavaderos.. muy bonitas fotos.. un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isa ¿cómo te fue en Marrakech? voy a pasar por tu blog a ver tus andanzas, nunca mejor dicho. Espero que lo pasaras bien, yo genial, desconexión total. Un beso preciosa y a ver si nos vemos!

      Eliminar
  15. Me encanta eso de que en hora y media, más o menos, estéis directamente en el escenario de un cuento de "las mil y una noches"; la inmersión en culturas diferentes, como la marroquí, la percibo como una "borrachera" de olores, colores y sonidos... pura sensualidad para disfrutar con todos los sentidos. Eres tan buena fotógrafa que un poco me llega hasta aquí....me ha gustado mucho tu escapada chauní. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arundathi la verdad que es un lujo estar tan cerca de Marruecos, ya ves qué cerca se ve la costa tangerina desde Tarifa. Me gusta ir a Marruecos porque me parece alucinante que a solamente 14 kilómetros estén dos mundos tan diferentes, nada es igual, cuarenta minutos de ferry y todo cambia. Estos viajes te cargan las pilas, te planteas si tu modo de vida es el acertado o no. En Chefchaouen los niños están y juegan en la calle, es un sonido más de los que te acompañan en los paseos, y eso, aquí hace tiempo que ya no pasa; su modo de vida es más sostenible y ecológico, el aire se respira fresco...la verdad es que dan ganas, tal y como está el patio, de coger los bártulos e irte a vivir a un sitio de estos. Un beso muy grande y gracias por tu comentario ;)

      Eliminar
  16. Me acabo de dar cuenta de que no había leído esta entrada.
    La verdad es que había visto otros relatos de la ciudad, pero no me había parecido tan bonita como en tus fotos. Parece un sitio ideal para ir a relajarse y desconectar de los problemas unos días.
    Por cierto qué gracia lo del panadero que cada vez se hace más joven ¿no será como Brad Pitt en la peli esa de "El curioso caso de Benjamin Button"? jejeje
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, iré a comprobarlo cuando pasen un par de años y si el panadero sigue ahí y más joven lo interrogo, así salimos de dudas ;)
      Chaouen es muy bonito y muy fotogénico y a pesar de ser muy turístico, es muy tranquilo y se desconecta de todo. Muchas gracias por tu visita, un beso guapa!!

      Eliminar
  17. Hola!!!

    Me ha encantado leer el relato. Que recuerdos aquellos paseos en Chauen, la comida exquisita tambien. Menos mal que Ala se porto bien y te llevo viva a Chauen con el taxi. Bueno, muchas gracias por compartir tu viaje Marroqui.

    Por cierto, desconocia que eras de la sierra. Organice un viaje a grazalema en el puente de mayo, pero lo suspendi por las lluvias que predecian. Ya te pregunto para que me recomiendes cuando decida retomarlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Hola Antonio, soy de Arcos de la Frontera y estuve trabajando en Grazalema, así que pregunta lo que quieras. Hiciste bien suspendiendo la escapada, en Grazalema llueve mucho!!
    Muchas gracias por tu comentario, la verdad es que Chaouen es preciosa y se come de maravilla, como en todo Marruecos. Muchas gracias por tu visita, nos leemos. Un saludito :)

    ResponderEliminar
  19. Vaya, veo que hemos estado en el mismo destino casi al mismo tiempo! Chaouen es increíble, un mundo aparte. Ha sido de los lugares más auténticos que he pisado, además no sé si os pasó también a vosotros, pero en nuestra visita apenas había extranjeros. Un lujo.

    Un saludo y excelentes fotos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Davestraits! Al ir en el puente había algunos turistas, pero no en masas, muy bien. A mí me encanta Chauoen, ya había ido hace ocho años, pero de pasada y me apetecía conocerlo mejor; un lugar único para desconectar y cargar pilas. La medina es encantadora y el enclave precioso y encima la gastronomía acompaña ¿Qué más se puede pedir?
      Un saludo y gracias por tu visita ;)

      Eliminar
  20. No conocía yo este pueblo, pero me lo apunto para alguna ocasión que vaya a Marruecos. Ya nos pones alojamientos y restaurantes, así casi ya lo tenemos organizado.

    Y vaya fotos más geniales, son preciosas.

    Saludos. Cati.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chefchaouen es una maravilla, no dejes de ir, no os arrepentiréis, allí desconectarás de todo. Gracias por tu visita y tu comentario. Un saludito ;-)

      Eliminar
  21. Me ha encantado tu crónica. En septiembre viajo hacía Chaouen y bueno, me ha servido de mucho descubri tu blog. Lo único que no me ha gustado es el comentario que has hecho:
    "Otra curiosidad, nos pilló en Chefchaouen el Día Internacional del Trabajo, y me quedé flipada de ver un mitin y una posterior manifestación por la plaza principal, eso sí, todo se veía un poco teatrillo."

    No entiendo porque te sorprende tanto que se manifiesten y lo calificas como teatro... ¿Teatro por qué?. Deben liarla a gritos y motar el espectáculo.. O es que crees que hay la gente vive sometida y con miedo a expresar su insatisfacción... Pues no, ahí la gente también se manifiesta y lucha por mejoras... se te ha notado un poco de prejuicio.

    Es una opinion, espero no haberte molestado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo, espero que disfrutes de Chefchaouen, merece mucho la pena y gracias por seguirme y leerme. Un saludo!

      Eliminar
  22. a mi me ha encantado este post y recien conoci tanger y asila en agosto de 2013, y me dio el gusanillo de seguir conociendo ese pais mucho mas gracias por compartir esas fotos y el relato un abrazo viajero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ale Chaouen te encantará cuando vayas, es un pueblo precioso, con un paisaje espectacular. Te lo recomiendo sin miedo a que te vaya a defraudar. Muchas gracias por tu visita y tu comentario :-)
      Un abrazo

      Eliminar
  23. !que bonito todo!'precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Encarni, es un pueblo al que nos encanta escaparnos para desconectar.
      Un beso y gracias por pasar por aquí :)

      Eliminar
  24. Jó! Ojalá hubiera encontrado esta entrada antes, acabo de volver de allí y mi visita habría estado mejor aprovechada. Aún así es un sitio mágico!
    Saludotes

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario. Gracias