30 diciembre 2011

FELIZ 2012. Balance viajero de 2011.



El primer viaje del año tuvo lugar en primavera, un viaje que llevaba esperando desde que a finales de agosto de 2006 volví de Nueva York. La ciudad me dejó enamorada y con un mono permanente de bigapple; por fin en abril volví a pisar por las calles de la city y repetí lugares tan maravillosos como el Pier 17, el Greenwich Village, Central Park y tantos otros... y descubrí rincones y vistas preciosas del skyline neoyorkino nuevos para mí como las que se ven desde Roosevelt Island y la playita de Brooklyn; también hemos hecho una primera incursión en Washington y ha sabido a muy poco. Tras esta segunda estancia vuelvo a tener las mismas ganas de regresar que después del primer viaje; no sé qué tiene la Gran Manzana que me atrae irremediablemente, sin duda volveré.
Central
PArkbisblog

20 diciembre 2011

18 diciembre 2011

DIARIO ESCAPADA A LA LOMBARDÍA, 2-6 diciembre 2011. Milán, Como y Bérgamo

PLANNING
 Se acercaba el famoso puente de diciembre y no teníamos destino. Me puse  mirar los destinos de Ryanair baratillos desde Sevilla (aprovechemos mientras duren estos chollos de volar a cuatro perras) y vimos Milán. Probamos diferentes fechas y posibilidades del puente y del 2 al 6 de diciembre 52 € cada billete i/v, o sea, que por 104 € nos plantamos en Milán y volvemos. No hay más que hablar. Reservamos.
 Ahora toca el planning de esos días. Me leo las escapadas de mis blogs amigos y tomo nota de sus valiosos consejos.
- Entre el cielo y el suelo; maravilloso blog de mi amiga Mafalda.
- De la ceca a la meca; estupendas y divertidas crónicas de viajes.
- Él y ella, viajeros; me une a las personas que hacen este blog el amor por Italia y las Islas Griegas.
- Rosaana y family 4; un blog utilísimo que recomiendo a quienes viajen con niños.
PRIMER DÍA 
VUELO SEVILLA-BÉRGAMO 9:25-11:552
   -  Dejamos el coche en el parking de larga estancia del aeropuerto de Sevilla, P2, gestionado por Aparcalia, se va a pie. 
 Nos cuesta 26´30 € los cinco días. La otra opción era Lavacolla, que funciona muy bien y con precios similares, pero esta vez hemos decidido probar con éstos.
- Aeropuerto Orio al Serio (Bérgamo). Bus a Estación central de Milán. Empresa Autostraslade.
- Una noche en Milán en Hotel Nettuno, Via Taddino 27  +39-0229404481 
-    Reservamos vía telefónica las entradas para  el  Cenacolo Vinciano a las 18:45. Hay que estar en Santa María de Grazie 20 minutos antes. En teoría se puede reservar vía web, pero es casi imposible, siempre pone que no hay entradas pero si llamas, sorprendentemente hay, eso sí, con antelación, no dos días antes. Había leído que era muy díficil que te cogieran el teléfono. El encargado de este trámite era  mi santo que es el que maneja idiomas.  Llamó un par de veces escogiendo la opción del inglés. Como no había manera se preparó un parrafito en italiano, escogió esa opción, italiano, y a la primera; así que aconsejamos esto último; aunque no se sepa italiano no es especialmente difícil entenderse.
SEGUNDO DÍA        
- Mañana en Milán.
- Tren a Como desde Stazione Piazzale Cadorna. De esta estación sale desde en torno a las ocho de la mañana un tren cada 55 minutos a Como. Hay dos estaciones de trenes más en Milán: Central y Garibaldi. El tren Milán-Como dura una hora y cuesta en primera 6´65 € y en segunda 4´45€.
milan3

-    Llegada a Como, Estación Como Nord Borghi.  9 minutos a pie hasta nuestro hotel.
-    Dos noches en Como en el Hotel B&B Storico, Via Giovio, 28.   +39-031300247
TERCER DÍA
- Nos vamos a Bérgamo en bus pues no hay tren directo (aunque después cambiamos de idea).

HORARIO AUTOBUSES
bus
bergamo
bus bergamo
2
-    Pasamos el día disfrutando de Bérgamo.
-    Una noche en Bérgamo en el Hotel Central Hostel BG, Via Ghislanzoni, 30      +39-035211359
-    Taxi al aeropuerto; el avión sale a horas en las que debería estar prohibido volar (pero es lo que hay si queremos aprovechar los chollos) y no hay buses que nos lleven al aeropuerto, afortunadamente está cerca. Otra opción era pasar esa noche en el aeropuerto, pero con el frío que debe hacer, hemos pasado.
  VUELO BÉRGAMO-SEVILLA  6:25-08:55
RESUMEN DE GASTOS
1.                  Vuelos Sevilla-Bérgamo i/v, dos personas: 104 €
2.                  Autobús Autotraslade Aeropuerto Bérgamo, dos personas 19,90€
3.                  Billetes de metro en Milán, dos personas 18 €
4.                  Hotel Neptuno, Milán, 50 € una noche
5.                  B&B Storico, Como, 216 € dos noches
6.                  Hostel Central BG, 50 € una noche
7.                  Parking aeropuerto Sevilla, 26 €
8.                  Tren Milán-Como, dos personas 13,2 €
9.                  Trenes Como-Milán-Bérgamo dos personas 8,9 € más 10,30 €
10.              Bono transporte Bérgamo, dos personas 5 €
11.               Taxi Bérgamo-aeropuerto: 21 €
                                                   TOTAL: 542,3 €
                           TOTAL POR PERSONA: 271,15 €

VIERNES, 2 DE DICIEMBRE DE 2011
Nuestro vuelo Sevilla-Bérgamo con Ryanair sale a las 9:30, así que a las 6:30 horas salimos de Arcos destino aeropuerto de Sevilla. Tardamos una hora y pico, algo más de lo normal porque nos encontramos una pequeña retención ya cerca del aeropuerto por culpa de la avería de un coche. Dejamos el coche en el parking del aeropuerto de larga distancia (26 € los cinco días). Está en la zona de llegadas y es el P2; llegas, sacas el ticket y vas a la ventanilla de atención al cliente con tu reserva impresa, aparcas y listo. Se sale andando y en unos minutos estás en salida. La otra opción que no es un robo para dejar el coche es la empresa Lavacolla. Ésta te recoge el coche y te lo lleva a la vuelta y tiene unos precios similares y funciona muy bien también.

El vuelo sale con media hora de retraso y nos dicen en el avión que es por la niebla, pos vale. 

Al embarcar le hacen a un tipo meter su maleta en el gálibo. Para que ésta entrara poco más que había que martillearla, aunque bien es cierto que estaban dejando pasar otras igualmente grandes. Le dijeron que paganini. El tipo que no, que cabía, la niña que no, el otro decía que quería hablar con un superior, la niña que no, que si no sacaba la maleta del medidor llamaba a la policía, en esa trifulca nos tocó entrar para dentro. Después nos enteramos que acabó con la maleta rota y pagando los 40 €.
  A las 12:10 llegamos al aeropuerto de Bérgamo. 
Bus de Bérgamo a Milán
Durante el vuelo vendían los billetes de bus para ir hasta Milán a 9,90 € y los compramos. Se sale al sitio donde están todos los stands de venta de las diferentes empresas de buses y nos fuimos al de Terravisión, que era la nuestra. Nos indicaron que al salir enfrente los buses 3 y 4. Llegamos, padentro y rumbo Milán. El día está muy gris, pero no hace especialmente frío ni llueve, tal y como indicaban las predicciones.
  En el bus nos sentamos separados que para eso hemos llegados los últimos y yo caigo en medio de cinco chicas griegas que no paran de darle a la sinhueso, mi santo tenía que haber caído aquí. El viaje bien, cómodo y tardó más o menos una hora y nos dejó en la Estación Central de trenes, un descomunal edificio buen ejemplo de la arquitectura de la época fascista. 
  Salimos, nos orientamos y al Hotel Nettuno, recomendación de Mafalda. Por fuera tiene la pinta regular, pero la habitación es muy correcta y está cerca de la estación de metro de Lima, que en cuatro paradas te deja en el Duomo y encima sale por 50 € la noche, no se puede pedir más.


Recorrido desde la Estación Central al Hotel

1_Estacion_hotel
Hotel Nettuno
HOTEL NETTUNO
1
HOTEL NETTUNO
3
Para que viajen con mascota, que sepan que en este hotel son bienvenidos
DSC00144_BIS
Situación del hotel con respecto al Duomo
2_Situación_hotel_Milan_Duomo
  Soltamos las maletas cogimos nuestras cámaras y a la calle. Entramos en el metro y vimos que había varias opciones: billete de un día, de dos, abono de 10 viajes o billetes sueltos; como pensábamos que cogeríamos pocos metros y que el abono de 10 tampoco es que suponga una gran rebaja, nos decidimos por los billetes individuales; luego pensamos que quizá hubiese sido mejor el abono o los billetes diarios, porque para no andar mucho conviene coger metros y al final compramos billetes individuales. Cuesta cada uno 1,50 € y los venden en máquinas expendedoras que tienen la opción de español y en un quiosco que hay al lado.
   Nos bajamos en el Duomo, salimos por la boca que da al lateral de la catedral, se ve inmensa, preciosa. Nos vamos a la fachada, y después entramos a verla. Hay un control de policía que te mira el bolso (a mí en concreto, dos veces, como decía Juan Echanove en Bajarse al moro, tengo cara de sospechosa); la entrada es gratuita. A mí me ha gustado mucho y es muy original, los cuadros colgados de una columna a otra en la nave central en sentido longitudinal. Las vidrieras muy bonitas, pero al estar el día muy gris no lucen como debieran. Decía Stendhal que el Duomo de Milán era un espectáculo único en el mundo y no le faltaba razón. Es el tercer templo católico más grande del mundo y transcurrieron casi cinco siglos desde que se proyectó hasta que se colocó la última puerta de bronce de la derecha, o lo que es lo mismo desde 1386 hasta 1965, año en que nació mi santo, que se dice pronto. Así pues es un buen ejemplo de gótico tardío.
 Pensamos en subir a la azotea, pero al salir nos caen unas goterillas. Vamos a comer rápido y a ver qué rumbo toma el tiempo, si arrecia la incipiente lluvia o amaina. No queremos perder mucho tiempo y nos tomamos una hamburguesa en un Burguer King, aunque nos da cosa estar en Italia y entrar en uno de ésos, pero el objetivo era ver cosas antes de que anocheciese. Comemos en un plis plas y a la calle; siguen las goteras esporádicas, así que dejamos la subida para el día siguiente por la mañana.
DSC00282_BIS
P1000644_bIS

  Entramos en la elegante Galería de Vittorio Emmanuelle II, una galería comercial con muchas tiendas de firmas de lujo y los cafés y restaurantes más antiguos de la ciudad. Estas galerías se construyeron en 1867 y es una calle con una preciosa cubierta de hierro y vidrio que va desde el Duomo a la Piazza della Scala. Este diseño de la cubierta de hierro colado y cristal estuvo muy de moda en  el XIX y se puede observar también en las Gallerías Saint Hubert de Bruselas, en la Galería Umberto I de Nápoles, en el Pasaje de San Petersburgo, etc. 
  En el suelo de la zona central de la galería está el famoso torito al que hay que pisarle las partes pudendas para volver a Milán y tener suerte (me pregunto por el origen de cada una de estas historias que hay que hacer en cada ciudad para volver al lugar o que la suerte te acompañe, se me ocurren ahora idioteces como tocarle la teta a la estatua de Julieta en Verona, tocar el hocico del porcellino en Florencia, echar la moneda en la Fontana de Trevi en Roma....  y lo peor es que a veces lo he hecho, qué le vamos a hacer, imagino que te contagias de lo que hace el personal). Había visto fotos del toro en cuestión y la verdad que de tanto pisotón estaba ya capado y un agujero considerable ocupaba lo que antaño serían unos flamantes atributos genitales toriles, ahí es nada; cuánta saña se emplea en tal actividad, pareciera que la contundencia del pisotón sea directamente proporcional a la suerte que vas a tener. 
  La cosa es que nos acercamos y se vislumbra una cinta de obra delimitando la zona central y vemos que el torito capado está siendo objeto de un reimplante de sus atributos testiculares, el equipo es numeroso y se afanan en su trabajo. Mañana volveremos a ver el resultado.
DSC00146_BIS
DSC00156_BIS
DSC00160_BIS
DSC00165_BIS
P1000650_BIS
P1000780_BIS
DSC00173_BIS

  Salimos a la plaza donde se encuentra el teatro de la Scala, que es bastante sosito por fuera. Después tiramos por la Vía San Dalmazio, Via Porrone, Piazza Cordusio y Vía Dante hasta el Castillo Sforzesco. Este castillo es un enorme bastión rectangular formado por  un complejo de fortalezas, castillos y torres iniciado en 1451 por Francesco Sforza del que quedó muy poco y que fue restaurado entre 1893 y 1904 y de nuevo tras la II Guerra Mundial. Es sede de varios museos (instrumentos musicales, egipcio, arqueológico, etc.).  Durante el paseo vimos los tranvías circular, me encantan las ciudades que tienen este medio de transporte.
DSC00180_BIS
P1000657_BIS
P1000655_BIS
P1000652_BIS
DSC00181_BIS
DSC00190_BIS
DSC00189_BIS
DSC00186_BIS
DSC00202_BIS
DSC00188_BIS
P1000669_BIS
DSC00199_BIS
DSC00203_BIS
P1000672_BIS
  De ahí nos fuimos a pasear por el Barrio de Brera, muy chulo, con tiendas y rincones muy bonitos y nos asomamos al patio de la pinacoteca, pero no entramos.  
DSC00209_BIS
  Nos fuimos al llamado "cuadrilátero de oro", vías  Tivoli, Pontiano, Monte di Pietá y Montenapoleone; todo lleno de tiendas de lujo, Prada, Dior, Vuitton, Cartier, etc, y sus estupendos escaparates. Algunas tiendas sorprendentemente con gente y además la peña por la calle cargada de bolsas con los logotipos de las marcas más caras, el personal muy elegante y chic.
DSC00220_BIS
DSC00217_BIS
DSC00223_BIS
   A pesar del glamour que desprende el lugar y las gentes que por allí pasean hay cosas que nos igualan; resulta que iba una pareja, chico y chica, muy elegantes con su perro creo recordar que boxer; éste convenientemente ataviado con un trajecito perruno de alguna marca carísima. Estaba yo viendo un escaparate cuando me viene un pestazo de los de morirse. Miro a mi alrededor y veo que el boxer pijo había hecho sus necesidades en la calle, como cualquier chucho mierdoso, nunca mejor dicho. Puse cara de ascazo y salí que me las pelaba, no sin antes ver que la pareja glamourosa de traje y vestido impecables y carísimos, sacaba del bolsillo una bolsa y se disponían a recoger la inmunda y apestosa majada que el perro había soltado, que para colmo de los colmos no parecía ser demasiado compacta. Dejamos el capítulo escatológico atrás y seguimos con nuestro recorrido. 
  Salimos a la Piazza San Babila y tomamos el Corso Vittorio Emanuelle llena de tiendas bastantes más asequibles, como las "amancio", el h&m, benetton, etc.
  Llegamos al Duomo con la ilusión de que estuviese iluminado ya, pues había anochecido, pero nada de nada. Nos quedaba ya poco tiempo para la hora a la que teníamos cita para ver "Il Cenácolo", que está en Santa María de Grazie, una bella iglesia gótico-renacentista. Llegamos con antelación y visitamos la iglesia, que estaba tan oscura que la vimos fatal. Nos sentamos dentro a esperar que nos tocase y pagamos al audioguía, 3,5 € cada una. Tienen toma de auricular, así que si tenéis ladrón de clavija de auricular os podéis ahorrar una de ellas.

  Cuando nos toca nos hacen pasar por diferentes puertas que se van cerrando a medida que pasa el grupo por ella y se va creando expectación. Por fin entramos a la sala donde se encuentra. Es mucho más grande de lo que imaginaba y está en alto ocupando una pared del refectorio del convento dominico, así que se ve bien desde todos sitios sin que nadie que se ponga delante te moleste. La visita dura 15 minutos, que entre las explicaciones de la audioguía (muy interesantes) y lo impresionada que estaba por tener delante de mis ojos esa maravilla, se pasan volando. No dejen de ir si van a Milán, su estado de conservación no es especialmente bueno pues Leonardo en vez de pintar en la pared húmeda lo hizo en la pared semiseca y los colores empezaron a deteriorarse muy pronto. Es un lujo poder contemplarla.
Santa María de Grazie
P1000681_BIS
  Al salir decidimos ir a la zona de los Navigli a ver el ambiente y en busca de los "aperitivos". Cogimos el metro en Sant' Ambrogio y nos bajamos dos paradas después en Porta Genova que está a una calle del Naviglio grande. Estuvimos dando una vuelta y nos metimos en un bar con buena pinta, el "Bistro de París". Pedimos un vino blanco y una cerveza, nos cobraron 6 € por consumición y puedes comer lo que quieras de una mesa llena de cosas para picar (ya en Bolonia hicimos uso de este buen invento). Nosotros que somos de poco cenar con el picoteo nos dimos por cenados. 
DSC00236_BIS
DSC00247_BIS
DSC00240_BIS
DSC00245_BIS
DSC00246_BIS
 Nos acercamos a ver la Dársena, la Porta Ticinese y el corso del mismo nombre hasta la Vía Torino que nos llevó de nuevo al Duomo, que no sabemos por qué motivo seguía sin iluminar, vaya rollo, con las fotos tan chulas que salen, otra vez será. Entramos de nuevo a las Galerías de Vittorio Emmanuelle a ver si el torito lucía de nuevo atributos sexuales. Estaba acordonada la zona y el animal en cuestión estaba convaleciente rodeado de cuatro conos de esos de carretera, eso sí, sus partes pudendas estaban enteras. Dimos la enhorabuena al astado y pillamos metro hasta la parada Lima que es la que nos deja muy cerquita del hotel. Llegamos reventados, así que a dormir. Mañana será otro día.
DSC00258_BIS
DSC00257_BIS
DSC00267
P1000685_BIS
DSC00263
DSC00261_BIS
DSC00265

SÁBADO, 3 DICIEMBRE DE 2011

Por la mañana tempranito nos levantamos, ducha y buscamos un McCafé que  nos había recomendado de nuevo Mafalda. Encontramos las indicaciones y llegamos, está casi en la Porta Venezia, más concretamente en la Piazza Guglielmo Obedan. Fue un desayuno BBB, un chocolate, un capuccino, un muffin y un croisant más un zumo de naranja natural por 5,60 €, más barato imposible.

DSC00268_BIS

  Nos dimos un paseo por el Corso de de Buenos Aires lleno de tiendas que aún estaban cerradas. Paramos varias veces en patios que desde fuera ya llamaban la atención, preciosos.
DSC00276_BIS
DSC00279_BIS
DSC00274_BIS
  De ahí al hotel a hacer el check-out y dejamos las maletas allí para ir a la terraza del Duomo, que ayer se quedó pendiente. El día de nuevo está gris pero al menos no nos llueve. Cogemos el metro y vamos directamente a comprar los tickets. Subir a patita las escaleras 6 € y en ascensor 10 €. Decidimos aprovecharnos de las modernidades y dejar el ejercicio para otro momento, de todos modos para los que escojan la opción a patita, he leído que son escaleras cómodas, ni agobiantes ni de esas de caracol. Pasamos un control donde un tipo vestido de camuflaje (el uniforme me parecía más apropiado para la guerra que para estar curioseando bolsos en la puerta de una catedral) nos dejó pasar. Salir a la terraza es increible, estás a la altura de las gárgolas y de todos los adornos que desde abajo ves a no sé que montón de metros de altura. Hay mucho andamio, por lo visto siempre está en obras. Las vistas de la Piazza del Duomo y de la entrada de las Galerías de Vittorio Emmanuelle son impresionantes. La decoración que llena las agujas, las paredes dan para estar allí horas y horas, precioso todo. Te imaginas a esa altura los canteros y escultores de la época allí colgados con los medios de la época haciendo su trabajo y da un yuyu que no veas.
DSC00289_BIS
P1000704_BIS
DSC00287_BIS
P1000691_BIS
P1000735_BIS
DSC00296_BIS
  No es que las gárgolas estén siguiendo un tratamiento de acupuntura, eso es un sistema antipalomas
P1000705_BIS
P1000707_BIS
P1000708_BIS
P1000774_BIS
P1000711_BIS
P1000771_BIS
DSC00313_BIS
P1000725_BIS
P1000723_BIS
P1000733_BIS
P1000746_BIS
P1000748_BIS
P1000715_BIS
DSC00314_BIS
P1000717_BIS
P1000720_BIS
P1000765_BIS
P1000758_BIS
P1000743_BIS
P1000739_BIS
  A la bajada no pudimos resistirnos a pasar para ver al torito. Allí estaba con cuatro conos delimitándolo y otro cono que hacía las veces de taparrabo. Había turistas que lo levantaban para hacerle la foto y una chica hasta hizo como que ponía el pie encima de los flamantes huevillos, pero al momento apareció una pareja de polis y el personal se dispersó.
P1000781_BIS

P1000778_BIS
P1000783_BIS

  Le decimos adiós al Duomo y de nuevo metro al hotel a recoger las maletas y metro a la estación de Cadorna, que es de donde salen los trenes a Como. El tren vale cuatro euros y pico en segunda y 2,20 € más si vas en primera. Nosotros no somos de gastar más de lo necesario en transporte, pero por ese dinero pues compramos primera, para después comprobar que era cuasi lo mismo que segunda, qué pringaos, jajaja. Eso sí, fuimos la mar de tranquilos.
P1000786_BIS
  Llegamos a Como y sacamos el planito que mi santo había hecho en el google maps, (qué apañaos son mi santo y el maps) para llegar al B&B Storico.
5_estacion_hotel_Como
  Llegamos, llamamos a la puerta y nada, llamamos y nada de nada... a ver qué pasa... llamamos por teléfono a un número que había apuntado en el letrerito del portero automático. Que vienen en 10 minutos, que han ido a comer. A los tres minutos aparece una señora, nos dice lo mismo, que Marco (el dueño) está comiendo y que la sigamos. No hay ascensor y es un cuarto piso. No pasa nada porque vamos con las minimaletas. Nos da una habitación y le decimos que habíamos pagado por una superior. La señora llama a los dueños y nos cambia rápidamente, nos enseña dos y nos da a elegir, esta habitación sí se parece a la foto que habíamos visto en booking. Soltamos los bártulos y a la calle.
B&B Storico
HOTEL COMO
HOTEL COMO
2
HOTEL COMO
3
Vistas desde la terraza
P1000799_BIS
P1000797_BIS
Como y su lago es un destino ideal para pasar unas vacaciones tranquilas. Las ciudades y pueblecitos que rodean el lago le dan un indudable encanto al lugar, siendo uno de los paisajes más bellos del Norte de Italia. Durante siglos el lago ha atraído a visitantes adinerados que han llenado sus orillas de estupendas villas con jardines. Un microclima hace que los fríos invernales propios de la formación prealpina se vean atenuados por el efecto del lago. Como es una ciudad amurallada que conserva varios tramos de muralla que data del siglo XII. Actualmente el turismo y una enorme industria textil (sobre todo seda) han hecho de Como una ciudad muy rica y animada con una importante actividad de ocio y comercio. La arquitectura sin embargo ha mantenido su estructura tradicional. Fue fundada por los romanos y  es una ciudad muy agradable para pasear por ella y estar un par de días. El lago de Como tiene forma de Y invertida y Como está situado al final del ramal occidental del lago. Como dato curioso aquí nacieron Plinio el Viejo y Plinio el Joven.
  Llegamos a la zona del lago para informarnos de los barcos para ir a Bellagio, Varenna... Nos dicen que en invierno no hay barcos de los habituales del verano, que hay uno cerrado, batiscafo le llaman allí. A mí esa palabra me suena a que nos van a meter en una bola que anda bajo el agua hasta que llegamos a nuestro destino. Después nos enteramos de que es un barco totalmente cerrado y con poca visibilidad al exterior. Por lo visto Bellagio y compañía están bastante muertos en invierno. Cada billete nos salía a 12 € por trayecto y por persona  y encima lo había a muy pocas horas. Gastarnos 12 x 4 más 4 € por persona para cruzar de un pueblo a otro en el ferry que transporta coches, se nos antojaba muy caro para estar un montón de horas en un pueblo que se ve en hora y media y que encima no sabíamos al ser domingo si habría algo abierto o no. Por otra parte queríamos visitar Brunate y subir al faro, y el desayuno en el hotel era a las nueve, así que decidimos dejar la visita a los pueblos más emblemáticos del lago y desayunar tranquilos al día siguiente y buscar un plan alternativo.

  El centro de Como estaba animadísimo y nos sorprendió ver muchas tiendas de marcas lujosas. No hacía nada de frío y la gente se ve que aprovechó para salir a las compras navideñas. Todas las calles adornadas muy bonitas y un par de mercadillos curiosos de navidad y artesanías. Comimos en la calle un trozo de pizza y focaccia y seguimos pateando el centro. Cuando nos hartamos de andar volvimos al hotel. Ya estaba Marco, el dueño, una persona amabilísima que nos explicó cómo iba el internet, la calefacción... Al rato de irse vemos que no van ni el internet ni la calefacción. Lo llamamos y en menos que canta un gallo allí estaba solucionándolo todo al momento. 
  Nos fuimos a la calle y la Plaza del Duomo había encendido su alumbrado navideño, espectacular, todas las fachadas iluminadas en azul con abetos y copos de nieve en movimiento y un árbol con cientos de bombillitas azules. La Catedral de Como está dedicada a San Abundio, protector y patrón de la ciudad; comenzó a construirse en 1396, continuándose en el Renacimiento y concluyéndose en 1740. Al lado está el Palacio Municipal, un magnífico edificio de mármol gris y rosa del siglo XIII que ha sido modificado en numerosas ocasiones. El conjunto de la plaza es muy armonioso y el color azul de las fachadas le da un aire muy chulo.
Lago di Como
DSC00348_BIS
DSC00341_BIS
DSC00343_BIS
DSC00349_BIS
DSC00351_BIS
DSC00352_BIS
DSC00355_BIS
DSC00356_BIS
DSC00360_BIS
DSC00361_BIS
DSC00362_BIS
Duomo iluminado
DSC00364_BIS

  Era la hora de cenar y pasamos por un local con buena pinta y ambiente, el "Il Pinzimonio"; entramos y fue todo un acierto, la comida buenísima y muy bien de precio. El sitio es enorme y todo lleno de gente. Una jarra de litro de vino de la casa, más pizza caprichosa, más champiñones y alcachofas a la crema puestas sobre una rodaja de patata al horno 30 € redondos (incluido el coperto (¡5€!), cuando no nos han puesto ni pan ni piquitos). Como salimos contentillos ni buscamos bar de copas ni nada, al hotel y mañana será otro día.
DOMINGO, 4 DICIEMBRE DE 2011

  El desayuno del B&B era a las nueve. Funciona de la siguiente manera. En tu habitación tienes las tazas, platos, cubiertos y una cesta. Sales al rellano y ya están Marco y su mujer con una sonrisa para ponerte café, chocolate, té... lo que quieras; en una mesa están puestas la bollería, pan, queso, chacina, mermelada, fruta, yogures... y tú te pones en los platos y cesta lo que quieras y desayunas en tu habitación. Desayunamos tranquilamente (qué relax, quiero desayunar cada día así) y decidimos coger el funicular para subir a Brunate; salimos a la calle, cielo azul, nada de frío y mucha gente disfrutando ya del precioso día.
DSC00367_BIS
DSC00368_BIS
DSC00369_BIS
DSC00370_BIS
DSC00372_BIS
DSC00376_BIS
DSC00378_BIS
DSC00381_BIS
DSC00382_BIS
  Nos vamos a la zona del lago de donde sale y nos montamos. Tarda 7 minutos en subir y salva un desnivel increíble. Una vez arriba tienes vistas privilegiadas. Queríamos ir también al faro y habíamos leído que se tardaba unos 15 minutos, aunque en algunos diarios de blogs algunos decían que habían tardado una hora... Qué raro!! Vemos que hay un bus que va al faro y decidimos subir en bus y bajar paseando. El bus vale 1,25 € y se coge en una plaza justo al lado de donde llega el funicular y aviso, hay que llevar el dinero justo porque el billete se compra en una máquina que hay dentro del bus que no da cambio. Tardaba media hora en salir, así que nos fuimos a callejear por el pueblo. Hay unas casas increibles, todo muy bonito.
Funicular Como-Brunate
DSC00385_BIS
DSC00442_BIS
P1000835_BIS
Brunate
DSC00391_BIS
DSC00392_BIS
P1000803_BIS
P1000804_BIS     P1000815_BIS       
P1000814_BIS
P1000820_BIS
P1000822_BIS
P1000827_BIS
P1000830_BIS
  Cogemos el bus y tarda un montón en subir arriba del todo, así que eso de que en 15 minutos estás arriba es poco más o menos que imposible. Anduvimos un poquito hasta el faro y las vistas son estupendas. Al faro se puede subir, gratis hasta el primer tramo y pagando 1 € subes hasta arriba del todo, eso sí, a patita. Yo que no soy de escaleras estrechas y helicoidales porque me da el vértigo y lo paso mal, decido quedarme abajo disfrutando de las vistas y de una manzana que "me sobró" del desayuno. Mi santo sí que subió y por supuesto las vistas eran mucho mejores pues abarcaban los 360 grados y abajo no. Me conformaré con ver las fotos.
P1000870_BIS
P1000872_BIS
DSC00409_BIS
P1000886_BIS
P1000879_BIS_BIS
P1000881_BIS
P1000897_BIS
DSC00401_BIS
P1000864_BIS
DSC00409_BIS
DSC00412_BIS
DSC00418_BIS
DSC00426_BIS
DSC00430_BIS
DSC00421_BIS
Después bajamos tranquilamente, dando un paseo, sin prisa pero sin pausa y tardamos 25 minutos, muy bien porque el tiempo acompañaba mucho, nada de frío, sobraba el plumas que no veas.
  Una vez abajo nos subimos al funicular y en siete minutillos estábamos en Como.
DSC00447_BIS
DSC00448_BIS
DSC00450_BIS
DSC00454_BIS
Estación de tren de Como
DSC00456_BIS
  Pensamos en hacer un minicrucerito que hace la empresa de Navegación por el lago en invierno que pasa por los pueblos del brazo izquierdo del lago y puedes bajarte y subir en el siguiente, pero primero a comer que era hora. Elegimos un restaurante cerca del lago recomendado en el tripadvisor y en la guía Top 10 del País Aguilar, el Ristorante Sociale; la carta no es muy extensa pero se antoja todo; comimos risotto con setas, plumas con pomodoro y chile, vino y un postre, 31 € (aviso a los incondicionales de la pizza, aquí no hay).
  Nos fuimos a comprar los tickets y a pillar el barco; el crucero da una vuelta de una hora y para en los pueblos del brazo oeste del lago más cercanos a Como: Tavernola, Cernobbio, Moltrasio y Torno; fuimos sentados fuera casi todo el tiempo, disfrutando de esa luz que me gusta tanto del final de la tarde y que le daba un encanto especial a las villas y pueblos. A la vuelta, ya con el sol medio escondido, teníamos fresquete y pasamos dentro. Quizá no sean los pueblos estrella del lago, pero el paseo en barco es muy agradable y las vistas divinas. No nos bajamos en ninguno porque no se veía mucho ambiente en ellos y además se estaba haciendo de noche.
P1000898_BIS
P1000899_BIS
P1000922_BIS
P1000925_BIS
P1000937_BIS
P1000940_BIS
P1000941_BIS
P1000955_BIS
P1000958_BIS
P1000969_BIS
P1000970_BIS
P1000973_BIS
P1000968_BIS
P1000960_BIS
  Llegamos a Como y estaban todas las calles llenas de gente, las tiendas abiertas... nunca pensé que Como tuviera tanto ambiente. Nos fuimos a un McCafé a tomar un chocolate, un capuccino y un tiramisú y desde la ventana estuvimos viendo el ambiente de la calle, insisto, increíble. Luego nos fuimos a hacer fotos a la plaza del Duomo, que de nuevo se había puesto el vestido azul navideño.
DSC00474_BIS
DSC00479_BIS
DSC00491_BIS
DSC00492_BIS
DSC00477_BIS
DSC00490_BIS
  Después fuimos al hotel a descansar un ratito y haciéndole caso de nuevo al tripadvisor fuimos a un restaurante ecológico de pizzas de ambiente marroquí, el Cardamomo, al lado de la estación de tren Como Nord Borghi, en la calle Carloni (al principio según se llega desde la estación). Nos tomamos cervezas, pizza y ensalada, todo buenísimo y la cuenta 24 €, qué bien se come en los países mediterráneos!! y la atención del personal maravillosa, compartimos una pizza y nos la ponen mitad y mitad en un plato para cada uno.
  LUNES , 5 DICIEMBRE DE 2011

  Hasta la tarde anterior estábamos convencidos de ir de Como a Bérgamo en bus, pues no hay tren directo, pero miramos en internet cuánto tardaba y eran dos horas y lo peor, entraba a 20 pueblos ¿Ein? Pues vamos en tren . La única opción era Como-Milán Cadorna, metro a la Estación Central y tren Milán-Bérgamo, tardábamos unos 10 minutos más, pero preferíamos eso que la tortura del bus.
  Desayunamos prontito, (ya antes mi santo, que es tempranero había ido a la estación a por los billetes) y nos fuimos al tren a hacer el periplo arriba señalado. A las 12:30 estábamos en Bérgamo.
Estación Central de Milán
DSC00513_BIS
DSC00517_BIS
DSC00516_BIS
  Habíamos leído que la oficina de turismo estaba enfrente de la estación, la divisamos y allá que fuimos, pero un cartel en la puerta avisaba que se habían mudado al lado de un McDonalds cercano. Se ve desde allí. Nos atendieron muy bien y nos dieron un mapa y una miniguía en español muy apañada y nos dijeron que nos convenía comprar un bono de transporte para un día que incluye los dos funiculares que hay en Bérgamo, ya con eso has amortizado el precio, que a nosotros nos cuesta 2,5 € porque es navidad y está rebajado (su precio normal son 3,5 €) y que se compraban en la estación de autobuses que está allí al lado. Compramos los bonos y llegamos al Hostel Central BG (recomendación de Ana). Para pasar una noche estupendo (nosotros ni eso, que nuestro vuelo sale a las 6:30, así que nos vamos del hotel a una hora bastante indecente, cosas de volar barato). Dejamos las minimaletas y a la calle.
Trayecto Estación tren de Bérgamo al Hostel Central BG
8_Bergamo_estacion_hotel
Hostel Central BG
DSC00520_bis
DSC00519_bis
Bérgamo está dividida en la ciudad alta, rodeada de una muralla veneciana, que es la más antigua, y la baja, más moderna. No llego a entender por qué esta ciudad no es más famosa a nivel turístico, pues atractivos no le faltan. Cierto es que desde que Ryanair sale y llega a su aeropuerto recibe muchos más turistas, pero realmente merece una visita independientemente de que nuestro vuelo saliera o no de aquí pues es una joya.
Bergamo
plano
DSC00527_BIS
P1000981_BIS
 Para subir de la  Città Alta hay varias alternativas; frecuentemente se usa el funicular del mismo nombre que está en el Viale Vittorio Emmanuelle II y que ofrece unas bonitas vistas de la ciudad baja mientras sube. También llegan allí  los autobuses línea 1 aeropuerto y el 1A; hay más información en la web.
  Nosotros nos decidimos por el funicular que siempre es más guay y es un medio que no usamos nunca. Dimos un paseo por la calle que lleva al funicular y lo cogimos. Cuando sales parece que has cambiado de ciudad. Acabamos de pasear abajo por una avenida amplia arbolada y ahora vemos que de la placita donde hemos llegado salen callecitas estrechas.


DSC00531_bis
P1000985_BIS
P1000988_BIS
Me encantan
P1000989_BIS
P1000990_BIS
P1000994_BIS
  Nos zambullimos en ellas y descubrimos una Bérgamo deliciosa; calles y edificios medievales y renacentistas ubicados en lo alto de la colina, una maravilla pasear. Además es casi la hora de comer y apenas hay gente en la calle. Llegamos a la Piazza Rosate y allí nos encontramos con la fachada trasera de la Basílica Santa María Maggiore. Estábamos un poco despistados sin saber muy bien dónde nos encontrábamos; a la confusión contribuía el que yo había visto fotos de los leones donde se apoyan las columnas de la portada y eran rosas y los que yo estaba viendo eran blancos; el plano tampoco era muy claro al respecto, así que decidimos rodear el edificio.
P1000996_BIS
P1000998_BIS
P1010014_BIS
P1010013_BIS
P1010016_BIS
P1010019_BIS
P1010020_BIS
P1010021_BIS
 Efectivamente, salimos a la Piazza del Duomo y ahí estaba la estupenda fachada de la Capella Colleoni, obra maestra del renacimiento lombardo, de la Basílica Santa María Maggiore; a la derecha mirando la Capilla Colleoni, está el precioso Baptisterio y a la izquierda la fachada del Duomo, que es bastante menos espectacular que su vecina.
Capilla Colleoni



P1010030_BIS
Baptisterio
DSC00551_BIS
DSC00545_BIS
DSC00553_BIS
P1010048_BIS
Duomo
P1010037_BIS
  A nuestra espalda los arcos del Pallazzo della Ragione por los que se accede a la preciosa Piazza Vechia, un compendio de edificios de diferentes épocas que casan a la perfección. El Palazzo della Ragione tiene en la zona central un león de de San Marco, recuerdo de la dominación veneciana. A la derecha está la Torre del Campanone del siglo XII y enfrente el Palazzo Nuovo, un edificio neoclásico de principios del XVII que alberga la Biblioteca Municipal. En el centro de la plaza está la Fuente Contarini, muy bonita.
Palazzo Nuovo
P1010049_BIS
Campanone
P1010050_BIS
DSC00555_BIS
P1010051_BIS
Pallazo della Regione
P1010058_BIS
Fontana Contarini
DSC00562_BIS
DSC00559_BIS
P1010060_BIS
DSC00561_BIS
P1010162_BIS
Miramos el reloj y decidimos ir a comer antes de que cerraran las cocinas, pues ya era tarde. Fuimos a un restaurante recomendado por Rosaana, la Cooperativa Città Alta Il Circolino, que está en calle Vicolo Sant' Agata 19, una bocacalle de la Vía Colleoni; es un restaurante enorme lleno de bergamescos. Comimos una ensalada griega, fussilli con ragú y grigliata de carne, todo buenísimo. No nos cobran el "coperto" y eso que nos ponen pan y ofrecen agua. La cuenta 31 €, genial.  
P1010141_BIS
  Ya con el estómago lleno nos fuimos a pillar el Funicular de San Vigilio, que te lleva a la zona más alta de la ciudad. Las vistas estupendas, preciosas; dimos un paseito y de nuevo hacia abajo.
P1010063_BIS
P1010070_BIS
P1010073_BI
P1010074_BIS
P1010075_BIS
P1010121_BIS
P1010114_bis
P1010115_BIS
P1010078_BIS
P1010079_BIS
P1010080_BIS
P1010082_BIS
P1010084_BIS
P1010096_BIS
P1010097_BIS
  Como ya la luz comenzaba a escasear nos fuimos a la Roca, una fortaleza situada en la colina de Santa Eufemia; en sus jardines hay numerosos recuerdos a los caídos en las guerras y varios tanques y maquinaria de guerra; lo mejor, las vistas que ofrece, en nuestro caso, cuando llegamos ya estaba atardeciendo y ésta era la luz que había.
P1010192_BIS
P1010100_BIS
P1010210_BIS
P1010215_BIS
P1010217_BIS
P1010223_BIS
P1010206_BIS
P1010208_BIS
P1010228_BIS
P1010197_BIS
P1010195_BIS
  Nos dimos otro buen paseo por las calles de la Città Alta degustando el dulce típico de aquí, la "polenta" y viendo unas tiendas preciosas y bien decoradas y ya cogimos el funicular de nuevo para volver a la Città Bassa.
P1010185_BIS
P1010184_BIS
Polenta
P1010173_BIS
P1010155_BIS
P1010156_BIS
P1010171_BIS
P1010167_BIS
P1010142_BIS
DSC00536_BIS
P1010140_BIS
P1010165_BIS
  Fuimos al hotel a recogerlo todo y dejarlo todo preparado, pues a las cuatro y media de la madrugada nos recogía el taxi para el aeropuerto. Hay un bus muy barato pero el primero sale a las cinco y media de la mañana y nuestro avión era a las seis y media y no nos gusta ir justos. El taxi nos cobra 20 €. El avión salió a su hora y llegamos a Sevilla a la hora prevista, por lo que pusieron la famosa trompetilla ryanair. Lo único malo del vuelo que a esas horas lo que apetece es dormir, pero como siempre la megafonía no para de dar la lata vendiendo, rifando...

  Impresiones lombardas

 Definitivamente Italia es uno de mis países favoritos, de norte a sur; muchísimo me queda por descubrir, pero nada me decepciona, ni siquiera Milán, de la que he leído mis veces que es gris, fea y con poco que ver. Me ha parecido una ciudad interesante para una escapada de fin de semana y me ha gustado mucho  más de lo que que pensaba.

  He descubierto Como, un precioso pueblo con muchísima vida y un paisaje espectacular y por último Bérgamo me ha parecido una pequeña joya que merece muchísimo la pena, sus calles estrechas y empinadas y sus deliciosas plazas tienen un encanto especial, estoy seguro que volveremos a seguir explorando el norte italiano, aunque ahora toca el sur, una asignatura pendiente.
  Hasta el próximo viaje y espero que os haya gustado y os sea útil si os decidís a hacer un escapada a la zona.
   Ciao
Relatos de otros viajeros #postamigos
Image and video hosting by TinyPic
Vero4travel: Catedral de Milán y Galería Victorio Manuel II
Loc@s por los viajes: En Milán
Entre el cielo y el suelo: Escapada a Milán