31 octubre 2011

CRETA, 2011 (3). Paleochora, Garganta de Samaria, Granvoussa, Valos, Chaniá

LUNES 8 DE AGOSTO
Hoy tocaba la Garganta de Samaria. No teníamos claro qué hacer al respecto.
Cómo llegar a la Garganta de Samaria
Lo habitual es contratar una excursión que consiste en ir en bus desde Chaniá o Rethymnon al pueblo de Omalos, desde allí hacer la excursión a pie a través de la Garganta (16 kilómetros), acabas saliendo a Agia Roumeli, un pueblo al que solamente se puede acceder en barco, y cuando llegas allí, pillas el ferry a Khora Sfakión, desde donde el autobús te devuelve al sitio de donde has partido. También puedes hacerlo por tu cuenta cogiendo los autobuses que van a Omalos, el bus te deja en la misma entrada a la garganta.
______________________
Nosotros decidimos coger el barco que sale a diario desde Paleochora a Agia Roumeli, el pueblo donde acaba la garganta, y hacer parte de ésta en sentido inverso, andar un rato hasta que nos parezca y volvernos.
Por la mañana nos levantamos tempranito, desayunamos en la terraza del hotel y nos fuimos dando un paseo al puerto para coger el barco (habíamos comprado los billetes la tarde anterior, 25 € por barba). Vemos llegar el barco y no es un ferry, es un barco de madera muy chulo, donde antes de entrar los pasajeros cargan la mercancía para llevar a Agia Roumeli, no olvidemos que a este pueblo solo se accede en barco, con lo que hay que llevar a diario todo lo que se consume. Asistimos a la carga de cajas de verduras y fruta, sacos de pan, cajas con todo tipo de alimentos, una moto… en fin, de todo. Ya después nos dejaron entrar.


P1070079_BIS

12 octubre 2011

CRETA, 2011 (2). Cnossos, Agios Nikólaos, Isla de Chrissí, Gournia, Ierápetra, Playa de Vai, Gortina y Rethymno

MIÉRCOLES 3 DE AGOSTO
Madrugamos, ducha, desayuno y check out. Nos regalan una botellita de rakí y nos prometen de nuevo la suite a la vuelta.
Salimos dirección Cnossos, que está más a o menos a 5 kms de Heraklion.  Queríamos llegar temprano para  evitar el calor y las aglomeraciones de gente. Llegamos a las 9:00 y aparcamos en un aparcamiento grande que hay en la carretera a mano izquierda viniendo de Heraklion. Vimos autobuses y coches aparcados y nadie que cobrase, así que supusimos que era gratis y dejamos el coche allí. Antes de llegar vimos al menos dos bolsas de aparcamientos con gente invitándote a entrar, ésas sí eran de pago. Anduvimos dos minutos y ya estábamos en la entrada del yacimiento. Pagamos la entrada son 6,5 €.  Había algunas excursiones ya dentro, pero la visita no era incómoda. El Palacio de Cnossos es de esos sitios que estudias en los libros de historia y piensas, tengo que conocer ese sitio. Es en este palacio donde según la mitología griega, vivió el rey Minos, que mandó construir a Dédalo un laberinto para encerrar en él al Minotauro, criatura mitad hombre, mitad toro, nacida de los amoríos de Pasífae con un toro enviado por Posidón a petición de Minos, como prueba de que, de entre sus hermanos, era él el destinado a reinar; Minos, que había prometido a Posidón sacrificarlo en su honor, luego no lo hizo (santa Rita, Rita, Rita, debió de pensar Minos al ver el excepcional animal), así que Posidón lo castigó; ¿cómo? Haciendo que su esposa se enamorara perdidamente del toro (qué culpa tendría su mujer? Para poder acostarse con el toro, le pidió al ingenioso Dédalo que le construyera un artificio, una especie de disfraz en el que ocultarse y que el toro no sospechara; yació con el toro (zoofilia  que se llama eso en nuestra era), quedó embarazada y nació el Minotauro. Cuando se enteró Minos pilló un rebote de padre y muy señor mío y mandó a Dédalo que construyera un laberinto en el que encerró al Minotauro, a él mismo y a su hijo, Ícaro (sí, ése que luego, con unas alas de cera fabricadas por su padre para huir del laberinto se acercó demasiado al sol). Total, allí, en el laberinto, vivió el Minotauro hasta que Teseo, ayudado por Ariadna, hija de Minos, lo mató. Cnossos, el palacio del rey Minos, no era sólo su residencia, era además un centro administrativo y religioso; era muy grande, pues constaba de unas 1500 habitaciones y muchos pasillos (¿éra éste el laberinto al que se refiere el mito?)
Realmente el llamado laberinto, corresponde a la estructura de los palacios minoicos, dispuestos alrededor de un gran patio central y con numerosas salas, pasillos y escaleras que comunicaban sus numerosas estancias y pisos. En 1900 comienzan las excavaciones del recinto arqueológico de la mano de Sir Arthur Evans.
P1060214_BIS