21 septiembre 2010

ALEMANIA I: Aeropuertos y llegada a Munich

LUNES 23 DE AGOSTO
Hoy comienza la aventura alemana. Los horarios de los vuelos no son malos en el sentido de que no tenemos que madrugar (el vuelo Jerez-Madrid sale a las 13:45 horas) y eso siempre se agradece, pero tenemos que esperar en Barajas casi 5 horas y llegaremos a Munich a las 22:10 horas. El vuelo Jerez-Madrid ha trascurrido sin incidencias, aunque con turbulencias al final. Compritas en la T4 (siempre cae algo en el Zara de la terminal) y en la espera aprovecho para empezar este diario, esto de tener un netbook es una pasada.
Llevamos jamón envasado al vacío porque no tenemos claro si nos darán de cenar en el vuelo Madrid-Munich (la hora estimada a Munich es de las 22:10). Mi santo que ha volado hace poco a Atenas con Iberia decía que sí (pues a él le pusieron de cenar) y yo, viendo que el vuelo duraba menos de tres horas apostaba por el que no. Nunca gano a nada, pero en esta ocasión acerté y nada de comida, grrrrrr.
El vuelo llega a su hora, recogemos las maletas y a por el coche. Hemos alquilado un Volkswagen Polo (de los más baratukis junto con los corsa). Lo alquilamos en Europcar porque era la empresa que cerraba más tarde (previendo que Iberia se retrasase, que por lo visto no es raro en el vuelo de esa hora). Pillamos nuestro polito y estrenamos nuestro gps (alquilarlo nos salía por 60 euros y comprarlo algo más, así que... excusa perfecta). Ponemos la dirección del hotel y palante. Pasamos por el Allianz Arena, el estadio de fútbol, iluminado en rojo, precioso.


Allianz-Arena
Al llegar al desvío por el que nos salíamos …. las temidas obras, que se convertirán en habituales durante nuestro viaje. El gps, que no sabía de la obra (y eso que el mapa está actualizado) intenta llevarnos por la carretera cerrada por obras una y otra vez. Mi santo, listo para estas cosas como ratón de bodega, cree que unas indicaciones alemanas nos indican que tener que seguir una dirección, pero surgen las dudas; a todo esto el gps a su puta bola y dale que te pego insistiendo, y nosotros, claro, de noche y sin saber, venga a hacerle caso, hasta que por fin después de intentos varios, y más bien por casualidad que por conocimiento del gps, llegamos al hotel que tampoco es que esté muy bien indicado. Ya son las 00:00 horas. La recepción estaba cerrando y con un cartelito de esos de “volvemos en cinco minutos”; tras una espera prudente, llegan unos chavales indicando que nos habían dejado un sobre pegado en un tablón de anuncio de la entrada. Lo cogimos y allí vimos un código para acceder al garaje del hotel y otro código para que la puerta de la habitación se abra; atrás quedaron las tarjetas abrepuertas que nos parecen modernísimas; estos alemanes están en todo. Ya sabéis, si llegáis a un hotel de los que no tiene recepción 24 horas y veis un sobre colgado en el hall cogedlo, puede que dentro estén vuestros nombres y habitación. Bajamos a un supermercado abierto todavía, compramos cerveza y para arriba a cenar jamón. El producto nacional nos ha salvado hoy de que muramos de inanición. A dormir que es tarde.
El hotel está muy bien si llegas a Munich tarde y al día siguiente sales para otro punto. Para visitar Munich está muy lejos, pero no era nuestro caso.
Siguiente capítulo: Ulm, Dinkelsbühn y Rothenburg ob der Tauber

2 comentarios:

  1. Empezamos con la lectura!

    Cierto es lo útil que es tu netbook para empezar a escribir los diarios de viaje mientras estás padeciendo las horas muertas. Yo en Japón usé mucho el mío durante los desplazamientos en tren y también en el vuelo de regreso, me lo pasé enterito escribiendo (y mira que fueron horas :S). Ahora bien, creo que tarde o temprano acabará siendo desplazado por un iPad.... me lo veo venir, jijijiji!

    Lo del GPS.... yo sigo sin confiar plenamente en ellos. Aún recuerdo lo loco que se nos volvía a la entrada de Viena, porque no reconocía la circunvalación, o peor aún, para ir del sur de Tours a Chenonceaux, que nos quería mandar por una carretera que aún no estaba inaugurada :S:S). Aunque son un invento muy útil, siempre es aconsejable llevar un mapa de carreteras de los de toda la vida y a ser posible un par de impresiones con la situación exacta del sitio al que vas, ya sea del Mappy, Via Michelin, Google Maps...

    Aún así, empezamos bien! Corro a leer la siguiente etapa :)

    ResponderEliminar
  2. Yo también soy más de mapas, a veces te dan mucho por culo los gps, pero otras te llevan al sitio exacto, tengo una relación de amor-odio con ellos, pero definitivamente un mapa falla mucho menos!! Gracias por tu comentario!!

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario. Gracias