29 noviembre 2009

DORMIR EN MADRID

Madrid es una ciudad que ofrece una gran variedad de hostales y pensiones a un precio aceptable, limpias, cómodas y bien ubicadas. Voy a poner una relación de los sitios donde me he quedado y que puedo recomendar.

1) El alojamiento que más he frecuentado es el Hostal Dulcinea
http://www.hostaldulcinea.com
Ubicado en la Calle Cervantes, nº 19 (calle paralela a la Carrera San Jerónimo) está a tiro de piedra del Museo del Prado, del Thyssen y del Reina Sofía. Igualmente está cerca de la Estación de Atocha, de modo que si llegas en tren puedes ir andando hasta el Hostal. Desde Barajas tienes que coger el Metro y tras un par de transbordos llegas a Antón Martín, que es la estación más cercana.
Es un hostal familiar que está en la segunda planta de un edificio antiguo, conserva un ascensor de los antiguos que funciona a la perfección. Lo que más me gusta de este hostal es su ubicación, su limpieza (como los chorros del oro) y que las camas son bastante cómodas (nada de colchones hundidos). Las habitaciones son sencillas pero suficientes, tiene wifi gratuito y sus dueños nos atienden de maravilla cada vez que he ido (bombones y champán nos esperaban en la habitación un día a la vuelta de una dura jornada de trabajo en Fitur en 2008, ni en el Palace). La calefacción estupenda y hace poco han puesto aire acondicionado. Se lo he recomendado a muchos amigos y conocidos y todos han acabado satisfechos con este hostal.
PVP: 55 € habitación doble.

Image and video hosting by TinyPic

2) Otro alojamiento en el que he pernoctado es el 7-Colors Rooms
http://www.topmadrid.com/2006/07/hotel-7-colors-rooms-en-madrid.asp
En la Calle de las Huertas, muy céntrico y bien decorado; cada habitación es de un color y la cromoterapia es evidente en cada zona del hotel. Toallas de buenísima calidad y un autoservicio de snack bar gratuito todo el día (café, té, zumos y sandwiches). Muy tranquilo y ambiente agradable. Recomendable.
PVP: 75-80 € habitación doble.

Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic

3) El hostal Analina Rooms lo descubrí en un artículo en "El Viajero" de El País, donde recomendaban hostales y pensiones con "glamour
http://elviajero.elpais.com/articulo/viajes/Madrid/bienvenidos/hostal/elpviavia/20080614elpviavje_1/Tes
Miramos disponibilidad con poca antelación para diciembre de 2009 y sorprendentemente aun tenían habitaciones
http://analinarooms.com/
Habitaciones de tamaño adecuado, con decoración moderna y con puntos de calor en el suelo delante de las camas y de la ducha,. Baño pequeño, pero totalmente nuevo. Tiene wifi que falla a veces, pero se lo comentamos al chaval de recepción y rápidamente nos facilitó un cable de ethernet. Bien ubicado, en la Calle de la Espada, al lado de la Plaza Tirso de Molina y a la estación de metro del mismo nombre y cerca de las calles Cava Baja y Cava Alta, repleta de bares de tapas y copas. El único aspecto negativo reseñable es que es las paredes no aíslan demasiado el ruido y puede ser ruidosillo dependiendo del vecino de habitación que te toque. El desayuno está incluido en la Cafeteria Maestro Churrero en una calle cercana. Ofrecen café o chocolate y churros o bollería.
http://www.maestrochurrero.com/cafeterias-catering-churros/
Recomendable.
PVP: 60 € habitación doble.



Image and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPic

4) La web
http://www.homelidays.es/ ofrece apartamentos interesantes en el centro de Madrid, alguna vez he hecho uso de esta web para alquilar y ningún problema.

10 noviembre 2009

Capítulo 4: Atenas



Viernes 10 Julio
Desayunamos en el hotel. Y nos damos un paseo por Fira para despedirnos de la ciudad y hacer las últimas compras. Nos fuimos a la playa de Monolitos, cerca del aeropuerto. Nos dimos un baño y comimos en el Restaurante Capitán Loizos: ensalada de tomates y queso feta, faba (pasta de una legumbre), musaka y arroz marinero, que estaba de muerte (38 €). Nos quisieron invitar a sandía, pero estábamos llenos, así que nada, y eso que tenía una pinta riquísima.
Nos echamos una siesta en los árboles que están pegados a la playa y después un café en un hotel que está al lado del Capitán Loizos y que se llama Memoria Café. Estuvimos un buen rato haciendo tiempo y de ahí al aeropuerto. Devolvemos el coche y tras los trámites rutinarios de controles y tal nos sentamos a esperar la salida del avión, que sale con una hora de retraso. La espera se hizo larga pues el aeropuerto es una miniatura con una tienda, así que es aburridillo, y encima el aire acondicionado a todo gas, un frío un poquito desagradable.
Llegamos a Atenas y pillamos un taxi al hotel. Nos tocó un taxista honrado que nos cobró 28 €, tardó menos de lo habitual porque había poco tráfico pero nos hemos enterado que ha habido gente a las que les han cobrado casi el doble.
El Hotel Economy limpio, bien ubicado y correcto, el personal de recepción amabilísimo. La zona, próxima a la Plaza Omonia no la recomiendan en los foros, a nosotros nos pareció bastante segura. La gente que hay en la calle ni te mira, yo repetiría. La Plaza Omonia, donde nos alojamos en 2001, aunque sigue siendo un sitio no especialmente recomendable, también está bastante mejorada a como la vi hace años (donde al salir del cutrehotel donde nos alojábamos vimos a un individuo tirado con una jeringuilla colgando del brazo),Salimos a cenar y nos fuimos directos a Monastiraki, al Restaurante Mparaiktaris, muy popular entre griegos y turistas, la vez anterior que estuve en Atenas estuvimos también allí. La zona de Monastiraki la recuperaron para las olimpiadas de 2004 y la verdad que es una zona preciosa. Yo fui en 2001, así que solo vimos una plaza en obras y una zona bastante deteriorada. El cambio ha sido de 360º.
A la vuelta dimos un paseo por el ágora romana y griega con la Acrópolis iluminada arriba y una luna espectacular. Atenas nos recibió mucho más bonita que la recordaba.
Sábado 11 de Julio
Nos levantamos muy temprano para subir a la Acrópolis antes de que el inmenso calor que hace en Atenas nos castigara en exceso. El desayuno del hotel bien, correcto; como casi siempre el zumo es algo que se puede mejorar muy mucho; el café creo que también mejorable, pero como no soy cafetera el que había me gustaba.
Pasamos por el Mercado Central, por Kapnikarea y vimos por fuera las catedrales, grande y chica. Pasamos por la Puerta de Adriano y el Templo de Zeus Olímpico, que tiene unas maravillosas columnas corintias.
P1000821
Llegamos a la Acrópolis y quisimos entrar por el acceso del teatro de Dionisos. Mi santo, que ya ha pasado por taquilla algunas veces sabe que los del gremio de la enseñanza griega no pagan. La chica les dice que entonces hay que entrar por el acceso principal, allí le dicen que pregunten en la puerta y al final entran gratis mi santo y mi cuñada y yo a pagar (siempre igual). Ya en la entrada hace un calor de morirse.
P1000843
Un poquito de historia, la Acrópolis

En la Atenas de Pericles, durante la segunda mitad del siglo V a.C., un grupo excepcional de artistas transformó, bajo la dirección de Fidias, una colina rocosa en un extraordinario conjunto arquitectónico y artístico que la Grecia antigua legó al resto del mundo.
La Acrópolis de Atenas, «la roca sagrada», es una meseta caliza de 270 metros de longitud y 85 de anchura, situada 156 metros sobre el nivel del mar y representa el símbolo universal del espíritu y la civilización clásica. Fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1987.
Principales restos arqueológicos de la Acrópolis.
1. Partenón
2. Antiguo templo de Atenea
3. Erecteión
4. Estatua de Atenea Promacos
5. Propileos
6. Templo de Atenea Niké
7. Eleusinión
8. Santuario de Artemisa Barrunta
9. Calcoteca
10. Pandroseión
11. Arreforión
12. Altar de Atenea
13. Santuario de Zeus Polieo
14. Santuario de Pandión
15. Odeón de Herodes Ático
16. Stoa de Eumenes
17. Santuario de Asclepio o Asclepeion
18. Teatro de Dioniso Eléuteros
19. Odeón de Pericles
20. Temenos de Dioniso
La Acrópolis es monumental y maravillosa: los Propileos increíbles, el Templo del Erecteion con las Cariátides sin palabras, el templo de Atenea Niké encantador y en todo lo alto el Partenón, lleno de grúas y andamios, pero majestuoso, reinando en el punto más alto de la Acrópolis. En las laderas, el teatro de Dioniso y el Odeón de Herodes Ático y tantos restos de más edificios nobles que, aunque en ruinas dan una idea del esplendor que tuvieron hace cientos de años.
Os dejo este vídeo para que os hagáis una idea de la situación de los diferentes edificios de la Acrópolis.


La verdad es que se ponen los pelos de punta al pensar que casi todos los edificios del recinto se conservaron bastante bien hasta el siglo XVI, cuando el Partenón se convirtió en mezquita a raíz de la ocupación otomana, el Erecteion en harén y los Propileos en polvorín. Durante el asedio de Atenas los venecianos bombardearon la Acrópolis. Un golpe de mortero destruyó en gran parte el Partenón (que en parte se usaba también como polvorín) e hizo que se derrumbara el techo. Para colmo Lord Elgin arrancó de mala manera buena parte de los mármoles de los frisos y para casi rematarlo el Partenón también sufrió daños con el terremoto de de 1894, así que no es raro que lleves años y años de restauraciones y que su imagen esté asociada siempre a andamios, grúas y otros elementos metálicos que por ahora son necesarios para devolver al templo dedicado a Atenea su antiguo estado. Desgraciadamente no aprendemos de nuestros errores y siempre en caso de conflicto armado se sigue atacando sin ningún escrúpulo el patrimonio histórico, arqueológico y cultural (recientemente hemos visto casi en directo el saqueo del Museo de Bagdad).
P1000839
P1000849
P1000867
P1000864
P1000877
Salimos de la Acrópolis por la C/ Thrasyllou y paseamos por el Barrio de Anafiótika, que es una prolongación del más famoso Barrio de Plaka pegado al Foro romano. Pasamos por delante de la Linterna de Lisícrates y de la Torre de los Vientos, preciosos monumentos los dos.

P1000914
P1010042
P1010043
Pasamos por la Calle Adriano llena de tiendas para comprar souvenirs atenienses. Pasamos por el Mercado Central de nuevo y entramos y pude hacerle una foto a un pope, aunque me pescó y me miró con mala cara (yo que nunca me atrevo a fotografiar al personal… lo hago una vez y me pescan)
P1000923
Barrio de Playa
P1000947
P1000946
Pasamos por la Calle Adriano llena de tiendas para comprar souvenirs atenienses. Pasamos por el Mercado Central de nuevo y entramos y pude hacerle una foto a un pope, aunque me pescó y me miró con mala cara (yo que nunca me atrevo a fotografiar al personal… lo hago una vez y me pescan)
Pasamos por el hotel a dejar las compras y nos vamos a buscar la Taverna Rosalía en la zona de los alrededores de Omonia: C/ Valtetsiou esquina con Emmanuel Benaki, muy recomendable el sitio, tiene una agradable terraza con plantas y unos difusores de agua que te refrescan. En la calle también hay mesas. Siestorro porque hacía un calor de morirse en la calle. Por la tarde paseamos por la calle Panemistimiu (al lado de la Universidad) hasta la Plaza Sintagma, vimos el cambio de guardia. Esos soldados al sol ligero con esa ropa que aparenta ser de lana, y esas polainas o leotardos… madre mía ¿es necesario ese sufrimiento? Daba no sé qué verlos.
De ahí cogimos el metro para ir al Pireo, a casa de Cristos y Giorgía, nuestros amigos griegos que son muy hospitalarios, nos invitaron a una muy buena cena en compañía esta vez de sus estupendos hijos, unos niños educadísimos y encantadores. Pasamos una velada maravillosa en la gran terraza de su casa, que da al puerto.
Estaciones de metro en Atenas, preciosas y autenticos museos.
P1000974
P1000972
Domingo, 12 de Julio
Tras el desayuno y mirar el correo en internet nos fuimos al nuevo Museo de la Acrópolis. Teníamos las entradas compradas por internet (hasta fin de año cuesta 1 € entrar) pues se preveía una avalancha de público y no quería quedarme sin entrar. La hora de entrada era de 10:00 a 12:00. Habíamos quedado la noche anterior con Chistos y Giorgía en que le intentaríamos comprar las entradas y desde allí los llamábamos. Una vez dentro nos dirigimos a los mostradores y nos canjearon nuestro folio impreso por las entradas compradas previamente y además pudimos comprar para nuestros amigos, que llegarían más tarde a verlo. Saco mi cámara eufórica perdida, no se está todos los días en un gran museo recién estrenado, y me viene el de seguridad a decirme que no se podían hacer fotos; normalmente se pueden hacer sin flash, pero aquí de ninguna manera.
El nuevo museo tiene cosas que me gustan y otras que no. Es amplio, luminoso y moderno. La entrada tiene una excavación que ves desde un suelo de cristal, pero no hay ni una explicación de qué estás viendo. En la planta baja hay un audiovisual muy bueno, en inglés, pero con un sonido pésimo (en la última planta está el mismo, pero en griego y mejor calidad acústica, porque es una sala más pequeña).
Las vitrinas de la planta baja son laterales y tienen cuatro baldas con mucho material, muy lleno todo, demasiado. Para ver la balda de abajo hay que ponerse en cuclillas y para ver el material de la balda de arriba, que está a casi dos metros del suelo, tienes que alejarte, y entonces no lees los letreros y si te acercas para ver los letreros no ves el material expuesto y tampoco algunas de las cartelas, en fin, eso me parece un poco rollo en un museo recién estrenado.
P1000988
P1010010
P1010003
P1000989
P1010020
P1010027
P1010035
En la segunda planta, dedicada a la estatuaria, éstas están sobre pedestales que tienen los nombres impresos en un lateral, de forma que es cierto que te concentras viendo la obra sin que se interfiera otra cosa en el campo visual, pero es un poco rollo tener que girar la cabeza para leer que estás viendo. Otra cosa que no me gusta nada es que bastante a menudo por megafonía: din don dun (sonido de supermercado o de aeropuerto), se recuerda que no se pueden hacer fotos dentro del museo, vamos que estás allí alucinando viendo cualquier pieza y de repente suena eso, no me parece apropiado.
La planta tercera y última es la dedicada a los mármoles del Partenón. Han hecho una reproducción del Partenón, las columnas son cilindros de acero, y están insertos ahí los triglifos, metopas y todos los mármoles que se conservan en Atenas. Los que están en Londres están presentes con reproducciones o con vacíos, es una forma de revindicar la vuelta de los mármoles a Atenas. La ubicación del museo y las paredes de cristal haces que cuando estás contemplando los relieves del Partenón los estés viendo a unos 300 metros, y eso me parece un acierto absoluto, es una pasada estar en el museo y poder ver la Acrópolis desde allí. Insisto en que lo mejor que tiene el museo, aparte de las piezas, es la luz natural que lo inunda todo. Merece la pena visitarlo. Tiene tienda donde me compré lo de siempre y un bar con suelo de cristal y unos precios bastante asequibles.
Cuando salimos del museo nos fuimos a Monastiraki donde comimos con Cristos y su familia en el Restaurante Thanasis, también muy recomendable.
Monastiraki
P1010051
Nos despedimos de ellos hasta la próxima y nos fuimos a ver la Stoa de Átalos.y el Templo de Hefesto, el mejor conservado de toda Atenas. La Stoa de Átalos era una galería porticada que albergaba muchas tiendas y puestos y donde la gente acudía a comprar y a eso de las relaciones sociales, vamos una especie de centro comercial de la época. Actualmente tiene un museo y una galería llena de esculturas.
De ahí nos fuimos a la famosa Plaza de Sintagma a pillar un taxi para subir a la Colina de Licabetos. Un pirata tipo somalí nos ve mirando el plano y se acerca para ofrecernos sus servicios de taxi por 15 €, como pensamos que se está columpiando bastante, pues realmente la colina está allí mismo, le decimos que no. Subimos y vemos el cambio de guardia que está en ese momento,.. esos muchachos deberían reivindicar un uniforme de verano, porque realmente hacía un calor de morirse y la ropa de los chavales es de lana, o al menos eso aparenta, con unos leotardos… en fin una cosa inhumana. Llegan los nuevos a reemplazar lo que llevan allí no sé las horas. El relevo es lentísimo, con unos pasos que deben cansar enormemente de lo lentos que son. Una vez en sus puestos se acercan otros soldados vestidos con uniforme no tradicional y les revisan que esté todo en orden y les secan el sudor, y allí se quedan con el sol dándoles en to el careto hasta que vengan los siguientes, en fin, entiendo que sarna con gusto no pica.
P1000942
P1000938
Salimos a la calle y paramos a un taxista, esta vez una persona honrada que nos deja arriba del todo por 3 €, nada que ver con el precio estupendo que nos hacía el piratón.
Las vistas estupendas, se ve todo Atenas y una se puede contemplar unas perpectiva de la Acrópolis totalmente nueva para mí, desde arriba con el mar al fondo, precioso.
Nos fuimos a tomarnos un algo a la terraza que hay en la zona más alta y por la cocacola te cascan 5 eurazos, ahí te quedas, porque encima la vista era de la zona de Atenas menos atractiva y para colmo amenazaba con llover y pagar eso para salir por patas como que no
Nos bajamos al bareto de más abajo, con menos glamour pero mucho más barato. Efectivamente empezaron a caer goterones que no veas, y no había ningún taxi por allí, así que nos bajamos lloviendo y nos refugiamos bajo unos árboles cuando la cosa se puso seria. Al rato paró y acabamos de bajar. Llegamos al hotel y tras la duchita a cenar. Nos vamos a los alrededores de la calle Hefesto y entramos en el Restaurante Dypilon, situado en una esquina, con velas y unos chavales sentados en la mesa de al lado que tocaban instrumentos y cantaban canciones tradicionales y los de las mesas que eran autóctonos los acompañaban en los estribillos. Todo este mágico ambiente más un intenso olor a tierra mojada fueron un perfecto fin de viaje. Al día siguiente nos quedaba recoger y tirar de las maletas y hacer el periplo por aeropuertos varios, pero como siempre merece la pena.
P1010079
FIN DEL VIAJE

OTRAS ENTRADAS RELACIONADAS
Atenas es más que la Acrópolis
Cícladas y Atenas. Planning.

El nuevo Museo de la Acrópolis

03 noviembre 2009

Capítulo 2: Santorini



SANTORINI
580px-Santorini_Landsat
Santorini es un pequeño archipiélago circular formado por islas volcánicas, localizado en el sur del Mar Egeo, unos 200 km al sureste del territorio continental griego.
Santorini es, en esencia, lo que queda de una enorme explosión volcánica que destruyó los primeros asentamientos existentes, haciendo desaparecer gran parte del territorio de la antigua isla y provocando la creación de la caldera geológica actual. Su espectacular belleza, junto con una animada vida nocturna, la han convertido en uno de los principales destinos turísticos de Europa. Sus construcciones tienen un aspecto oriental, con casas blancas y marcos de ventanas y puertas en azules.
Una gigantesca laguna central, más o menos ovalada, y con unas medidas de unos 12 por 7 km, está rodeada por tres lados por altos acantilados de unos 300 metros de altura. Las pendientes de la isla descienden desde lo alto del acantilado hasta el circundante Mar Egeo. En el cuarto lado, la laguna está separada del mar por una isla mucho más pequeña llamada Therasia; la laguna se une al mar por dos sitios, al noroeste y al sudoeste. Las aguas en el centro de la laguna tienen una profundidad de unos 400 metros, haciendo así posible la navegación de todo tipo de buques. Los puertos de la isla están todos en la laguna, y la capital, Fira, cuelga de lo alto del acantilado, sobre la ladera que desciende hasta la laguna
Isla principal

MapaSantorini2

letreroMapaSantorini2
1. QUÉ VISITAR EN THIRA, capital de la isla.
MapaFira1a

1) Museo Prehistórico de Fira (3€,antes esa entrada valía también para el Arqueológico, ahora no). Frescos de Acrotiri.
2) Catedral Ortodoxa Vistas desde la terraza contigua.
3) Barrio de Kato Fira
Laberinto de calles. Dos iglesias: Agios Ioannis y Agios Minas. En C/ Agiou Miná, llena de cafés y restaurantes, al lado del acantilado.
4) Subir a la dcha. a la C/ Ipapandis, llena de tiendas y con casas señoriales (archontiká), entre las que destaca la casa Nomiko (nº 76)
5) Museo Arqueológico de Fira. Arte Cicládico, ánfora de época arcaica, jarrones ss. V-III a.C.
6) Recorrer la C/ Erithrou Stavrou (Cruz Roja), estampa típica de Santorini. Con bóvedas de medio punto, destacan la casa Kutsoyanopulos (nº 182) y el palacio Ghizi (de pago), centro cultural donde se conservan manuscritos, etc.
7) Tras el palacio Ghizi, a mano derecha, antiguo convento de las Hermanas de la Caridad, taller de fabricación de alfombras. Claustro e iglesia abacial.
8 ) Catedral católica.
9) Escaleras a C/ Nomikó.
Capilla de Agios Stilianos, al borde del precipicio; campanario de 4 colores.
Curva de Pastuli, las vistas más célebres de Santorini.
10) Barrio de Frangiká, barrio norte. Comunica Fira con Firostefani.
11) Excursión a pie hacia Firostéfani primero, a Imerovigli después y terminando en Skáros. Conviene hacerla por la mañana temprano, por el sol, que no dé de cara.
FIROSTEFANI.
Pueblo pegado al acantilado. Vistas. En la plaza, iglesia de Agios Ierasimos.
Monasterio de Agios Nikolaos, 1651.
Iglesia abacial, con iconostasio; dependencias comunes y celdas.
IMEROVIGLI.
Antiguo puesto de vigilancia. Bordeando la caldera se llega a un sendero y unas escaleras que conducen a la cercana ciudadela de Skáros. Capilla de Theoskepasti. Vistas.
2. ATARDECERES
El más famoso, el de Oia (Ia, Ea). Pero muchos recomiendan también el de Firostefani, ya que tienes el volcán enfrente y el sol se mete por Thirasia. En Thira es bonito verlo en el Café del Mar.
3. COMER EN SANTORINI
Cadena Gyros, por toda la isla, baratos y buenos.
En Firostefani: -Il Cantuccio italiano.
En Thira:
Dyonisios. Bueno pero caro. Pulpo asado y botella de vino, 32 eur. En pleno centro calle más concurrida, zona playa Vylchada.
Nicolas, comida tradicional y calamares estupendos (al lado de Dyonisios).
Castro, en la zona del teleférico. Preciosas vistas de Thira de noche. Pizza y mousakka, 21 eur.
Oliva, c/Erithrou Stravou. Bueno y barato!
-Corner es de tortillas y crepes a muy buen precios, está en la primera calle que sube hacia las tiendecitas. Tiene sombrillas.
En Perissa: Markos, último restaurante antes del acantilado. 2 platos, 8 eur. especialidades griegas. Terraza con vistas al mar.
Taberna Michalis. 2 platos 8 eur. mousakas, pescado.
Aquarius, cocina italiana 13 eur.
En Oia: Flora. Pasta y pizza, 21 eur calle peatonal con terraza suspendida.
Oia es un gyros, callejón detrás de la iglesia con terracita.
Taverna Anemomilos. Al lado hotel. Mismo nombre, comida casera, entrantes 3 euros, platos 9 euros.
En Kamari: Almira, al final de la playa en la zona opuesta al monte, buena calidad-precio, buena cocina, 12 eur dos platos.
The red dollar, buenas parrilladas, menus para 2 de 20 a 25 eur.
Alexander, buen sitio, calle que sale de la playa en la zona de la montaña, menus 10 eur.
Degustación de vinos a 500 m antes de llegar a Kamari, ofrecen los secos, nikteri y rivari y los dulces; visato y athiri, museo del vino, fases de la vinificacion. Interesante.
En Imerovigli: Taverna Capitan John (gianis) en la roca, platos de 6 a 9 euros a 5 km al este de Baxedes por la carretera, cartel en la curva.


Martes 7 de Julio
Nos levantamos y, después de desayunar por última vez en nuestro patio, nos vamos para el puerto de Chora a pillar los billetes (comprados previamente por internet). Llega el ferry y nos sentamos. El chico que nos atendió en la oficina de los ferries parecía un poco acarajotado y de hecho muy allá no debía de estar, porque le pedimos ventana y lo único que conseguimos fue que nos diera una ventana y asientos separados (ver para creer); en fin, como había dos asientos libres al lado de la ventana asignada, nos sentamos juntos para poder comernos el bocata del almuerzo (un pan magnífico de Naxos que allí mismo cortamos en rebanadas, acompañado de embutido y bebida. Esta vez vamos en el compartimento 3, mejores vistas y ventanales grandes. En el último bocado de nuestro almuerzo llegan los dueños de los asientos que habíamos ocupado (eran españoles), pedimos disculpas, nos levantamos y a nuestros asientos. Lectura del libro (que me tenía enganchada) y se empieza a divisar Santorini. Me voy a la cubierta a hacer fotos. La llegada a la isla es espectacular; una fila de muchos pueblecitos blancos encaramados encima de una gran peña (salvando las distancias me recuerda a mi pueblo que también está ubicado en lo alto de una peña).
Imagen
164
Imagen
192
Imagen
162
Imagen
188bis
Estuvimos un rato para salir, estaba llenito de coches, un calorín allí metidos que no veas.  
Al bajar, nos localiza un tipo con una furgona que nos dice que nos sube por 5€ pax, aceptamos y una vez llena nos sube por una carretera con muchas curvas y en algunos tramos bastante estrecha para ser de doble sentido. En el puerto de Athinios, donde llegamos, sólo atracan los ferries; los barcos grandes de cruceros no llegan a este puerto, sino que fondean en el antiguo puerto de Fira, y desembarcan a los cruceristas en unas barquitas que los llevan al viejo puerto, al pie de esa cuesta en zigzag que se ve en la foto de Fira de antes; una vez allí, tienen tres posibilidades para subir: burro, teleférico o andando, que creo que poca gente lo hace. Nada más llegar a Fira te encuentras el trasiego de burros, dicho sea de paso, muy limpios y arregladitos (aunque dejan unas caquitas no tan limpias).
P1000450
P1000453

En la primera parada, nos toca bajarnos a nosotros; nos dice el tipo que el hotel está ahí arriba y nos deja debajo de una cuesta muy empinada con una calor del demonio a las cinco de la tarde. La cuesta era larga tela, me acordé de la family del furgonetero. Llegamos a una plaza donde está la catedral y allí en teoría debía de estar nuestro hotel, que daba a la caldera (unas vistas estupendas).
Después de preguntar, lo localizamos; para llegar había que bajar una calle con escaleras bastante empinadas. Al llegar al hotel, el único de los alrededores con las paredes de color ocre, se abría una puertecita y más escaleras, perdí la cuenta del número de tramos que bajamos tirando de las maletas, pero al menos a priori tenía buena pinta el hotel; una señora mayor nos sale al encuentro y nos dice que la sigamos; pasamos por esta primera maravillosa terraza, que no era la nuestra.
P1000620
P1000621
Seguimos bajando y nos enseña primero una habitación que da a otra terraza. Soltamos las maletas (estamos sudando como pollos) y la señora nos dice que la sigamos para ver la otra habitación. La señora, entrada en años, bajaba diligentemente por unos tramos de escalera cada vez más estrechos y sin pasamanos. Yo, mirando desde arriba, no dejaba de pensar que con el vértigo que manejo a ver cómo me las apaño, pero bien, sin problemas. Bajadas las escaleras, tocaba subir otro tramo para llegar por fin a la otra habitación situada en una terraza inferior que era más pequeña, pero igualmente con buenas vistas. Las habitaciones estaban como excavadas en la roca, no muy amplias pero suficientes.  Tenemos una terraza pequeña para nosotros, con unas vistas estupendas a la caldera y mi cuñada, en la planta de arriba, una terraza más grande pero compartida con la habitación de al lado (cuyos habitantes no llegamos a ver en los días que estuvimos allí). Aceptamos y nos instalamos. Ducha y vuelta por el pueblo.
P1000776
P1000569
P1000443
P1000444
Muchas tiendas y mucha gente, bastante más que en Naxos.
P1000467
Imagen
218
P1000464
P1000455
Nos fuimos a por el coche a la empresa donde habíamos alquilado: Budget. Es la que estaba más lejos, qué torrao subiendo la cuesta en busca de la oficina!! Por fin la encontramos y no tenían disponible el Picanto que habíamos alquilado. Nos ofrecen uno más grande, le decimos que no, que queremos uno pequeño, la chica mirándonos raro e insistiendo en que era el mismo precio, mi santo diciéndole que era por el aparcamiento... Total, al final nos dicen que nos dan otro más pequeño, pero que tenemos que esperar cosa de una hora a que devuelvan uno, y allí que nos quedamos. Pasa el tiempo y nada; finalmente, como no llega el coche esperado, van a la oficina del aeropuerto por un C3 (al menos, eso nos dicen). No nos gustó mucho la atención dada en esta empresa. Nos montamos y empezamos a notar que estaba bastante zarrapastroso, sonaba a lata que no veas. Decidimos ir a Oia a ver el famoso atardecer. Llegamos algo tarde, aparcamos al principio del pueblo y no llegamos a tiempo al sitio donde después vimos que se concentraba el personal para verla, pero verla la vimos y mucho más tranquilamente que al día siguiente. 
P1000481
P1000477
Dimos un paseo por el pueblo viendo anochecer; nos pareció un pueblo precioso, con más glamour que Fira, galerías de arte y tiendas más alternativas que las de la capital. 
P1000522
P1000513
P1000515
Cenamos en el restaurante Thomas Grill (36,10 la cena para tres), que nos pareció que tenía buena pinta y al día siguiente lo vimos recomendado en la guía. Nos volvimos a Fira y al hotel.
Miércoles, 8 de Julio
Me despierto muy temprano y aprovecho para irme a la terraza a disfrutar del fresquito. Mi santo y cuñada se levantan a una hora más normal que la mía y se van a dar un paseo junto al acantilado de la caldera (yo no voy porque a esa hora ya llevo no sé el tiempo despierta y me da el sueño); desde el hotel, en Kato Fira, pasaron por Firostefani (pueblo de al lado) e Imerovigli y llegaron junto a la ciudadela de Skaros. A la vuelta han subido los cruceristas y todo está masificado.  
P1000582
P1000461
P1000612
Imagen
226
P1000725
Este día lo dedicamos a los museos: el de Arte Prehistórico, con algunos de los maravillosos frescos de Akrotiri (precio 3 €; antes con esta entraba se accedía también al arqueológico, ahora tienen precios independientes; vamos que han subido al doble).
Después nos fuimos al Museo Arqueológico (también 3 €) y para finalizar nuestro tour museístico fuimos a una exposición de reproducciones de Akrotiri que nos costó 4 € por persona, que es interesante, pues están representadas todas las pinturas pero que se me antojó un poco caro para ser reproducciones (con carné de estudiante más barato). Dimos una vuelta por Fira y comemos en el Eliá (cuyo significado en griego es Oliva) en la C/ Erithrou Stavrou, 35 €, bastante barato teniendo en cuenta lo caro que es Fira, aunque es verdad que con las calores comimos a base de entrantes, nada de platos consistentes. Recomendable.
P1000611
P1000579
P1000461
P1000452
Imagen
221
P1000586
De camino al hotel compramos baklavá, un dulce hipercalórico y muy bueno que habíamos comido ya en Estambul. Por la tarde fuimos a ver el atardecer de Oia, con parada previa en la playa de Vourvoulos, de arena y piedras volcánicas negras; esta vez llegamos a tiempo y la verdad es que nos decepcionó un poquito que estuviese aquello lleno de turistas (hasta aplauden al final), así que mejor buscarse otro sitio para ver las puestas de sol, hay muchos y menos saturados.  
Imagen
239
Imagen 240
P1000496
P1000491
Imagen 246
Imagen
247
Imagen
244
P1000655
P1000654
Cenamos en el restaurante Blue Sky, al lado de el del día anterior y recomendable: ensalada, pasta y pasticcio, 34,20 €. Vuelta por Oia y al hotel.
Jueves, 9 de Julio
Nos levantamos temprano para visitar la antigua Thera, fundada por los dorios en el s. IX a. C. http://www.sacred-destinations.com/greece/santorini-ancient-thira.htm. Se coge dirección Kamari y una vez cerca de la playa hay carteles que indican el camino, una auténtica culebra con curvas de morirse, en regular estado. Nos temíamos que no hubiese aparcamiento arriba, pero sí, lo hay y amplio. También hay un bus que sube, e increíblemente hay gente que sube andando, y es un buen trecho con un solano que no veas. La entrada 2 €. Interesante el yacimiento, el entorno magnífico, está a una altitud de 369 mts. sobre el nivel del mar, las vistas son estupendas, pero el calor hizo que no disfrutara del momento al cien por cien, un torrao impresionante.
P1000694
P1000688
P1000685
P1000684
Imagen
290
Después desayunamos en la playa de Kamari con buenas vistas en la playa. Llegan unos funcionarios flexómetro en mano midiendo si se respetaba el espacio destinado a las sillas y mesas exteriores de cada bar. El bar que midieron primero era el nuestro y por la cara del dueño y de los funcionarios y el rápido movimiento de brazos de las partes implicadas mientras hablaban, aquello no cumplía la normativa ni de coña.
P1000699
P1000701
P1000700
De ahí nos fuimos dirección Mesa Gonia para visitar la Iglesia de Panagia Episkopi, muy bien indicada, pero es más rápido cogiendo un carril que hay a la izquierda, justo pasada la gasolinera. Está construida sobre las ruinas de la sede episcopal que el emperador Alejo I fundó en el s. XI. La iglesia nueva conserva el magnífico iconostasio del edificio original, esculpido en mármol, así como algunos de sus excepcionales frescos del s. XII en las bóvedas. Tiene un patio con muchas plantas muy agradable.
Imagen
300
P1000718
P1000722
P1000717
Enfrente un cementerio y otra de las cientos de iglesias que salpican las Cícladas, de cúpulas añil y campanario.  
P1000730
P1000729
P1000733
Después nos fuimos en dirección Pyrgos para visitar el monte Profitis Ilias, el punto más alto de la isla, a 567 metros, así que la panorámica es estupenda, se ve toda la isla, hay un monasterio, pero no nos dejaron entrar por no vestir recatados.
P1000669
Imagen
288
Imagen 286
Imagen
299
Después salimos en dirección Emborio, que no nos pareció gran cosa y de ahí marchamos a la Red Beach. Es preciosa, pero una vez vista comprobamos que no había donde comer (tal y como ponía en el cartel del aparcamiento antes de la caminata que hay que darse para llegar), así que nos fuimos a Akrotiri donde comimos ensalada, saganaki (queso frito), berenjenas fritas y una ración enorme de giro por 29 € con propina. 
P1000758
P1000751
Imagen 328P1000761
P1000809
De ahí a las calas solitarias cerca de Vlichada (las hay de todos los ambientes); nosotros nos decantamos por una totalmente solitaria, con arena-piedras que se hincaban en los pies, pero con un agua que invitaba al baño, así que aceptamos sin dudarlo. Un lujo una playa para nosotros solos.
P1000769
Volvimos a Fira, ducha, compras, supermercado, internet, y puesta de sol en nuestra magnífica terraza. 
P1000771
P1000808
P1000797
P1000781
P1000780
Cenamos en un giro, el más céntrico y ruidoso de toda Fira y nos tomamos la últimas copas en nuestra maravillosa terraza.
santorini
Mañana salimos para Atenas con toda la pena del mundo, porque Santorini, a pesar de su masificación turística, sobre todo cuando llegan los cruceros, es un sitio idílico, y a determinadas horas, cuando solo te encuentras a los lugareños es un lujazo estar allí, volveremos seguro. Os recomiendo si venís alojaron en un sitio con vistas a la caldera, el espectáculo matutino y al atardecer está garantizado.