28 octubre 2009

Roma, Diciembre de 2005. Diario recuperado.


Días atrás me lié la manta a la cabeza y me puse a ordenar las fotos de los viajes, y me he encontrado con el CD con las fotos de Roma, una de mis ciudades favoritas. Busqué entonces un diario manuscrito de nuestra estancia allí en diciembre de 2005. Así que pensé…¿porqué no hacer un relatillo de Roma? No estará demasiado actualizado ni tendrá mucho detalle, pero es mi experiencia en la Ciudad Eterna y cómo tenía ganas de recordar el viaje y de clasificar las fotos, pues aquí os dejo el resultado, que ya adelanto no es nada exhaustivo.
Nota: las fotos de este primer día no pertenecen a esos momentos en sí, pues llegamos a Roma por la tarde y llovía y ya era de noche, pero he decidido ponerlas para acompañar al texto y que no sea demasiado monótono. Aclarado está.
GALERÍA DE FOTOS
ROMA, DICIEMBRE, 2005
El 2 de diciembre de 2005 salimos en un vuelo desde Málaga dirección Roma. Dejamos el coche en el parking San Isidro, cerca del aeropuerto y ellos te desplazan en una furgona al aeropuerto. Salimos a las 13:45 horas y llegamos puntuales a la capital del antiguo imperio romano. Cogimos en el aeropuerto un tren dirección Trastévere y luego el tranvía 8 que nos deja en Largo Argentina, casi en la puerta de nuestro hotel, el Residenza Argentina que encontré en una web
www.nycerome.com/hoteles-en-roma.html.

A las 18:00 estábamos ya en la calle. La ubicación de este hotel es magnífica, está en el centro, vas andando a muchas de las zonas visitables de Roma y es una zona animada por las noches, no se puede pedir más. Me he alojado también en Términi, que es donde están la mayoría de los hoteles de precio medio de Roma y nada que ver con esto.
Lo primero que hicimos es ir a ver mi admirado Panteón, pasando por la Plaza Minerva, una deliciosa placita con la Iglesia de Santa María sopra Minerva, una templo cristiano construido sobre un templo pagano dedicado a Minerva. En el centro de la plaza la preciosa escultura de Bernini conocida popularmente como “l´elefantino”, encima del cual colocaron uno de los muchos obeliscos egipcios que adornan las plazas romanas.
Llegamos al Panteón desde su parte trasera, ya se adivina majestuoso, Desembocamos en la Plaza de la Rotonda y allí se alza la portada con ocho columnas del Panteón. La entrada es gratuita, así que cada vez que pasaba por allí camino al hotel entraba y me quedaba un buen rato allí.
En la portada se lee esta inscripción:
M.AGRIPPA.L.F.COS.TERTIVM.FECIT
Marco Agrippa, hijo de Lucio, cónsul por tercera vez, (lo) hizo


DSC_0052

DSC_0049
Es un templo dedicado a todas las deidades romanas y fue mandado construir por Agripa, amigo y general de Augusto. El templo sufrió un incendio en el año 80 y fue reparado por Domiciano, aunque de nuevo fue destruido en época de Trajano en el 110 y ya fue definitivamente reconstruido por Adriano.
La cúpula es una maravilla, la más grande de la historia, decorada con casetones y un óculo central de 9 metros por donde entra luz natural y lluvia. El suelo del Panteón es convexo, para evacuar el agua que entra hacia un canal perimetral, personalmente es de los monumentos romanos que más me gustan.
Dimos un paseo por la Plaza Navona, otra de las maravillosas plazas de Roma, donde es fácil que te entre el famoso síndrome de Stendhal. La forma de la plaza ya es original y sigue la línea del antiguo circo romano, que se encontraba aquí, por lo tanto tiene forma elíptica. La plaza es un museo al aire libre. Se puede ver la Fuente de los Cuatro Ríos, de Bernini, con un obelisco en el centro, a los lados de esta fuente la de Neptuno y la del Moro, ambas de Giacomo della Porta, la Iglesia de Santa Agnese in Agone de Francesco Borromini (eterno rival de Bernini), el Palacio Panphili, el Palacio Braschi y muchos más edificios nobles, realmente la plaza no tiene desperdicio, y sobre todo me llama la atención que se conserve la forma del circo romano, es increíble.
ROMA 038
De ahí nos fuimos a la Fontana de Trevi. La primera vez que ví la fontana me pareció una maravilla. Está en la confluencia de tres calles que forman una plaza pequeña, ocupada casi entera por la fuente. No sé porqué me la imaginaba en la esquina de una gran plaza, pero realmente tiene un emplazamiento que le da un protagonismo que no he visto nunca en ninguna otra fuente. Es la mayor de las fuentes barrocas de Roma y están representados en el grupo escultórico, en el centro Neptuno con dos caballos marinos y dos tritones, la representación de la Salud a la derecha y de la Abundancia a la izquierda. Allí nos metimos en un garito y cenamos pizza y lambrusco (no sé cómo andarán los precios ahora, en 2005 las cervezas eran una auténtica clavada, salía mucho mejor beber vino).
ROMA 093
Sábado 3 de diciembre de 2005
Amanece lluvioso, así que paraguas en mano nos vamos a la calle. Comenzamos el itinerario en el Campo di Fiori, famosa por su mercado de alimentos. Por las tardes es una zona de bares y trattorías con mucho ambiente joven.
De ahí pasamos por majestuoso Palacio Farnese, el Pórtico Ottavia, el Teatro Marcelo, que actualmente es un edificio de viviendas que conserva buena parte del teatro original (es alucinante ver por toda Roma la superposición de edificios de tan distintas épocas conviviendo, increíble), la Isla Tiberina, una isla fluvial en medio del Tiber. Está conectada a tierra firme por el Puente Fabricio y el Puente Cestio y quedan restos de uno antiguo que se llama “Ponte Rotto”.
Pasamos por la Boca de la Verdad, donde cayó la típica foto emulando a los protagonistas de “Vacaciones en Roma”. Es una antigua máscara de mámol que se encuentra en el vestíbulo de Santa María de Cosmedín, una bonita iglesia medieval que merece la pena visitar. Siempre hay una cola de japoneses enorme para hacerse la foto, y ese día que llovía a mares más, pero aprovechamos que dejó de llover y el personal se esfumó aprovechando el alto del tiempo, así que estuvimos muy tranquilos.
Al lado están los Templos Republicanos (preciosos), uno de planta redonda y otro de planta rectangular.
ROMA 024
De ahí pasamos por el Coliseo (no entramos esta vez) y el Circo Máximo, del que no queda nada, pero sí la explanada elíptica donde estuvo ubicada. Almorzamos en un restaurante y vuelta al hotel a echar una siesta porque lleva todo el día diluviando.
Por la noche fuimos a la Cripta Balbi, museo que ofrece en subterráneos el modo de vida de principios de nuestra era y ofrece un testimonio extraordinario del modo en que creció Roma durante siglos sobre los restos de sus antepasados, se puede ver además una excavación donde se obserba los restos de la cripta de mi paisano Balbo; es muy recomendable esta visita. Está en la Vía della Botteghe Oscure.
DCP_1061
A la salida nuestro paseo habitual de este viaje: Plaza Minerva, Panteón y nos extendimos por la Vía Condotti hasta la Plaza de España. La Vía Condotti es la calle donde está todo el comercio de lujo romano, tiendas de los diseñadores más caros y abundante clientela entrando y saliendo cargadas de bolsas como si regalasen el género, coches de lujo esperando a que los clientes salgan y porteros uniformados en cada tienda, lo que hace que a los pelaos nos de apuro entrar al curiosear. Esta noche cenamos pizza al taglio y después cayeron unos cubatas en un bar de diseño que era bastante chulo.
Nota 1: El Museo Nacional Romano está dividido en varios edificios con diferentes emplazamientos: Palacio Altemps, Termas de Diocleciano, Aula Ottagona, Cripta Balbi y el Palacio Máximo alle Terme.
1) Museo Nazionale Romano – Palazzo Massimo alle Terme
Largo di Villa Peretti, 1
Tel. 06 4814144
Abierto de martes a domingo de 09:00h a 19:45h. Cerrado los lunes.
Entrada general 6 €. Entrada reducida 3 €
2) Museo Nazionale Romano – Palazzo Altemps
Piazza di S Apollinare, 44
Tel. 06 6833759
Abierto de martes a domingo de 09:00h a 19:45h. Cerrado los lunes.
Entrada general 5 €. Entrada reducida 2,50 €
3) Museo Nazionale Romano – Crypta Balbi
Via Botteghe Oscure, 31
Tel. 06 6780167
Abierto de martes a domingo de 09:00h a 19:45h. Cerrado los lunes.
Entrada general 4 €. Entrada reducida 2 €
4) Aula Ottagona
ViaG. Romita, 8
Tel. 06 4870690
Abierto de martes a domingo de 09:00h a 14:00h
Entrada gratuita
5) Museo Nazionale Romano - Terme di Diocleziano
Via E. De Nicola, 78
Precios:
Entrada general 5 € / Entrada reducida 2,50 €
Horarios de Apertura:
Abierto de martes a domingo de 09:00h a 19:45h. Cerrado los lunes.
06 39967700
Puntos de referencia más cercanos:
Stazione Termini, Basílica Santa Maria Maggiore, Piazza della Repubblica
Nota 2: algunas de las fotos tampoco corresponden a este día, que llovía muchísimo y apenas me paraba a disparar.
Domingo 4 de Diciembre
Amanece sin lluvia. Vamos a ver el Área Sacra que está justo delante del hotel. Son restos de cuatro templos de época republicana, que actualmente se han convertido en un refugio de gatos sin hogar cuidados por voluntarios.
Nos fuimos a nuestra cotidiana ruta: Piazza Minerva, Panteón y entramos en el Palacio Altemps, construido en 1481 y que alberga la estupenda colección de estatuas romanas de la colección Ludovisi.
Después de la visita pillamos el bus 64 dirección Términi para ir a las Termas de Diocleciano y el Palacio de Máximo alle Terme que había visitado ya hacía años pero que nos interesaba ver de nuevo. Para los gaditanos tienen especial relevancia los “Vasos de Vicarello”, cuatro vasos de plata con forma de miliario (los miliarios son las columnas que en las calzadas romanas indicaban las distancias), en los que están grabados los nombres y las distancias entre las distintas estaciones que llevaba de Gades a Roma.
Después de una visita rápida, el estómago pide de comer y fuimos al Restaurante Gallina BlancaMuy bien decorado y buena comida.
Después nos dirigimos a las Termas de Diocleciano, el Aula Ottagona (parte de las termas) y de ahí fuimos paseando a ver la Fontana del Tritone y la fontana delle Api (abejas), dos preciosas fuentes de Bernini ubicadas en la Plaza Barberini. Segimos por la Vía Veneto, Plaza de España, Vía Condotti, cena por el camino y al hotel, que los museos cansan mucho.
Lunes 5 de Diciembre

Hoy tocan los Museos Vaticanos. Llegamos y hay una cola enorme aunque en ½ hora más o menos entramos. La entrada nos cuesta 12 € y encima a las 14:00 horas cierra. Los museos enormes, muchísimas estancias; me gustan mucho las estancias de Rafael y la colección egipcia y griega. Las salas etruscas y romanas estaban cerradas. El final del recorrido es la magnífica Capilla Sixtina que realmente es espectacular. Los puntos en contra son la masificación que siempre tiene, el empeño de la gente en hacer fotos con flash que por supuesto está prohibido y las voces del señor cura riñendo a cada segundo a la gente que tira flash cada segundo (por Diosssss ¿no saben que hay una tienda en cada museo donde venden catálogos y postales?).
ROMA 059
ROMA 064
A las 14:00 nos echan y comemos en un garito cutrosillo porque no encontramos nada por los alrededores. Después nos vamos a San Pedro, entramos en la basílica y visitamos el subsuelo donde están las tumbas de los diferentes papas, entre ellas la de Juan Pablo II, que estaba empetada de gente, unos rezando, otros haciendo fotos sin el más mínimo respeto.
Nos alejamos por la Vía della Conziliacione hasta el Castello de San Angelo.
ROMA 083
Volvemos al hotel y compramos la cena en un super. Cenamos en el hotel y después nos vamos a tomarnos un helado a Giolitti (proveedor de helados del Vaticano, con eso se dice todo) y de copas al Campo di Fiori y de ahí al hotel que ha empezado a diluviar.
Martes 6 de Diciembre

Hoy toca el Mercado y el Foro de Trajano y antes de llegar pasamos por el Quirinal, donde está la residencia del primer ministro. En el centro hay unas estatuas de los Dioscuros y sus caballos procedentes de las Termas de Constantino del s. IV. Después se le añadió el obelisco que procede del Mausoleo de Augusto.
DCP_1140
De ahí a una de mis plazas favoritas de Roma: el Campidoglio, plaza proyectada por Miguel Ángel a la que se accede por una escalinata conocida como “la Cordonata” que presiden en la base dos leones y arriba dos enormes estatuas romanas que representan a Cástor y Pólux, preciosas.
La plaza está flanqueada por tres palacios, uno de los cuales alberga los Museos Capitolinos. El centro de la plaza está presidida por una réplica de la estatua ecuestre de Marco Aurelio. El pavimento también es diseño de Miguel Angel. Al lado de la plaza está la iglesia de Santa María Aracoeli y al fondo de la plaza hay un mirador desde donde hay una buena perspectiva de los foros romanos; no se puede pedir más.
DCP_1165
DCP_1163
De ahí fuimos al Foro Romano, el centro de la capital del imperio. Resulta difícil imaginarse todos los edificios en pie, son muchos restos de grandes palacios, templos, edificios públicos, etc., en una extensión reducida. Unos en mejor estado que otros, pero demasiado bien se conservan para todas las barbaridades que se han cometido en el Foro. Está atravesado por la Vía Sacra, que llega hasta el Coliseo y que conserva el pavimento original. Os dejo algunas fotos.
Las tres columnas de la izquierda son del Templo de Vespasiano, el Arco de Septimio Severo, el pórtico del Templo de Saturno y al fondo las tres columnas de la derecha pertenecen al Templo de los Dioscuros.
DCP_1168
Nos acercamos a la Domus Áurea y está cerrada, lo intentaremos otro día. Llegamos al Foro de Trajano, construido por el arquitecto Apolodoro de Damasco entre el 107 y el 113 d.C
La Columna de Trajano, monumento conmemorativo en cuyos maravillosos relieves se narran las dos victoriosas campañas contra los Dacios. Los relieves realmente espectaculares. Primero estuvo rematada con un águila, después con una estatua de Trajano y posteriormente y hasta la actualidad la corona San Pedro.
El Mercado de Trajano fue un centro comercial de época romana con multitud de tiendas y oficinas.
DCP_1142
Después subimos al Monumento a Vittorio Emanuele, desde el cual hay unas vistas estupendas. Este monumento fue inaugurado en 1925 en honor a Vittorio Enmanuele II y fue muy criticado. A mí personalmente no me gusta nada, es de unas dimensiones exageradas y de un blanco inmaculado que nada tiene que ver con los colores predominantes de Roma: ocres, amarillos, cazuela, naranjas…pero bueno, a día de hoy es uno de los sitios más visitados de Roma y preside la famosa Plaza de Venecia.
ROMA 171
DSC_0192
DCP_1157
Comimos cerca del hotel y siesta, que hoy hace un frío que pela. Por la tarde visitamos los Museos Capitolinos, desde donde hay unas vistas estupendas del Foro Romano, cena, paseito por las calles romanas y al hotel.
Marco Aurelio original y descabalgado; estaba siendo restaurado, la postura no es muy apropiada para un emperador, pero así lo tenían al pobre.
ROMA 200
Miércoles 7 de diciembre
Hoy visitaremos Ostia Antica, el puerto de la antigua Roma, al que vamos a ir en tren y por nuestra cuenta; en el hotel había propaganda de excursiones pero valían una pasta, así que decidimos que como está a 25 kms de Roma y hay estación de tren en el mismo yacimiento no podía ser complicado.

Entramos en un Spar a comprar las viandas para comer en Ostia y tiramos para la Pirámide de Cestio del XII a.C que es la tumba de Cayo Cestio Epulone, muy curiosa.
Enfrente de la Pirámide está la Estación Ostiense allí se coge el tren de cercanías Lido hacia Ostia (un tren que parecía de Sarajevo durante la guerra, vaya tren sucio y lleno de grafitis de los feos).
Nos deja en la puerta del yacimiento y está bien señalizado.
Ostia Antica fue fundada por los romanos en el IV a. C. en la desembocadura del Tiber y fue el principal puerto de Roma durante 600 años. Es la ciudad romana mejor conservada después de Pompeya y Herculano, así que merece mucho la pena. Echamos allí toda la mañana, nos tocó un día con un tiempo estupendo y disfrutamos como enanos degustando nuestro bocata entre columnas romanas.
Al salir visitamos un núcleo de casas que hay al lado del yacimiento cuyo nombre no recuerdo, pero que tiene un aire muy especial.
Volvemos de nuevo en tren y en Pirámide pillamos un metro al Coliseo para dirigirnos a la Domus Áurea y nos dan cita para una hora después. Hacemos tiempo y la visitamos. A la semana de volver del viaje vi en la tele que la habían cerrado por cuestión de seguridad, así que me consideré afortunada de haber podido entrado. La Domus Áurea es un pretencioso palacio de dimensiones exageradas que se construyó Nerón con todos los lujos imaginables, no se llegó a terminar nunca, aparte de los daños que sufrió tras un incendio tras la muerte de Nerón. Trajano la mandó tapar con escombros. En 1999 se abrió al público tras años de consolidación y desde entonces ha tenido muchos problemas de conservación. Se conserva poco del gran palacio, pero solo por ver las gigantescas dimensiones de las estancias mereció la pena la visita.
De ahí nos fuimos al hotel, duchita y cena en el Restaurante Da Baffetto, un restaurante de aspecto cutre con solera donde cada noche hay colas de romanos para pillar mesa. Recomendable.
Jueves 8 de diciembre
Por la mañana dimos un paseo por el Trastévere, mi barrio favorito de Roma.
ROMA 149
Después de este delicioso paseo pusimos en marcha el plan de ese día, que era ir de excursión a la Vía Apia. De nuevo nos hicimos con un bocata en el Spar y bus hasta las inmediaciones de la vía. Hicimos un buen trecho andando hasta la tumba de Cecilia Metela.
Nos decepcionó un poco, pues no vimos esa calzada romana tan bien conservada que se ve en las fotos (más tarde nos enteramos que empieza más o menos por donde tiramos la toalla). Llegamos a las Catacumbas de San Calixto y allí almorzamos antes de entrar. A la vuelta, bus 118 dirección Pirámide para una vez allí visitar la Central de Montemartini.
Esos eran los planes hasta que el bus en el que íbamos, a una velocidad digna de Fernando Alonso, chocó lateralmente con un Mercedes de esos pequeños que conducía una joven despistada que salió de una calle lateral. Evidentemente el conductor no pudo frenar a tiempo, porque ya digo que íbamos a la velocidad de la luz y zassss, choque. Nos dimos un buen susto y un buen zamarreón. El conductor se bajó, le formó una buena a la chica que lloraba mientras veía como el radiador del flamante mercedes chorreaba un líquido. Después se montó en el bus y sin preguntarnos cómo estábamos nos largó del mismo con muy malos modales. Debió decir algo de si nos recogían o no, pero nosotros no nos enteramos, así que el trayecto que quedaba lo hicimos andando y ya se nos truncó la visita a Montemartini. Nos fuimos al hotel, ducha y al Trastévere, a cenar al Cave Canem y a tomar copas a un bareto llamado Omne Rose, celebrábamos el cumpleaños de mi santo.
Último día
El viernes 9 de diciembre amaneció muy lluvioso, lo cual fue un incordio para ir en tranvía primero y tren después al aeropuerto para volar desde Roma a Málaga. Me quedan por ver mil cosas en Roma, así que volveré, porque entre otras cosas es mi ciudad europea favorita.

FIN DEL VIAJE

Image and video hosting by TinyPic

Otros relatos #postamigos
Diario de viajes de Kiana: Roma (Junio 2011)
Callejeros viajeros: Roma
Entre el cielo y el suelo: Arrivederci Roma
Donde me dejes llevarte: Recuerdos de un viaje a Roma
En el camino con Moonflower: Guía práctica de Roma
Un mundo para tres: Roma, capital del Imperio Romano y de los niños