19 abril 2009

Bizancio, Constantinopla, Estambul

Estambul goza de una ubicación estratégica natural privilegiada. Fue capital del Imperio Bizantino y del Otomano, posteriormente. Por ello es una ciudad llena de historia que nos apetecía visitar desde hace mucho tiempo, pero no sabemos porqué, se fue aplazando hasta que por fin decidimos ir este mes de Abril. Es una ciudad que recomiendo a todos los viajeros; me ha atraído su emplazamiento, su relación con el mar, el bullicio de sus calles llenísimas de gente, sus mezquitas, el sonido de decenas de almuecines llamando a la oración, el contraste y armonía de la tradición y modernidad en todos los aspectos. En definitiva, lo llena de vida que están todas sus calles y lo bien que te sientes en ellas desde que llegas.


Un poquito de geografía: El Estrecho del Bósforo divide en dos partes la ciudad, conectando el Mar de Mármara con el Mar Negro. Estambul une dos continentes: Europa y Asia o lo que es lo mismo: Occidente y Oriente.


Ver mapa más grande
Hay dos puentes importantes sobre el estrecho:
El Puente del Bósforo, conocido como Puente de Atatürk, que cruza el estrecho y une los barrios de Ortakoy y Beylerbeyi y por longitud es el sexto puente en suspensión del mundo.
El Puente Gálata cruza el cuerno de Oro, que es considerado el puerto natural más importante del mundo. El cuerno de Oro es un valle fluvial inundado que fluye en dirección sur y desemboca en el Bósforo. Esta estratégica ubicación atrajo a sus primeros pobladores en el VII a. C.. Este puente une las zonas de Eminonü y de Gálata; es un puente de esos que se abren por el centro para permitir el paso de grandes barcos. Cuando he paseado por este puente me ha recordado al de acceso a Cádiz, el Carranza, y aunque no tienen nada que ver, los dos se abren para no entorpecer el tráfico marítimo y son hervideros de pescadores (aunque hace unos meses que han prohibido esta práctica en el Puente Carranza es una imagen grabada en mis retinas tras años y años viendo la misma estampa).
El viaje: Esta vez no hemos hecho uso de internet, pues pensamos ir con muy poca antelación (para variar) y ya no había ofertas interesantes. Preguntamos pues en una agencia de viajes y nos ofrecieron una oferta de Iberojet que nos pareció atractiva. Vuelo Madrid-Roma-Estambul con Alitalia, ida y vuelta, traslados al hotel y al aeropuerto y estancia de 5 noches en un hotel de cuatro estrellas en la zona antigua 560 € por persona en habitación doble.
El hotel en principio no estaba entre los más recomendados, pero es lo que tiene organizar viajes en tan poco tiempo, que ya queda poco donde elegir. De todos modos tenemos que decir que a pesar de nuestros temores el hotel es totalmente recomendable, limpísimo, bien situado y con un desayuno que estaba bastante bien. Es el Hotel Oran.

Nuestro baño era totalmente nuevo e impoluto, las camas cómodas y la habitación limpia (a pesar de la temida moqueta). Lo único que se le puede achacar es que hay poca luz, pero afortunadamente en el baño hay más. Por lo demás totalmente recomendable. Nuestras habitaciones eran la 403 y la 404.
No vivir en la capital tiene algunos inconvenientes y uno de ellos es el desplazamiento que tenemos que hacer normalmente los de provincias para coger los aviones con destinos internacionales. Salimos desde Jerez en un vuelo de Iberia a Madrid el Domingo de Ramos a las 20:15 de la tarde. Al viaje hemos ido mi santo, yo y una hermana de mi santo, estupenda compañera de viajes.

PRIMER DÍA
Llegamos en menos de una hora a la T4 (me encanta esta terminal). Nos fuimos en bus a la T2, de donde salía nuestro vuelo a las 6:00 de la mañana, así que nos quedaban por delante 8 horitas de nada en la fea T2, que por cierto tiene poquísimas sillas. Para pasar tantas horas es recomendable ir provistos de alguna manta sustraída de los aviones para poder echarla al suelo e intentar descansar algo. Por cierto, el trayecto entre la T4 y la T2 es bastante largo, por un momento pensamos que íbamos para el centro de Madrid.
Llegamos a nuestro destino e hicimos acampada en dos sillas y delimitamos nuestra parcela con dos carros portamaletas. Mi cuñada y yo nos echamos al suelo para intentar dormir y mi santo se entretuvo con libros, nintendo y no sé cuantas cosas más hasta que por fin nos fuimos a facturar a eso de las 4:30 de la madrugada, no son horas eh!!! Que vida más dura la del viajero.
El vuelo Madrid-Roma sale casi puntual. Los aviones de Alitalia son algo más anchos que los de Iberia y eso se agradece. Nos dieron un pseudo-desayuno: café o zumo y unas galletas. Llegamos a Fiumicino y tenemos una hora y media para el transbordo. No problem porque sale el avión con 40 minutos de retraso. El vuelo Roma-Estambul dura unas dos horas y poco y en el trayecto te dan un aperitivo: cerveza o refresco o café o vino con una bolsita de snacks salados.
Nos pasamos los vuelos durmiendo pues manejamos más sueño que una espuerta de gatos chicos, así que se nos hacen cortos (al menos a mí). Llegamos a Estambul y nos ponemos en la cola del control de aduana (en el cartel pone PASAPORTES), craso error. Los españolitos tenemos que pagar visado y hay que hacerlo antes de ponerse en esta cola. Así que ya sabéis, si vais a Estambul primero hay que ponerse en la cola del cartel que pone VISA (está al lado del cartel “pasaporte”, no hay pérdida). Mi santo fue con los tres pasaportes, pagó 10 € por cabeza y nos pusieron a cada uno una pegatina muy chula en el pasaporte.
Ahora sí, a la cola PASAPORTES. Le das el pasaporte al que te toque y te pone un sello encima de la pegatina chula donde pone “Giri” y nosotros pensando ¿tanto se nos nota como que nada más entrar al país nos etiqueten de guiris?
Fuimos a por las maletas y estaban todas, así que a buscar a la persona que nos recogía. Una muchacha turca que nos explica que en un momento vendrá una furgo a recogernos. Que no viene, la chica venga a llamar por teléfono, y ya por fin nos dice que como Obama estará en Estambul al día siguiente hay muchos controles de seguridad y por eso tarda nuestro transporte. Mientras estuvimos entretenidos viendo el ir y venir de gente, y una pelea entre varios porque un taxista casi pilla a uno que se le cruzó por delante. Casi llegan a las manos. La chica un poco apurada diciéndonos que esas peleas no eran habituales y que los retrasos tampoco. “No pasa ná shiquilla”, le decíamos nosotros. Llegó nuestra furgo y al hotel.
Nos sorprende ver tantas flores en las isletas, y ver tantos tulipanes, como los de Hyde Park. Pensamos por un momento que habían engalanado la ciudad para Obama, pero no, es una ciudad con muchas flores, muy bien cuidadas y con muchos tulipanes.
Como ya hemos dicho nos esperábamos un hotel cutrosillo y nos ponemos muy contentos cuando vemos que todo está en orden.
A la calle, llueve, cagontó, vuelta a por los paraguas y de nuevo a la calle.
Cogemos la C/ Ordu (conocida como calle del tranvía, pues como es larga cambia al menos tres veces de nombre)..
Pasamos por la Mezquita Beyazit, la más antigua de época imperial, pero no pudimos entrar al interior porque estaban rezando, pero sí accedimos al patio que tiene una curiosa columnata de pórfido verde y rojo. Salimos y vimos la Puerta de la Universidad que está justo enfrente y que parece la de una fortaleza, es del siglo XIX. Sigue lloviendo, pero es llevadero.
8menos-1
9
Seguimos andando y dimos con el Bazar de los Libros, un patio lleno de librerías y ocupa el antiguo mercado de Bizancio de libros y papel. Tienen mucha mercancía en la puerta y a pesar de que llovía seguían allí. Dimos con gente muy amable.
6
7
Salimos a una calle llena de tiendas/puestos, tipo mercadillo, pero fijo. Me compré unas “converse” que me costaron 34 liras turcas, o seasé, 17 €. En esos momentos aún no era experta en comprar falsificaciones de converse, a lo largo de los días hice un medio master y aprendí bastante, las siguientes que me compré sí que eran como las auténticas.
5
Desde ese mercadillo se accede al Gran Bazar, tiene muchas más puertas pero entramos por una algo camuflada. El Gran Bazar es un laberinto de calles repletas de miles de tiendas que exponen la mercancía en el exterior (estos turcos se dan unos lotes de sacar y meter mercancía de la tienda al día que no veas). Hay zonas especializadas en antigüedades y alfombras, cuero, joyería, tejidos, recuerdos…. Casi todos los días pasábamos por allí y hay zonas que no vimos.
3
Esta primera vez no nos avasallaron demasiado para que compráramos. Nos sentamos a tomar unas cervecitas y acabamos medio cenando en el Café TAKHS. Nos atiende un chaval en perfecto español. Dos cervezas, un vino y un plato de cosas varias para picar (albóndigas o kofte, kebap, arroz y ensalada) 41 LT, o lo que es lo mismo 20 €.
Nota pa los borrachos y borrachas: la cerveza y el vino se pagan a precio de Manhattan.
13
Mi santo se fija que el nombre del bar está en griego, al igual que otros carteles que hay por la zona y le pregunta al camarero que sabe español a qué se debe tanto cartel griego, si es la zona de los antiguos griegos (que antes vivían muchísimos en Estambul); y casualidades de la vida, resulta que el chaval era hijo de rumano y griega, así que mi santo practica un poco el idioma de la Hélade que tanto le gusta.
Tras echar el rato salimos a la calle. Sigue lloviendo, qué coñazo. Pasamos por la zona de Çemberlitas y su famoso hamman, entramos a pillar un folleto para tener la info de lo que costaba el baño turco. Seguimos nuestro deambular y compramos en una pastelería baklavá, dulces de miel y frutos secos, en nuestro caso pistachos y pasta filo. Son turcos y griegos y mi santo, goloso donde los haya, es fans de dichos pastelitos. Nos hicimos con una cajita y como seguía lloviendo cada vez más decidimos irnos a dar cuenta de los pastelillos a una tetería que está en Babiali Cadessi, en la esquina derecha. Allí está el cementerio donde están las tres tumbas de los tres últimos sultanes otomanos. Pegado al cementerio y con vistas a él, está la teteria donde fuimos. Un sitio lleno de jóvenes turcos/as universitarios/as que estaban bebiendo té y fumando narguile.
TETERÍA1

1
Para no desentonar, nos pedimos unos tés y una pipa de manzana. Éramos un poco la atracción del lugar, pues evidentemente no lo hacíamos bien. El camarero venía de vez en cuando a cambiarnos las ascuas de la pipa y nos hacía una demostración de cómo él si era capaz de chupar y después generar una humareda que probablemente sea negativa para eso del calentamiento global, qué exageración, ni se le veía la cara. Nosotros hacíamos lo que podíamos. No le vimos mucha chicha a eso del narguile, pero a los turcos y las turcas les encanta!!!
.
11
Salimos y la lluvia sigue haciendo de las suyas. Nos fuimos para Sultanahmet y vimos a lo lejos Santa Sofía y la Mezquita Azul.
Nos dimos un paseo por Yerebatan Cadessi y vimos el Milion, un miliario o mojón desde donde se medían todas las distancias de Bizancio.
Pretendíamos ir a la zona de Eminonu, a ver si había ambiente por allí, pero en vista de que llovía cada vez más, que estábamos mojados, que era de noche y que estábamos muertos de cansancio, cogimos el tranvía en Sirkeci, donde está la antigua estación donde llegaba el Orient Express y nos dejó al ladito del hotel (esta es otra ventaja del hotel, tener a tiro de piedra una parada del tranvía que recorre toda la zona antigua). Mañana será otro día y esperemos que ni llueva, que vaya coñazo es ir con paraguas!!!

SEGUNDO DÍA
Amanece nublado, pero no llueve, algo es algo. Subimos a desayunar y vemos los minaretes de una mezquita y las cúpulas desde el comedor, y además el desayuno no es pobre como habíamos leído, perfecto. Reponemos fuerzas y a la calle del tranvía, camino de la Mezquita de Beyazit, que ayer no pudimos verla. Llegamos y hay una persona que nos indica por señas que nos quitemos los zapatos. No recuerdo si ésta era de las que te dan una bolsa, los metes allí y te los llevas contigo, o los dejas fuera y a la salida los recoges, es en ese momento que dejas allí tus zapatos cuando piensas ¿y si a la salida no están?... pero aclaro que en la mayoría te los llevas en una bolsa que te suministran ellos y que después mejor que la devuelvas a un contenedor que hay porque, si no, te miran muy mal. Otro de los rituales antes de entrar, éste exclusivo para las féminas, es el de cubrirse la cabeza con un pañuelo, o tuyo o allí tienen unos cuantos que te prestan. Ellos además se asean antes de entrar a rezar.
13
 G
12
Salimos y vimos de nuevo la Puerta de la Universidad, no se puede entrar si no presentas a la entrada tu carnet de estudiante, así que seguimos nuestro camino.
15
A lo largo de Ordu Cadessi hay varios cementerios antiguos con teterías, es muy curioso ver el uso de los espacios, conviven muertos y vivos (gatos incluidos) en total armonía, además las lápidas son muy curiosas, las hay con un turbante encima, que indica que es de un hombre., otro tipo de sombrero indica que el fallecido es un sufí, el fez –sombrero trapezoidal- nos señala que el que está debajo de la lápida es un funcionario. Las lápidas de las mujeres no tienen ningún tipo de sombrero, pero son bonitas, el número de flores esculpidas en ellas es el número de hijos que han tenido, me pareció algo hermoso.
10

11
12
Llegamos a una zona totalmente cortada por vayas policiales, oño, que Obama está aquí. Policías vestidos de robocop con sus escudos transparentes vigilan atentamente.
8
Estamos allí un ratillo curioseando y nos desviamos porque la zona de Santa Sofía y la Mezquita Azul hoy está reservada al señor presidente de los USA.
Empezamos a bajar por las calles empinadas y a ver las primeras casas de tablones de madera con colores, algunas viejas y hasta quemadas, otras muy bonitas y en restauración. Muchos hoteles pequeños con pinta de coquetos, pero nunca se sabe. Esas calles estaban supertranquilas y en las mezquitas no había nadie.

16
Dimos por casualidad con una entrada a la Cisterna de las 1001 columnas. La entrada con bastante mala pinta, una habitación de cristal con una muchacha que nos dice que hay que pagar 10 LT. Pensamos que no merece la pena y seguimos nuestro periplo callejero hasta dar con la entrada principal de la cisterna y vaya diferencia, ésta sí que invita a entrar. Pagamos y padentro; el pvp incluye un té en el interior.
Esta cisterna es del siglo IV y se sustenta sobre columnas de mármol y bóvedas de ladrillos. Daba la impresión de que estaban preparando un catering para un evento, estaban poniendo mesas, sillas etc. En el interior hay una barra donde te tomas o un cafelito, o un apple tea o un té turco. Muy bonita la cistern
a.
109MENOS
7
Fuimos a la Mezquita de Sokollu Mehmet Pasa, construida por el afamado arquitecto Sinan en 1572. No hice fotos del interior porque había un turco malange dentro que me decía que estaba prohibido hacer fotos, y acto seguido me viene con un sobre con fotos de mala calidad para vendérmelas por un precio que no recuerdo pero que consideré abusivo, así que le dije con cara de malahostia que no (sobre todo porque en ninguna mezquita me dijeron que estaba prohibido hacer fotos, yo soy muy respetuosa con eso)
De ahí callejeando llegamos a la antigua iglesia de San Sergio y San Baco construida en el siglo VI, ahora es una mezquita. Su interior muy bonito.
17


20
18
22
3
5
Pasamos por una zona de tiendas donde dimos con un tendero turco muy amable que a pesar de no comprarle estuvo de charla contándonos que había estado hacía poco en España, en Sevilla y juer, había visto toda la ciudad en dos días, aprovechó bien el tiempo. Otro de los tenderos no fue tan amable y nos echó en cara que había perdido el tiempo para que al final no le comprásemos el gorro… tela, ni que se hubiese deslomao el tío.
Pasamos por la C/ Ayasofia donde unos antiguos establos han sido reconvertidos en una zona de tiendas: Bazar Cavalry, muy tranquilo, sin apenas turistas y sin tenderos que te persiguen, lo cual se agradece, simplemente te saludan en español.

25MENOS
23MENOS
Nos vamos a la zona de la Mezquita Azul y se ve que Obama ya se ha largado porque ya no hay vallas y además hay poca gente, mejor que mejor. Llegamos a la hora del rezo, así que no pudimos pasar al interior de la mezquita.. Nos vamos a ver el Hipódromo que está al lado. No queda nada del antiguo estadio, solo el espacio que lo ocupaba. Sí se pueden ver el Obelisco Egipcio que Constantino se trajo de Luxor. Junto al obelisco la Columna Serpentina, que se trajo de Delfos y la Columna de Constantino que se encuentra en un pésimo estado. Hay muchas flores y es agradable el paseo.
42MENOS
43MENOS
30menos
28menos
De ahí a la Cisterna de la Basílica (Yerebatán Sarayi). Esta enorme cisterna subterránea podía contener 80 millones de litros de agua. El techo descansa sobre 336 columnas de 8 metros de altura.
aa
bb
En el extremo izquierdo de la cisterna hay dos columnas con unas basas con unas cabezas de medusas. Son elementos reutilizados de edificios anteriores. La peculiaridad es que una está bocabajo y otra tumbada, no se sabe con qué objetivo. Es preciosa y han conseguido crear muy buen ambiente.
6
7
Al salir el estómago ruge y decidimos ir a comer. Estamos cerca de un restaurante que aconsejan en todos los foros y las guías, así que allá vamos.al
Tahiri Sultanahmet Koftecisi Selim Usta. Es muy popular entre los turcos y turistas, tanto que alrededor han proliferado los sitios que se llaman casi igual. El original es el que pone en el exterior que se inauguró en 1920. Pedimos sus famosas kofte (albóndigas), ensaladas, arroz, pinchitos más 2 cokes más 1 agua y postre para dos: 60 LT, 30 € los tres, un chollo. Está en Divanyolu Cadessi 12. Es un sitio muy curioso. Todos los periodistas que estaban cubriendo el evento de la visita de Obama estaban allí.
Después de comer a bajar la comida dirección la Mezquita Azul y Santa Sofía.
La Mezquita Azul fue mandada a construir por Ahmet I enfrente de Santa Sofía para destacar la supremacía del Islam frente al Bizancio cristiano. El sobrenombre de azul le viene por el color predominante de los maravillosos azulejos de Iznik, que fabrican cerámica desde época bizantina con unos diseños y unos colores realmente exquisitos.
C

24MENOS
26MENOS
H-MENOS
B
27MENOS
2
4
5
Tras estar un buen rato dentro salimos y nos dirigimos a Santa Sofía, que está justo enfrente. Desde el punto de vista arquitectónico el edificio es una pasada, con una cúpula de 32 metros elevada a 56 metros del suelo, es un espacio de una inmensidad abrumadora. El problema es que actualmente la están restaurando y parte del interior está cubierto por andamios, que hace que no se perciban bien las dimensiones. Por otra parte no me esperaba que estuviese tan deteriorada, nada que ver con las fotos que siempre he visto en mis libros de arte. Lo que no sé es si las fotos falseaban el verdadero estado o el deterioro ha sido en las últimas décadas. Los mosaicos conservados son preciosos. Afortunadamente cuando fue convertida en mezquita no destruyeron los mosaicos, sino que solamente los cubrieron con escayola, descubriéndose de nuevo en los años 30. No puedo dejar de preguntarme si la conversión del edificio hubiese sido al contrario, hubiesen sido tan respetuosos con las obras de arte. En Santa Sofía no hay que cubrirse la cabeza al entrar, pues ya no es mezquita, es museo.
38menos
35menos

41menos
39menos
5menos
Después tranvía a la zona de Eminonu, el puerto. Es una zona con mucha vida con unas típicas barcas donde se venden bocadillos de pescado asado, que huelen que alimenta (lástima que tenía el estómago lleno). Al lado de los barcos que se balancean de lo lindo, hay mesas donde el personal se sienta a degustar el bocata con alguna bebida. De aquí zarpan cada rato transbordadores con diversos destinos.
1
Hay muchos puestos en carros que venden un brebaje raro. La pinta es de sangría, puede ser zumo de granada y naranjas, que lo venden mucho, pero en su interior, en vez de tener trozos de fruta, tienen trozos de encurtidos. La verdad que ninguno nos animamos a probarlo, no entraba mucho por el ojo.
4menos
De ahí nos fuimos al Bazar de las Especias, mercado construido en 1660, que siempre ha estado asociado a la venta de especias. Mucho más pequeño que el Gran Bazar y más asequible con muchísimos puestos que bien merecen unas fotos por el colorido y el orden que presentan, aparte del olor que desprenden los montones en forma de pirámide de las distintas especias. Las calles que rodean al bazar están repletas de tiendas. Señalar que para cruzar desde Eminonu a la zona de las tiendas hay que buscar unos pasos subterráneos que no se encuentran facílmente, y que no es posible cruzar por el exterior debido a una valla y a la ausencia total de semáforos.
1
2
3
Es curioso que sean tiendas tan especializadas: objetos para panaderías, cesterías, utensilios de cocina de metal, cuerdas, hamacas… es increíble ver tantas tiendas monotemáticas. Me metí en una tienda de cosas del hogar flipante, compré moldes de galletas y moldes de madalenas. Son las C/ Kutucular y Hasircilar.
20
18
19
11
9
Visitamos la Mezquita Nueva y pasamos por el Puente Gálata por la zona de los restaurantes. Aquí hay un relaciones públicas en la puerta de cada uno que te paran con un “Buenas tardes España, amigos, qué tal?
“Mire usté, son las seis de la tarde y en España se cena mucho más tarde”.
“Sólo quiero darles la bienvenida y darles una información”. El hombre coge una carta y nos va enseñando precio por precio, bajándolos de forma considerable si entramos a cenar.
“No mire usté, que es muy temprano y estamos llenos aún del almuerzo”.
“Sí, yo entiendo, pero sólo quiero informar” y bla bla, y venga que si el pescado es fresco, recién pescado, de una calidad extrema….
“Por ser tan amables conmigo y haberme escuchado les invito a que pasen dentro a que os toméis un té”. El enchaquetado ya dándonos paso y cuasi agarrrándonos por el brazo para que entráramos
Ya empieza a mosquearnos. Declinamos su invitación porque estamos seguros que mientras soplamos el té tendremos delante nuestra una lubina al horno en la mesa como mínimo y sobre todo porque no queremos cenar aún, que es la hora del café, juer.
“Pero ¿por qué no aceptan?, he sido amable con vosotros, entren a tomar el té, es sin compromiso”
“Denme su palabra de que vendrán a cenar esta noche”
Ya Pepa pone la cara de malahostia y le dice que ni palabra ni leches, que si pasamos y queremos, entraremos y si no, pues nada, y que muy amable y que adiós muy buenas.
Medio metro más adelante, el siguiente relaciones públicas que ha asistido en primera fila a la conversación anterior nos dice:
“Buenas tardes España, bienvenidos, quiero darles una información que les va a interesar”
“No mire usté, acabamos de hablar con su colega y hemos dicho NO”, “no son horas”, seguimos andando, el tipo enchaquetado detrás nuestra, “¿por qué no quieren hablar conmigo?, yo soy educado, quiero ayudarles”
“vamos a ver que no queremos cenarrrrr”
“no, solo quiero informarles de los precios e invitarles a té”
Que pesadez, madre de dios. Acabamos por meter el turbo. Si hay 15 restaurantes los 15 tienen relaciones públicas que van detrás tuya, al primero lo atiendes porque te da cosa, pero son sumamente pesados y si dices “Buenas tardes, no queremos cenar” y sigues para adelante apelan a tu poca educación y al porqué no quieres hablar con ellos, una pesadilla.
Otra cosa que hemos aprendido al menos curiosa. Si pasa un limpiabotas por tu lado y se le cae uno de los cepillos no lo avises, es un truco para pararse contigo, limpiarte los zapatos en agradecimiento y después pedirte una pasta gansa.

17
Al llegar al final del puente cogimos un funicular en la estación llamada Túnel que salva un gran desnivel entre colinas y llegamos al Barrio de Beyoglu (la entrada pasa un poco desapercibida, es el bajo de un edificio justo a la izquierda de un paso subterráneo, una vez pasado el puente). La calle principal es Istiklal Cadessi (antes Grand Rue de Pera) donde se ven unos edificios del siglo XIX y antiguas sedes de embajadas europeas. Es la zona más occidental. Un tranvía antiguo recorre Istiklal Cadessi en ambos sentidos. Tanto esta calle como las de los alrededores son eminentemente comerciales, pero a diferencia del barrio de enfrente no es comercio tradicional. Aquí vemos instalados a Nike, al grupo Inditex, Converse (las de verdad), Adidas, Benetton, etc. Multitud de bares y restaurantes de diseño que a veces te transportan a Manhattan, pubs, cafeterías y mil sitios donde sentarse a ver pasar la gente.
Tras patearnos la calle y ver el ambiente nos fuimos a cenar a un restaurante que nos había recomendado un amigo y las guías, el Yakup 2. Por supuesto estaba abarrotado y aunque insistían en que entráramos en el local de al lado que también era suyo, allí no había ni una mosca. Así que por mucha solidaridad entre vecinos de negocio que ellos tengan nos despedimos amablemente y nos fuimos.
Entramos en una cafetería-bar que nos pareció que tenía buena pinta y allí cenamos la famosa sopa de lentejas (que oye, así leído, no se me antojaba, pero que está muy buena) + tres platos para compartir, dos cervezas y un vino: 35 LT (17 € cena para tres personas).
Tranvía al hotel y a dormir que estamos reventados. Para coger el tranvía hay que comprar unas fichas metálicas como monedas. Las venden en los aledaños de las paradas.

21
TERCER DÍA

Hoy toca el Palacio de Topkapi, construido entre 1459 y 1465 por Mehmet II, que fijó aquí su residencia. Tiene cuatro enormes patios rodeados de dependencias. Se usó como sede del gobierno hasta el s. XVII y en 1853 el sultán Abdul Mecut I lo abandona como residencia oficial. El 1924 se abre como museo.
Después del desayuno, tranvía y a Topkapi. La entrada cuesta 20 LT y para entrar al harém, que es una de las partes más interesantes, te cascan otras 15 LT, vamos, como si vas a la Alhambra y te cobran un extra por ver el Patio de los Leones. Total, yaquestás allí, a pagar.
TOPKAPI 2
Se visita el Diván, donde se reunían los visires, una exposición de trajes imperiales, el tesoro (donde hay piezas como una daga con la empuñadura de esmeraldas que es una pasada y el diamante del cucharero, un pedrusco de 86 quilates comprado en su momento a un chatarrero por tres cucharas, de ahí el nombre), reliquias (entre ellas, una cajita con huesos de la mano de San Juan Bautista –ay Jesú, qué grima-), la Sala de la Circuncisión y muchísimas estancias más. La cocina está cerrada porque están montando una exposición, ya que Estambul es la próxima capital cultural europea.
5menos
24menos
TOPKAPI3
TOPKAPI
4menos
Como ya he dicho antes, la joya de la corona es el harem, que evidentemente eran las estancias de las esposas e hijos del sultán. Es un laberinto de habitaciones y pasillos cubiertos con azulejos exquisitos de Iznik y muchas puertas de madera con incrustaciones de nácar y piedras semipreciosas.
No sé cuánto tiempo se invierte en ver Topkapi, pero mínimo estuvimos tres horas y media, es inmenso. Los patios con muchas zonas verdes cuidadísimas.

2
13menos
7menos
8menos
14menos
11menos
10menos
19menos
2menos
3menos
1menos
18menos
20menos
SALIR DE TOPKAPI
Al salir de Topkapi vemos parte de la muralla y unas casas de madera adosadas a ellas. Si quitan la muralla y me preguntan a dónde pertenecen esas casas hubiera dicho que a San Francisco.
CASAS MADERA TOPKAPI
CASA MADERA
CASAS MADERA TOPKAPI 2
Ya teníamos gusa y fuimos a comer a la calle del Tranvía a un bar que se llama Barán 2, casi al lado de donde almorzamos ayer. Tiene un escaparate con la comida del día expuesta en bandejas: calabacines rellenos, espinacas, champiñones con pimientos, berenjenas rellenas con puré de patatas por encima, arroz, kofte… de todo. Al entrar eliges lo que quieres y ya te lo llevan a la mesa. Te pones hasta nervioso viendo tanta cosa buena y sin saber qué elegir. La comida de los tres, bastante abundante: 58 LT.
COMIDA
Nos reímos mucho con las "almóndigas".
ALMONDIGAS
Tras la comida y aprovechando un tiempo espléndido nos fuimos a una de las teterías de la calle, de esas que ya he contado que están en los cementerios y que me parecen encantadoras y allí nos tomamos unos tés decidiendo qué haríamos por la tarde.
37menos35menos
El Museo Arqueológico es la parada elegida y consensuada. Como el museo está en Topkapi, de nuevo rumbo al palacio. La entrada cuesta 10 LT y bueno, me pareció un museo muy interesante, sobre todo la parte de los sarcófagos, alucinantes de verdad. Fue fundado por el pintor y arqueólogo turco Osman Hamdi en 1891. Sus orígenes se remontan a una colección de antiguedades que se instaló en un primer momento en el Palacio de Topkapi.


Cerraban temprano, así que al final turbo y a la calle que nos echan.
MUSEO4
MUSEO 2
MUSEO 3
29menos
MUSEO
30menos
25menos
31menos
Vigilante del museo
27menos
Nos vamos dando un paseito en dirección el Barrio del Bazar y decidimos pasar por una calle que hemos leído que está dedicada por entero a la venta de pañuelos (C/ Cakmakcilar Yakusu), allá que fui pensando en solventar algún regalito, pero mi gozo en un pozo porque a pesar de las mil tiendas de pañuelos no eran excesivamente bonitos, vamos, que la moda está un poco alejada de lo que aquí se ve, así que nada de compras. 
CALLE PAÑUELOS
ARQUITECTURA
Eso sí, es increíble ver tanta tienda igual junta, tan ordenadas. Había unos packs muy curiosos con instrucciones de cómo sujetarse el pañuelo a la cabeza, con las instrucciones de cómo conseguir que no se salga ni un pelo, y doy fe de que lo consiguen.
PAÑUELOS
Antes de entrar a la calle temática de las tiendas de pañuelos pasamos por algunas de una ropa interior de lo más ordinaria, unos conjuntos rojos, negros y de todos los colores de dudoso gusto, de unos tejidos acrílicos y unos encajes que solo mirarlos daba alergia. Total, que resulta una estampa llamativa y bastante común ver a las mujeres con sus trajes tradicionales negros, con todo cubierto, comprando en grupitos esa ropa interior. No dejaba de imaginarme a las susodichas despojándose de la recatada túnica negra y con esos “picardías” debajo, eso es contraste y lo demás tonterías. También nos parecía gracioso verlas con esos vestidos tan tradicionales dándole al narguile y hablando por unos móviles ultramodernos
ROPA INTERIOR
Pasamos también por una zona llena de mercerías, una detrás de otra. Una con hilos dorados, plateados y toda la gama de colores metálicos, otras de botones, otras de hilos de colores… una variedad increíble, vaya especialización!!
HILOS DORADOS
MERCERÍA

TIENDA BOTONES
MERCERIA2
Habíamos leído que en esa calle había una azotea que se visitaba y que tenía muy buenas vistas de la ciudad. Es el “Han Valide”. Un HAN era una especia de venta que alojaba a los viajeros. Suelen ser edificios de varias plantas con un patio central al que se accede por un gran portón de madera que se cerraba de noche. El más grande de Estambul era el Han Valide, construido en 1651. Para localizarlo tienes que meterte por un arco de piedra que hay a la derecha de la calle subiendo. Nos metimos y claro, al momento teníamos al lado a un señor mayor que por señas nos preguntó si buscábamos el sitio de las buenas vistas. Le dijimos los tres muy contentos que sí y nos hizo una seña para que le siguiéramos. 
PASADIZO HAN
Allá que nos llevó por mugrientos pasadizos solitarios, de vez en cuando se oían martilleos, charlas y ruidos de probables talleres artesanales. Subimos por unas escaleras poco recomendables para nuestra integridad física. Llegamos a una destartalada puerta y el señor la abre. Sale primero y con una sonrisa nos dice que pasemos. Asomamos los caretos y vemos ante nuestros ojos una explanada totalmente irregular, con muchas grietas y hasta boquetes. Nos vió la cara y dijo “no preocupar, suelo seguro” y se fue, Nos miramos pensando que cómo iba a ser seguro semejante pavimento, pero no nos íbamos a ir sin ver las vistas, así que ya que estamos…
44menos
Merece la pena jugarse el tipo por las vistas (bueno, no es para tanto, pero estar en esa azotea sin vallas con el vértigo que manejo, me tenía nerviosa).. Me entretuve haciendo fotos y al bajar el señor hizo un intento de que entrásemos en la tienda de souvenir del amigo, pero le dijimos que no, y el hombre para nada fue pesado. Estábamos llegando de nuevo al punto de entrada cuando vimos venir a otros que venían buscando el han y ya le dimos al hombre su propina y nos despedimos.

41menos
DSD CARAVASAR47menos
6menos
43menos
40menos
Después nos fuimos al Gran Bazar a comprar ojos espantamaldiciones para regalar y más converse de mentira, ya sí que son iguales, nos hemos hecho expertos.
De ahí a ver la Mezquita de Suleymaniye, una de las más importantes. Tras el rito de quitarse los zapatos, pañuelo en la cabeza y to la marimorena, entramos y nos encontramos un habitáculo de nada. Resulta que está en obras y está tapiada por tabiquería de madera y no se ve nada de nada. Así que no estuvimos ni 30 segundos. A la salida hay una plaza llena de bares muy agradable y nos sentamos en uno de los baretos. Llega el camarero: dos tés y una cerveza. Al oir la palabra cerveza mira a la mezquita y rápidamente entendemos que estamos demasiado cerca para beber alcohol, justo enfrente de la puerta. El hombre nos levanta y nos vamos detrás de él y nos lleva unos cuatro metros más allá y se va. Lo veo venir de lejos con su bandeja y los dos vasos de té y un vaso grande de plástico opaco, tipo el de la jarra de toda la vida de tapperware. Empiezo a temerme que la cerveza viene en semejante vaso. Me da la risa. El resto de mis acompañantes están de espalda y no lo ven, pero yo sí. Llega a nuestra mesa, nos pone los tés y efectivamente, en aquel vaso de plástico rugoso y opaco de color beige venía camuflada la birra. Qué risa, anda que no son listos ni ná, y ese dicho de “quien hace la ley hace la trampa” parece que tiene vigencia en todo el mundo mundial, y el camarero debió de pensar que total, nosotros éramos no creyentes, así que no pecábamos y si encima pone la cervecita en un recipiente no transparente igual Alá no lo ve.
Si la cerveza es para mí y me la trae ahí, se la bebe rita la Cantaora. Mi santo, menos exquisito que yo para esas cosas, se la bebió sin problemas.
Fuimos al hotel a soltar las compras y salimos a cenar a un local llamado Doy Doy. Mientras te traen la comida, te traen un pan pita con sésamo por encima, tamaño gigante, inflado como un pez globo. Está exquisito.
PAN PITA
Al terminar subimos a la azotea que tiene unas vistas magníficas. Nos quedamos un ratito y al hotel a dormir, que estamos muertos.
VISTAS DSD DOY DOY
A estas alturas del viaje mi santo y yo echamos enormemente de menos un cubatita, y es que se nos han olvidado las petacas tan necesarias cuando se viaja a un país donde el alcohol no se vende en cualquier parte. Nos aguantamos con el síndrome de abstinencia (alcohólica se entiende).
Mañana será otro día.
CUARTO DÍA
Hoy vamos a ver la zona norte de Estambul. Empezamos encaminándonos al Acueducto de Valente, mandado a construir a finales del s. IV por el emperador Valens. Es un enorme acueducto con dos imponentes hileras de arcos que formaba parte del complejo que abastecía de agua a los palacios y fuentes de Bizancio. Transporta agua desde unas montañas situadas a 200 kms de distancia y del Bosque de Belgrado hasta una enorme cisterna que se alzaba en la plaza de Beyazit. La ingeniería romana a gran escala está muy presente en Estambul.
28
27
4
De ahí nos fuimos callejeando hasta la Mezquita de Fatih, muy bonita y luminosa. Estamos paseando por los barrios Fener (barrio griego), Fatir, que es la zona más conservadora y radical de la ciudad; aquí no se ven mujeres vestidas al estilo occidental, todas van tapadas con túnicas largas negras y la cabeza cubierta, y Balat, el barrio donde residen los judíos de la ciudad. El barrio griego está bastante degradado.
GRIEGO3
GRIEGO2
De todos modos es un agradable paseo lejos de las zonas más turísticas de la ciudad. Para matar el gusanillo compramos unos picos de sésamo, unos bollos que eran de hojaldre pero no dulce que estaban buenísimos.
Después pusimos rumbo a la Iglesia de Pammakaristos, otra de las maravillas escondidas de Estambul. Su exterior es de ladrillo, piedra y detalles en mármol, es de estilo bizantino. Los mosaicos están en una capilla lateral que hoy es museo. Son del siglo XIV y se conservan bastante bien. Son representaciones de figuras sagradas y abundan las teselas doradas. Realmente merece la pena el paseo hasta aquí para contemplar esta joya.
4
2
Una vez visto Pammakaristos, nos fuimos a otro de los sitios más visitados de Estambul: San Salvador en Chora que alberga una de las mejores colecciones de arte bizantino del mundo. Muchísimos mosaicos y frescos representando escenas bíblicas. La iglesia es del siglo XI, el 1315 se remodeló y se incorporaron los frescos y mosaicos.
Una vez visto todo esto, aún nos daba tiempo antes de comer a ver las murallas de Teodosio construidas entre 412 y 422. Era una doble muralla con 11 puertas fortificadas y 92 torres que defendió el flanco interior de Constantinopla durante 2000 años, que no es poco. Tiene 6,5 kms de longitud y va desde el mar de Mármara hasta el Cuerno de Oro. Está construida a base de ladrillos rojos intercalando bloques de arenisca y actualmente tiene muchas partes restauradas.
MURALLAS
Ya era la hora de comer así que como la tarde íbamos a echarla por el Barrio de Eyüp, allá que nos fuimos. Investigamos qué bus había que pillar y cuando dimos con el nº y la parada se estaba yendo. Más de una hora esperando al próximo bajo un sol de justicia. Como ando arrastrando un dolor de cuello y espalda desde hace dos días tengo ciertos privilegios en mi grupo de viaje y ocupo un único hueco del banco de la parada del bus, y allí me pasé una hora mirando el bullicio de la calle y eché hasta una cabezadita.
Bajamos del bus y fuimos a la Mezquita de Eyüp, la más venerada de Estambul. Construida sobre la tumba del amigo y portaestandarte de Mahoma, Eyüp Ensari, es el tercer lugar de peregrinación más sagrado del Islam (después de la Meca y Jerusalén). El patio estaba abarrotado de fieles que van a rezar. También vimos a unos niños con una ropa blanca muy curiosa, con capa y un sombrerito. Después vimos que o habían o iban a asistir a la Ceremonia de la Circuncisión, Por la cara de felicidad de los nenes probablemente aún no habían pasado por el evento.
Entramos a la Mezquita dónde estaban leyendo las escrituras sagradas (creo) y había un trasiego increíble de gente rezando. Los hombres en la planta de abajo y las mujeres subían por una estrechísima escalera de caracol a las galerías de la primera planta. Allá que nos encaminamos detrás de las mujeres que subían. Había muchas señoras mayores para las cuáles no era nada fácil subir a rezar, pero aún así lo hacían. Nos quedamos un rato mirando cómo rezaban y llegamos a la conclusión de que esas mujeres rezando se mantienen en forma. Se arrodillaban, echaban el cuerpo hacia el suelo, se volvían a incorporar, se levantaban… y repetían esos movimientos una y otra vez. Después de una sesión de rezo os aseguro que han hecho un estupendo ejercicio físico.
Cuando sales de la mezquita hay una calle llena de sitios donde poder comer. Entramos en uno al azar y la comida estuvo bien. Hice una foto del agua que sirven en los restaurantes, el envase es curioso porque no es en botella. También beben los turcos un yogur líquido salado que no nos atrevimos a probar y que viene en unos envases casi iguales que los del agua pero opacos.
Al salir de la comida decidimos bajarla subiendo al Café Pierre Loti, el más famoso de toda la ciudad. Se encuentra en lo alto de la colina del cementerio de Eyüp, unos 20 minutos de subida por unas escaleras, pero como las vistas son muy bonitas vas paseando y no se hace nada pesado.
Pierre Loti era un novelista francés enamorado de Turquía y aseguran que solía ir a este café, llamado así en su honor. Desde el Café Pierre Loti las vistas del Cuerno del Oro son espectaculares.
12
11
7
5
6
20
Nos tomamos unos tés y bajamos. La tarde está muy buena, así que nos vamos en taxi (son suicidas) a Balat para coger un transbordador para ir a la parte asiática de Estambul. El hombre se lió y nos dejó en Fener, pero nos daba igual, desde allí también salen. Estuvimos esperando el ferry y en esto que llega un matrimonio turco, ella con ropa tradicional (cabeza cubierta), él vestía un look marinero con gorra. Nos pregunta en inglés de dónde somos y al decirle que de Cádiz, el hombre nos contó que había sido marino y que había pasado por Cádiz alguna vez. Después se unió a la conversación otro hombre que había por allí y hablaron de fútbol, estos turcos están muy al día de lo que pasa en la liga española y como resulta que hay un turco-brasileño, Mehmet Aurelio, que antes jugaba en el Fenerbahce y ahora juega en el Betis, pues allí que tuvieron tema de cháchara para el rato. Reconozco que el deporte rey da mucho juego para entablar conversación en cualquier parte del mundo.
BARCO
19
24
18
15
33
34
26
PESCADORES GALATA

El paseo en ferry muy agradable, y lo mejor, el precio 4 LT.
A la vuelta funicular a Taksim, paseo por la C/ Istiklal, como siempre empetada de gente, vimos muchos bares con músicos tocando en directo. Nos tomamos unas cervezas y nos fuimos a cenar prontito para pillar mesa al Yakup 2 (entrantes, caballa, dorada de las de verdad y bebidas 85 LT). Tranvía al hotel que estamos muertos.
QUINTO DÍA
Por la mañana después de sopesar las ofertas de los diferentes hammanes estambulíes decidimos ir al Suleymaniye que es mixto. Lo buscamos y nos aconsejaron ir antes de las cinco de la tarde pues a esa hora se pone muy lleno, reservamos para las 15:30.
Se ve por la calle a algunos hombres mayores con una báscula de las que tenemos en los baños y parece que cobran por pesarse. Muy curioso.
Nos fuimos de compras a la C/ Alí Pasa, cerca del Bazar de las Especias y me agencié los vasos típicos donde los turcos sirven el té. El callejeo por estas calles es tremendo pues hay coches y furgonas aparcadas y paradas por todas partes y mucha gente, pero es muy curioso ver al ritmo al que se mueve la ciudad. Aparte de coches por todas partes hay que decir que Estambul tiene un pavimento nada firme, con bastantes boquetes. Hay que mirar para abajo constantemente y si no lo haces tienes el riesgo de tropezar cada dos por tres. Para personas con movilidad reducida no es la ciudad ideal, esperemos que solucionen esto en breve.
Entramos al Bazar de las Especias e hicimos parada en el puesto Aíslan Harem Saray, donde hay puesto este cartel.
Compramos varios tés, especias y delicias turcas, que son unas gominolas buenísimas con trozos de pistacho, nueces y almendras. También las hay de frutas. El vendedor es un tipo amable que habla español y que es un maestro a la hora de vender, y lo mejor, no es pesado. Te explica para qué sirve cada cosa, cómo tienes que hacer el té, cuántas cucharaditas hay que poner, etc.
Las bolsas con cada contenido las mete en una máquina y las envasa al vacío. Recomiendo el sitio para comprar, es toda una experiencia y sobre todo se agradece que no sean pesados.
OREJONES
INFUSIONES
37
DELICIAS TURCAS 2
14
Entramos en la Mezquita Rüstem Pasa, preciosa.
11
9
8
7
Después nos fuimos hacia la Torre Gálata pasando por el puente con sus pescadores con sus cestas, cubos, cebos… y de ahí pasamos por el mercado de pascado que hay en un extremo del puente.
PESCADORES GALATA 2
PESCADORES GALATA3
35
PESCADO1
PESCADO2
GATO
Después, un paseito por cuestas arriba bastante intenso, bajo un solete intenso. Las vistas estupendas. La única pega es lo estrecho que es el balcón circular por el que se da la vuelta y lo llenísimo de gente que está.
15
De ahí al hotel a recoger los bikinis y demás ropas de baño y a dejar las compras. Comimos por los alrededores del hotel en un sitio donde solo había turcos. Llegamos y no hablaban nada de inglés ni por supuesto de español. De repente vemos que están levantando a uno que estaba ya esperando su comida para sentarlo con otro que también estaba solo. Nosotros con un apuro que no veas diciéndoles que no, que esperábamos, ellos que no, que tranquilos. El levantado nos dijo con el gesto que sin problema. Total que acabamos sentados en la mesa usurpada al pobre turco. La comida exquisita y el precio de risa 32 LT (16 € tres personas).
Se llama el sitio Kebap Salon Direklerarasi, en frente del Hotel Celal Aga Konagi en la C/ Sehzadebasi. Con el estómago llenísimo nos dirigimos al hamman. Son 35 € por persona con masaje exfoliante y masaje de espuma.
Llegas, te pasan a una especie de cabina donde te quitas la ropa y te pones el bikini. Por abajo tienes que ponerte encima de tu bikini un pantaloncito corto y además te dan una toalla de algodón y unos zuecos de madera de número mucho más grande que el tuyo, por lo que a mí al menos, se me salían los pies por delante y a punto estuve de matarme alguna que otra vez. Te pasan a la zona de sauna, una sala con una piedra de mármol en el centro donde te tumbas y a sudar. Tuvimos mucha suerte y los tres estuvimos solos casi todo el tiempo. A la media hora o así aparecen los masajeadores y nos pasan a unas estancias laterales. Nos echan agua fría, que se agradece y te dan el masaje con un guante exfoliante. Después pasas a una "camilla" de marmol (calentita) y te dan el masaje con espuma. El turco pone un cubo de zinc y hace espuma. Mete una bolsa de tela, se escurre el agua y se queda la espuma dentro. Seguidamente apretuja la bolsa y te cae la espuma por encima, no veas lo que relaja. Te envuelven con esa espuma y te dan el masaje. No se dieron prisa y considero que estuvo bien de tiempo. La anécdota fue que a mi cuñada le tocó un masajeador con los dientes, digamos en mal estado, hecho que le quitó al momento místico-relajante toda la magia. Al salir te dan un par de toallas secas y pasas a una estancia donde si quieres tomas un té (hay que pagarlo, pero es económico), y si no, no. Y después a tu cabina a vestirte. Hay una mesa fuera de las cabinas-vestidores con secador, gel para el pelo, desodorante y crema hidratante.
A mi me pareció cuidado y nada cutre, aparte de que el edificio es precioso por dentro. Aconsejo ir después de comer, al menos nosotros tuvimos suerte y sólo hubo una pareja ya al final de nuestra estancia, y eso de estar solos es un lujo.
El masaje nos dejó estupendos y a la salida nos fuimos al Gran Bazar a dar una vuelta y a acabar de comprar regalitos.
De ahí al hotel y a cenar a un restaurante enfrente del Doy Doy que no recuerdo como se llama pero el nº 93 era parte del nombre. Se come mejor en el Doy Doy, así que no merece mucho la pena, aunque no era mala la comida. De vuelta al hotel compramos Baklavá que degustamos en una de las teterías-cementerio de la calle del tranvía que nos llevaba al hotel.
A las 3:30 de la madrugada nos recogen para llevarnos al aeropuerto, nos queda por delante el vuelo Estambul-Roma, el vuelo Roma-Madrid, esperar seis horas en Barajas y vuelo a Jerez. Al sobrevolar Roma el avión pasó por el centro, y se pudo ver el Coliseo, San Pedro, etc. (qué ganas tengo de volver a Roma).
Estambul merece mucho la pena. Tengo pendiente el resto de Turquía y por supuesto volver a Estambul.
3
TRANVIA2

OTROS DIARIOS #POSTAMIGOS
Image and video hosting by TinyPic
1) Viaja en mi mochila: Diez lugares de Estambul que te recomendaría un amigo turco
2) En el camino con Moonflower: Los más y los menos de Istanbul
3) Vero4travel: Guía y mapa gratis de Estambul
4) Chavetas: Diario de viaje a Estambul 2013
5) Los viajes de Paco, Vero y Helia: Qué ver y visitar en Estambul en 3 días
6) Descubriendo: Estambul, una ciudad con mucha historia

21 comentarios:

  1. Precioso y detallado Pepa. Un relato de los de guardar como un tesoro para aprovecharlo en el futuro. Espero ansioso la próxima enrega.
    Un beso

    Father

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por leerme Álvaro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Ya te he enlazado tb desde el sidebar lateral, en BLOGS y WEBS de Estambul.
    un sld y enhorabuena por tan buen relato

    ResponderEliminar
  4. LA MIRADA TURCA
    HEMOS ESTADO DESDE EL 16 DE AOGSYO AL 23 DE AGOSTO DEL 2011 EN ESA CIUDAD MAGICA QUE ES ESTAMBUL DESTACRA ALGO EN PARTICULAER ES DIFICIL PORUQ ES UN TODO,ES RESPETO Y ERES RESPETADO NO NOS HEMOS SENTIDO EXTRAÑOS EN NINGUN CASO,PASEOS AL ANOCHECER CERCA DEL PUENTE GALATA CON BOCADILLO DE CABALLA INCLUIDO UNA PASADA,LA VISTA DEL ATARDECER DESDE EL HOTEL ADAMAR UNA PASADA,ALQUILAR LOS TRADUCTORES EN LOS MONUMENTOS UN ACIERTO Y SOBRE TODA EN RAMAZAN CERCA DE SULTANHAYET UN ESCENARIO CON ACTUACIONES EN DIRECTO ADEMAS DE LA FERIA DE ARTESANIA POPULAR JUSTO ABAJO CERCA DE STA SOFIA.NO VOY A HABLAR DE COMPRAS PORQUE PARA MI ESO ES SECUNDARIO YA QUE HE LLEGADO TAN PILLADO QUE LLEVO DOS DIAS FLOPPY.
    NO OS PERDAIS EN DOMINGO PIERRE LOTTI Y LA MEZQUITA ,IMPRESIONANTE,REPITO RESPETA Y SERAS RESPETADO Y ASI CREO QUE LO ENTIENDEN ELLOS,SU MIRADA TE REDIOGRAFIA CONTINUAMENTE EN EL METRO,EN EL TRANVIA,EN TODAS PARTES ALGUNOS DICEN QUE CUANDO EL TURCO-A MIRA,QUIERE VERTE EL ALMA Y ASI ME PARECIO A MI.INOLVIDABLE,SEGURO,LIPIO,NO MUY CARO Y SOBRE TODO MAGICO,NO DUDEIS EN IR ,NO TENGAIS MIEDO PERO SOBRETODO NO OS CONFUNDAIS NO ES MARRUECOS ES TURQUIA.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con tus comentarios, excepto con la última frase, de "no es Marruecos es Turquía". Sí estoy de acuerdo en que no son la misma cosa, pero una no es mejor que la otra, son diferentes y cada país tiene sus cosas buenas y sus cosas menos buenas. intento sacar lo mejor de cada sitio y con eso es con lo que me quedo.
    Saludos y gracias por pasar por aquí.

    ResponderEliminar
  6. Gran relato Pepa....me ha encantado....tanto, que mañana me marcho para allá. Uniré a tu gran relato una visita a la Capadocia....y espero, poder subir a contemplarla en globo. Nos vemos a la vuelta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Óscar!! sé de primera mano que te lo has pasado genial y que te montaste en globo, genial!! espero hacerlo algún día. Muchas gracias por tu comentario y ya veré las fotos. Un besote.

      Eliminar
  7. Javier Adán25 de abril de 2010 05:21
    da gusto leerte,. entretenido y con humor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caliope25 de abril de 2010 06:53
      Gracias!!!

      Eliminar
  8. Alfredo y Cati29 de junio de 2012 09:12
    Otro viaje tuyo del que tomaré nota de muchas cosas cuando decidamos ir.

    Si que había visto alguna tetería en un cementerio rodeada de lápidas, pero por lo visto es más común allí de lo que imaginaba.

    Por lo que he leído usasteis mucho el tranvía, que chulo.

    Saludos. Cati.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caliope5 de julio de 2012 15:11
      Hay varias teterías en los cementerios, muy chulas. Estambul es preciosa! Merece muuucho la pena, ánimo, jeje.
      Saluditos

      Eliminar
  9. El diario muy detallado y las fotos espectaculares.Preciosa ciudad, gracias por recordármelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana!! me alegra que te haya gustado y sí que es una ciudad preciosa, para volver sin duda. Un besote y te agradezco mucho tu visita y tu comentario :)

      Eliminar
  10. Esperemos que la espiral de protestas y el enfrentamiento entre islamistas y occidentalistas no termine con el turismo en esa bella ciudad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero Paco, el turismo es una buena fuente de ingresos para Estambul y si la gente coge miedo deja de ir y es una pena porque realmente es una ciudad interesante y preciosa. Un saludito y gracias por pasar por aquí!

      Eliminar
  11. Espectacular relato
    Espectaculares fotos
    Espectacular viajera-bloggera!!!
    Ni que decir tiene que va a ser usado para planificar nuestros días libres en Estambul
    Muchísimas gracias por el regalo que nos has hecho contando vuestras experiencias
    Un beso fuerte,
    José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ays José Luis comentarios como el tuyo le suben a una el ánimo y me animan a seguir. Espero que disfrutéis de Turquía. Felices vacaciones y un beso para toda la familia!!

      Eliminar
  12. Bufff .... qué ganas de visitar Estambul!! Genial post!! Por cierto, que sepas que me encanta el blog, te felicito por él! y te voy a añadir a mi lista de favoritos. Saludos y nos vemos por aquí!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Roser. Estambul es increíblemente bonita. Te añado yo también a mi blogroll. Un saludo y espero verte por aquí viajando conmigo :-)

      Eliminar
  13. Miquel Mallén 6 de enero de 20156 de enero de 2015, 10:57

    Soy un enamorado de Turquia y de Istambul en particular, cada año suelo viajar por estas acojedoras tierras, unas 40 veces, incluso mi hija se casó en la Iglesia católica del barrio del Galata. Te felicito por mostrarme zonas que desconocia , realmente te has pateado la ciudad y la has descrito con delicadeza. Las fotos magníficas, la sensibilidad de los detalles, los encuadres, el ambiente a flor de piel...en fin una artista. Una curiosidad, qué máquina y objetivos utilizas?

    ResponderEliminar
  14. Viaje hace poquito a Italia pero inicialmente quise aprovechar y pasarme a Estambul me faltaron cojones para hacer el viaje sola pero esta en mis planes tambien quiero ir a capadocia es mi sueño, gracias por el post lo guardare como oro besos

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario. Gracias