12 enero 2009

NY 2006. Gramercy Park, Quinta Avenida, Harlem, Museo de Historia Natural y MOMA


DÍA 5º Llueve de nuevo. Copioso desayuno pa variar en Café Europa y vamos al Centro de visitantes de Times Square (aunque eso se hace el primer día). Nos hacemos con información; nos pusimos en la cola para Internet para saludar a la familia. Grabamos varios videos haciendo el ganso para mandarlo a los amiguetes y darles envidia de la verde y ya nos vamos de allí. Metro hasta Madison Square y al salir de la boca … el Flatiron!!!!, que chulísimo que es, precioso y encima enfrente el Empire, no se puede pedir más.
CANON-NY 369FLICKR3
Nos vamos al mercadillo de Gramecy Park que es larrrgo y nos lo pateamos entero mirando y curioseando puestos de baratijas, de comida, fruta (y ya de camino picamos algo). Pillamos el metro hasta Bloomingdale´s, vuelta y paseo hasta Grand Army Plaza (el hotel Plaza en obras). Curioseamos en Apple Center (chula la manzanita en ese cubo de cristal), entramos en la FAO, hago el ganso en el piano de la peli Big. Bajamos por la Quinta Avenida pendiente del ambientillo y llegamos al Rockefeller Center y nos pateamos la zona.
CANON-NY 403FLICKR3
También nos dimos una vuelta por el Trump Tower, un sitio así lujoso-hortera.
Pasamos a un patio y vimos un ambientito guay y gente recogiendo de unos stands bolsas. A mi santo, corredor cuasi diario se le encendió la bombilla y pensó, “juer hay una carrera y yo sin mis zapatillas”, efectivamente al día siguiente era la media maratón. En fin, que estuvimos dando una vuelta, ya era imposible apuntarse, la gente estaba recogiendo ya los dorsales numerados y las camisetas y lo que generalmente reparten en las carreras. En fin, mi santo se quedó con las ganitas (muchas ganas) de haber corrido en la city ¡hubiera sido una pasada!
Entramos en las tiendas de la NBA, Disney, pasamos y miramos los escaparates de la mítica Tiffany , Manolo Blannik …
Descanso enfrente de Prometeo y metro a hotel a merendarnos una cookie gigante con trocitos de chocolate con café del Starbuck.
Por la noche metro hasta el Pier 17, de nuevo las maravillosas vistas del Downtown y del Brooklyn Bridge. Cena en un restaurante del Pier 17 y nos fuimos al hotel echando pestes del sitio y de los camareros y de postre un Jack Daniels con hielo del pasillo del hotel y a dormir, que cómo todas las noches estamos que no damos más de si.

DÍA 6º: Nos levantamos y de nuevo llueve, o sea, que el plan de pasear por Central Park al garete. Cambio de planes sobre la marcha… pero para empezar y siguiendo con nuestra mañanera rutina diaria fuimos a desayunar al Café Europa de Times Square. Pero he aquí que para grata sorpresa nos encontramos pasando por Times Square la ya anunciada ½ maratón. Aligeramos el paso para ver a los corredores, pero había pasado ya el grueso de la carrera (en realidad los “gruesos” estaban pasando en ese momento). A pesar de eso y de la lluvia había un ambiente que no veas. Había una banda de música tocando y en una calle lateral un flamante bus del Barça.
Para completar este animado comienzo del domingo veo al Naked Cowboy en lo alto del bus!!!, Allí que me monté a hacerme una fotillo con el cachas y a ver la carrera desde lo alto. La música genial, y salir a la calle tempranito y encontrarte todo ese ambiente es sencillamente genial.
Desayunamos y metro a Harlem a buscar una misa gospel. Al pasar por una, St. Luke Baptist Church, miramos hacia dentro y rápidamente teníamos a un amable señor haciéndonos pasar. No tuvimos escapatoria y allí que nos metimos. Éramos los únicos blanquitos, y había un enfervorizado pastor dando una charla a lo que todos respondían con gritos, aullidos, palmas y demás expresiones jaleadoras. Había un coro, pero sin vestimentas vistosas ni nada parecido, iban con pantalones y polo azul, todos iguales pero nada vistoso, pero eso sí, cantaron muy bien. Lo que pasa es que estaba acabando, así que sólo pudimos oír una canción. Al salir nos dieron un folleto de la iglesia.

CANON-NY 480FLICKR3

Andando por Harlem vimos una cola de dimensiones kilométricas, era de la Abissinian, pero viendo a tanto turista pensamos que no merecía la pena ponernos a esperar.
Llegamos al Sylvia´s, pero era temprano y había una cola inmensa de lugareños para entrar, así que decidimos pasar. Nos dimos una vuelta por el barrio mirando el ambiente de domingo y a las señoras tan arregladísimas y tomamos un metro hasta Columbia University. Antes pasamos por San Juan el Divino, que no nos pareció gran cosa, eso sí, es inmensa. Llegamos a Columbia y ese día era el de la presentación de los alumnos de primer curso, según pudimos leer en los carteles que había. Efectivamente, entramos y estaba todo lleno de toldos y stands con bebida y comida; también stands donde repartían lo que parecían los carnés de estudiantes o algún tipo de acreditación. Descansamos un rato delante del Alma Mater, bajo la lluvia, viendo el ambiente y el paisaje, y rumbo al Museo de Historia Natural que amenaza mucha agua, lo que nos obligó definitivamente a olvidarnos de Central Park en fin de semana.

CANON-NY 501FLICKR3


Entramos al museo y alaaaa!! los dos ejemplares de dinosaurio de la entrada alucinantes (máxime habiéndolos visto tantas veces en tv). Del contenido del Museo, pues hay de todo. La zona de animales disecados, bueno es muy de museo del siglo pasado, cuando estaba de moda y era exótico e instructivo tener animales amojamados. La zona del Rose Center for the Earth con el planetario muy moderna y alucinante. Es muy interesante el contraste entre las partes más antiguas del museo y las modernas. La sala de la evolución humana que es una de las que más interés tenía en ver, cerrada por remodelación. La planta de los dinosaurios la más entretenida e increíble, yo al menos me pasé allí un buen rato. Comimos en un restaurante del museo, con vistas a Central Park (ensalada y fajitas mexicanas que estaban hasta buenas, o sería el hambre!!). Después de comer seguimos hasta que anunciaron por megafonía que aquello cerraría en 15 minutos ¡¡ya!!, no es posible, a correr; vimos la zona de Culturas del Mundo (también muy desfasada y antigua) y el resto del museo lo vimos de pasada rápida. En resumen un museo interesante para ver la evolución de éstos. Lo más impresionante sin duda los ejemplares de dinosaurios, que nos dejaron boquiabiertos. Fuimos a la tienda y a comprar lápices (colecciono lápices de museos), tazas y demás cosas de las shops de los museos que me vuelven loca.
Salimos del museo y llueve para variar, y como estamos cansados, al hotel a descansar un ratejo.
CANON-NY 548FLICKR3
Por la noche nos quedamos de compras por Times Square para terminar de una vez por todas con los regalitos que teníamos que comprar y nos fuimos a cenar al Bubba Gump, donde lo pasamos realmente bien. Los chavales que trabajan allí son muy simpáticos y está curioso ver expuestos objetos y ropas de los personajes de la peli que todos tenemos en la mente. La comida bien, y evidentemente comimos platos a base de ¡gambas!, (un cubo de zinc de gambas y langostas rebozás y una superensalada) para eso estábamos en el restaurante de Forrest. Ah, también divertido el sistema de llamar a los camareros. Tras una copiosa comida, al hotel, que mañana viene otro día.

DIA 7º
Llueve de nuevo. Creemos que no volveremos a ver el sol en NY. Hoy toca shopping por la mañana. Nos fuimos a BH, la famosa tienda de los judíos. Estuvimos mirando los precios de los IPod, nos cargamos los bolsillos de caramelos masticables de los buenos y decidimos irnos y no comprar el IPod. Y una cosa los judíos son retorcíos hasta pa las compras, vaya lío juer. Compras, echan tu compra en una especie de cesta-caja, te dan un ticket, sigues mirando o comprando y cuando ya has acabado te vas a caja, enseñas el ticket en el que pone tu nombre y tus datos que para eso antes te han pedido la documentación, pagas, y entonces les sale a ellos la cesta-caja por una especie de raíl con tu compra y vas a otro mostrador y la recoges. Vaya jaleo para comprar una memoria para una cámara!!!, estos judíos ...
Después al Macy´s, nos sacamos la tarjeta del descuento del 11% y aclara la chavala que sirve para todo menos para perfumería y cosmética. Echamos buena parte de la mañana comprando y mirando (la zona de menaje del hogar fantástica y la de los electrodomésticos increíble). Nos fuimos al hotel a dejar las compras, no sin antes pasar por un deli que hay cerca del Milford (unos metros al norte en la misma acera) y comprar un almuerzo para dos que nos tomamos en la habitación (ese deli está muy bien). Por la tarde tocaba el MOMA y nos fuimos tempranito que cerraban a las seis (estos americanos con estos horarios tan tempraneros!!!). Llegamos y como tenemos el CityPass, no hicimos cola ni nada.
CANON-NY 600FLICKR3
El edificio del MOMA es una maravilla, bien estructurado, ordenado, un diseño fantástico, al menos para mi gusto, de lo mejor que he visto. La colección buenísima. En fin, que se me hizo muy corta la visita y me quedé con muchas ganas de seguir explorando el museo, pero otras ocasiones habrá. La tienda increíble… un montón de objetos de diseño a precio de oro, pero merece la pena ir a ponerse los dientes largos mirando (evidentemente compré lápices y alguna cosita más de esas que no puedo dejar de comprar en los museos). No nos dejaron pasar al jardín de las esculturas, una pena porque era otra de las cosas que tenía mucha ilusión en hacer. Lo vemos a través de un cristal y divisamos a lo lejos la cabra de Picasso, más chula que todas las cosas.
NIKON-NY 062FLICKR3
Salimos y nos fuimos a gorronearles a los del Apple Center un ratejo de Internet.
Al salir la lluvia ha cesado y el ambiente se ha quedado estupendo, nada de calor y con esa visibilidad que da a veces el que haya llovido con anterioridad, así que no lo pensamos y nos vamos al Circle Line a ver Manhattan desde fuera. El crucero es totalmente recomendable, no se hace largo en absoluto a pesar de que dura dos horas. Se pasa muy cerca de Lady Liberty y vimos anochecer, en fin, no se puede pedir más, muy muy agradable, lo volveríamos a repetir sin dudarlo.
CANON-NY 637FLICKR3
Nos volvimos al hotel, ducha reponedora y a Chinatown de noche, a ver qué ambiente hay. Puede que NY sea la ciudad que nunca duerme, pero el barrio chino duerme, os lo aseguramos. Pasamos a Litte Italy que sí que estaba animado y acabamos de cervecitas en la C/ Spring antes de irnos a dormir tardísimo.
Antes de volver al hotel Ny pasamo por la Gran Estación Central y tenemos esta vista:
CANON-NY 669FLICRK3


Siguiente capítulo: 8º, 9º y 10º día en la Big Apple

2 comentarios:

  1. El crucerito tiene que estar genial, y el atardecer en el Pier 17 tiene que ser una preciosidad.

    ResponderEliminar
  2. El crucerito fue una pasada, ver Manhattan desde fuera es una pasada, ves las lucecitas como se van encendiendo. Muy recomendable ;-)

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario. Gracias