02 septiembre 2008

Escapada a Tánger y Asilah el Puente de Mayo

Éste es un resumen de mi escapada a Tánger y Asilah el Puente de Mayo.
Jueves 1 Mayo
El ferry sale a las 1 del mediodía, dos horas menos en Marruecos. El trayecto es Tarifa-Tánger con la compañía FRS (salen cada dos horas). En teoría el trayecto dura 35 minutos, en la realidad de 45 a 50 minutejos que no se hacen nada pesados.
Se llega al puerto, en ventanilla te cambian tu folio impreso en casa porque la reserva la había hecho vía Internet y me dan mi billete. A esperar que llegue la hora. Sale con ½ hora de retraso, tres colas de gente. Una vez embarcados coches, camiones, personas etc etc sale el ferry destino tierras infieles.
En el barco hay que sellar el pasaporte para poder entrar a Marruecos (hay que ir con el pasaporte como mínimo con seis meses de vigencia).
29
Hay Duty Free y cafetería, todo muy bien. Llegamos a Tánger desembarcamos. Una persona comprueba que has sellado el pasaporte en el barco y te deja salir.
Un enjambre de taxistas te persigue para llevarte a tu destino. Uno nos dice ¿dónde os llevo?, le decimos que vamos al Hotel Oumnia Puerto, evidentemente nos dice que está muy lejos y que nos cobra 5 € por llevarnos. No, gracias, ya vamos andando. La verdad sea dicha es que pensábamos que el hotel estaba relativamente cerca del puerto. Salimos andamos un ratillo y preguntamos por el hotel y como no coincidía por donde pensábamos nosotros finalmente pillamos un taxi.
En Tánger y el resto de Marruecos existen los “petit taxis” y los “grand taxis”. Los petit son modelos Fiat Uno y son para rular por la ciudad y los grand son Mercedes del año catapún que tienen licencia para ir por carretera, así que hacen los desplazamientos entre ciudades o pueblos.
Pillamos pues un “petit taxi” de uno que no hablaba ni papa de español. –Le preguntamos que cuánto nos cobra por llevarnos a nuestro hotel y nos dice por señas que lo que marque el taxímetro. Ojú, que moernos, la última vez que pillé taxi en Marruecos había que pactar antes el precio. Total, nos subimos y que sea lo que Alá quiera.

TARNGER-2008 086
El taxímetro tenía unas prisas que no veas: 1, 2, 3, 4, 5 y 6.2. Joer más nos valía haber pillao el taxi del puerto que nos llevaba por cinco euros. Vamos a bajarnos, preguntamos cuánto es y nos dice 6,2. Le preguntamos ¿euros o dirhams? Euros nos parecía mucho pa Marruecos, pero Dirhams nos parecía poquísimo. Le plantamos al señor de la chilaba 6,20 € en la planta de la mano, y el hombre diciendo que no, y ya entendimos que era moneda marroquí, useasé 55 céntimos de € (el “señor” del puerto quería hacer el agosto a nuestra costa cobrándonos diez veces más).
Mi santo entró al hotel para cambiar moneda, y el hombre esperó pacientemente a lo que respondimos con una buena propina que el hombre agradeció efusivamente.
El hotel al que hemos ido esta vez en el Oumnia Puerto que es un cuatro estrellas bastante limpio y correcto. El desayuno muy bien tipo buffet en un salón muy agradable con vistas a la piscina.
Una vez instalados ponemos el reloj en hora (son dos horas menos) y nos vamos a darnos una vuelta por Tánger buscando comida. Buscamos un restaurante que indicaban en un foro que creo recordar que se llamaba la Kashbah (está en la calle por detrás de donde está el Hammadi). Comimos Harira (que es una sopa típica marroquí), ensalada, pastela (un hojaldre rellenos de pollo, canela, frutos secos …), cous cous de pollo y tajine (estofado de carne con patatas, aceitunas etc) y postre. Nos cobraron 12 euros a cada uno que creo que es caro para Tánger, pero al menos diré que la comida estaba francamente buena y la pastela la mejor que he comido en mi vida. Quizá pudimos regatear antes, no sé.
6
Después a descansar al hotel y ya por la tarde noche a pasearnos por la medina, el zoco, y toda la zona más antigua de Tánger. Puede que NY sea la ciudad que nunca duerme, pero Tánger también, qué movidón de gente, las calles, parques, plazas, las tiendas, los puestos, los mercados, todo abarrotado de gente y ya eran las nueve de la noche. Cenamos en un sitio que nos pareció muy chulo, pero la comida estaba solo pasable. Y después nos fuimos al mítico y bohemio Café París a ver pasar la vida detrás de un buen vaso de té moruno de grandes dimensiones donde la mitad es hierbabuena y el resto té verde (que bueno está!!!! y por sólo 6º dirhams, poco más de 50 céntimos de euro). Los cafés de Tánger son herederos de la colonización francesa y son como los cafés parisinos, con mesitas redondas y sillas que miran a la calle.
Fotos de Cafe de Paris, Tánger
Esta foto de Cafe de Paris es cortesía de TripAdvisor
Tánger es una ciudad muy occidental. La zona nueva está llena de grandes y anchas avenidas con bloques de un aspecto estupendo que están siendo ocupados por los vecinos españoles. La zona más antigua Medina, Kashbah, Grand Zoco, Petit Zoco … es diferente, nada que ver, callejuelas estrechas, nula ordenación urbana, improvisados puestos de verdura, pescado, falsificaciones de zapatillas de deporte, puestos de especias ordenados milimétricamente… todo mezclado en un caos donde cada uno parece saber qué sitio le corresponde. Aún así es la ciudad más occidentalizada de todo Marruecos.
5
Al día siguiente decidimos tras el desayuno ir a Asilah, pueblito encantador costero a unos 40 kms de Tánger. Nos dirigimos a la estación de autobuses y cuando íbamos a entrar nos viene una pareja de españoles a preguntarnos si íbamos a Asilah, pues sí para allá vamos, ¿compartimos taxi?, venga.
Nos fuimos a la zona reservadas para los Grand taxis y allí nos pusimos a regatear con el taxista que en principio nos pedía 30 euros y al final llegamos al acuerdo de que 14 (algo es algo). Nos monta en el Mercedes modelo del siglo pasado y ponemos rumbo a Asilah.
Me quedé flipada de lo extendida que está la ciudad y del montón de nuevas urbanizaciones que están haciendo y que probablemente comprarán los españolitos. Paramos en una gasolinera. El tipo se baja a repostar y deja el coche en marcha, ays madre decían los madrileños, que salimos ardiendo. Yo miraba a los coches de mi alrededor y todos arrancados con la manguera del combustible dentro. Y después en Spain que si no puedes tener la radio puesta, no puedes usar el móvil, no puedes tener las luces encendidas porque es peligroso, anda yaaaaaa, no pasa nada, doy fe, aunque no pienso repetir el echar combustible con el coche arrancado. Después vendrían 40 kilómetros de adelantamientos de esos que piensas, de aquí no salgo, pero en esas carreteras de Alá todo el mundo sabe a que lado echarse cuando la cosa se pone estrecha y a pesar de que todos son kamikazes conduciendo nunca pasa nada. No llego a entenderlo pero es así, pero bueno, tampoco entiendo cómo vuelan los aviones y volar, vuelan.

32
Llegamos, pagamos y a recorrer las calles de Asilah. Mejor veis las fotos.

34
33
32
31
27
23
22
21
12
11
DSC_0007
DSC_0008
DSC_0022
Por supuesto comida en Casa Pepe: ostras, ensalada de marisco (con mucho marisco y poca lechuga), paella, lenguado a la plancha postre y cervezas 37 euros los dos.
Por la tarde compritas y de vuelta a Tánger. Barajamos el bus o el tren, pero al final optamos por el bus por estar más cerca la estación, al menos eso buscábamos una estación. Sólo nos encontramos un bus donde un morito decía a grito pelao: A Tánger, a Tángerrrrr. Llegamos, compramos billetes y al ratillo cuando el bus se llenó partió a su destino. Creo que no hay horario de salida, que simplemente es “cuando se llene el bus”.
Evidentemente no tenía aire acondicionado y tenía algo de solera, pero en fin, aquí en mi pueblo también los hay de ese tipo, así que no me asusté. A medio camino me cayó un bichillo que salió por el boquete de lo que tendría que ser el conducto del aire acondicionado, y que cogió en camino aéreo entre mi ojo y mis gafas de sol y cayó en mis pantalones. Era un bichito parecido a una mariquita, así que la aparté de un manotazo y palante.
Por la noche vuelta por Tánger, té en el Café París de la Plaza de France y al hotel a tomarnos un cubatilla en el hotel. En Tánger y toda la morería como no beben, las cervezas y los jotabeses te los cobran a precio europeo, grrrrrr.
Al día siguiente tocó pasear e ir de compras y meternos en los mercados. No os podéis imaginar la buena cara que tienen las frutas y las hortalizas en Marruecos, vamos que no me traje la compra hecha porque me daba palo ir en el ferry con las bolsas asomando lo verde de las zanahorias, o cargando con patatas o fresas o ajos, cebolletas etc, pero de verdad que todo tiene una pinta buenísima. 
TARNGER-2008 041
19
8
TARNGER-2008 039
7
9
A media mañana paramos y nos ponemos a mirar el bullicio de gente sentados en la terraza del Café Tingis en la calle de As Siaghin, en el Pequeño Zoco. Garantizo que en Marruecos nunca te aburres sentado en un bar tomando té y simplemente mirando, se te pueden pasar las horas.
20
Fuimos a comer a un sitio que se llama África, cerca del puerto en la Rue Salah Eddine el Ayoubi. Aguacates con gambas, ensalada de palmitos, pinchos morunos y chuletitas de cordero, todo muy bueno y barato.

Siestecita y por la tarde noche a pasear de nuevo y a cenar al Hammadi, restaurante que está en la Medina y de comida típica marroquí, pastela, harira, cous cous y té con pastelitos moros que están muy buenos. Hay música en directo, cuatro músicos tocando todo el rato música folclórica de allí, Realmente es un sitio para turistas pero con comida de calidad y el ambiente es bueno y agradable, sobre todo de noche, de día se llena más de guiris. Está en la Rue de la Kashba, en la primera planta de un edificio. 
35
El domingo tempranito pillábamos ferry porque teníamos deberes sociales que cumplir.
Una cosa curiosa, cuando vas en un taxi por medio de Tánger y éste se para en un semáforo, se acerca un lugareño, se pone hablar con el taxista y se cuela en el coche. Evidentemente no te preguntan si te molesta o te deja de molestar, es así y punto. A mi personalmente no me molesta, eso se llama aprovechamiento de los recursos.
Eso es todo, Os animo a que viajéis a tierras infieles, es una experiencia única.
Sensaciones y recuerdos: el olor de las tiendas de especias, de la fruta, el sabor intenso de los frutos secos, el sabor y olor del té verde, el sonido del muecín llamando a la oración desde los minaretes, las hileras de zapatos en las puertas de la mezquita, y más ...
4

Otros relatos #postamigos
Image and video hosting by TinyPic
Entre el cielo y el suelo: Marruecos con los cinco sentidos: Tánger y Asilah
Viaja en mi mochila: Qué hacer un fin de semana en la Tánger de los artistas
Vero4travel: Tanger, lugares de interés
El mundo de Mapani: Un día en Maruecos con bebé. Tánger con Travelsur
Viajar cueste lo que cueste: 

10 comentarios:

  1. Mi queridisima Maria José, Te ha quedado un blog la mar de mono. Como quiera que aun no he podido leer la totalidad de tu precioso viaje a las americas y la anterior bajada ar moro,no haré comentario alguno entodavía.

    No obstante en cuanto lo haga,este fin de semana que es fiesta en Málaga, te contestaré tal y como tu te mereces.
    Mientras tanto,recibe un afectuoso saludo de este que lo es.

    Father Cigalowsky.
    Cabeza visible de la Gorgonzola Family

    ResponderEliminar
  2. Hey!! Father, que alegría verte por aqui!! (la lata que doy va surtiendo efecto), asiasssss de corazón.
    Un beso pa toda la Gorgonzola Family
    PD: ¿más fiesta en Málaga? pensé que la feria había terminado ya.

    ResponderEliminar
  3. Pepa, ya me lo he leido y releido mil veces, y me encanta!!!!Me quedan 4 días, estoy de los nervios, espero pasarmelo genial!!! Un besote

    ResponderEliminar
  4. Gracias Mafi, me encanta que te pases por aquí y dejes comentario. Espero que tu primer contacto con la morería sea fructífero y te guste, estoy casi segura de que así será, es como ir a otro mundo. Besitos y buen viaje, disfrutad mucho y llevad los sentidos preparados para las mil sensaciones, olores, sonidos...nuevos que váis a experimentar.

    ResponderEliminar
  5. me encanto tu post, y viajaste en ferry , que a mi me hubiera gustado, pero mis amigos querían avión, ahí te enlazo con mi entrada y luego cuando salga la de assilah también gracias y abrazos viajeros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Alejandra, siempre voy a Marruecos en ferry, desde Cádiz estamos muy cerca y es la mejor forma de ir a Tánger. Ya estamos enlazadas :-). Un besote guapa!

      Eliminar
  6. ahhhh la pastela para mi lo mejor aunque todo rico, yo también pague casi 10 euros, pero dejamos propina, creo que el restaurante la kasbah es el mejor de tanger que rico estaba todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísima Alejandra, qué rica! voy a bajar en breve, así que me pondré morada, jeme. Un saludito :-)

      Eliminar
  7. Además de buenos consejos, me has hecho sonreír. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mónica! no sabes lo que me gusta haberte hecho sonreír, te agradezco el comentario :-)

      Eliminar

Deja aquí tu comentario. Gracias